Mostrando las entradas con la etiqueta Religión. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Religión. Mostrar todas las entradas

septiembre 30, 2014

De retiro familiar

El fin de semana tuve la opotunidad de vivir una experiencia diferente: por primera vez asistí a un retiro en Alemania y fue familiar, algo que tampoco conocía ni siquiera en México.
Como saben, pertenecemos a la comunidad católica de nuestra ciudad, que aunque no es muy numerosa, últimamente busca organizar más actividades para chicos y grandes, jóvenes, familias y parejas.

Una amiga que había asistido al retiro el año pasado, me animó a inscribirme. Así lo hicimos, anotamos la fecha en nuestro calendario y mas rápido de lo pensado se llegó el día indicado. Empacamos nuestras cosas y manejamos las dos horas de camino para llegar a nuestro destino: un castillo pequeño adaptado como casa de retiros.


En Monterrey asistí a varios retiros, los primeros que recuerdo en la secundaria. El instituto era del Opus Dei y los retiros se realizaban en una casa de dicho grupo religioso. En la preparatoria tambien asistí a retiros que se realizaban en un lugar especial a las afueras de la ciudad. Sólo una ocasión había dormido en un castillo, fue en mi primer viaje a Europa donde nos hospedamos en un castillo adaptado como hostal en Francia.
El castillo donde se realizó el retiro familiar no es como el de Cenicienta o todos esos que conocemos de los cuentos de hadas, despues de leer la historia del castillo en una habitación adaptada como museo en el sótano y saber que fue orfanatorio, más bien es de esos castillos de películas con historias de terror donde encerraban a los niños en el ático o los obligaban a limpiar pisos y ventanas.

El retiro fue organizado por la nueva dirigente de la parroquia, aunque el retiro se ha hecho en el mismo lugar por más de 8 años. Junto con nuestra familia, se inscribieron otras cinco, dos de ellas sin papá por cuestiones de trabajo. En total, 16 niños/jóvenes de 1 a 17 años.

Como escribí anteriormente, el castillo (Schloss Dreilützlow) está adaptado como casa de retiros, seminarios o excursiones escolares. Cuenta con 26 habitaciones con 95 camas, bastante rústicas sin televisión ni teléfono. Además tiene una cafetería donde se sirven las 3 comidas (incluídas en el costo de la habitación), biblioteca, jardín, capilla, salón deportivo, un cuarto de televisión, la habitación de cuentos (decorada con diferentes temas infantiles), salones de conferencias, jardín, museo en el sótano y las dos atracciones más importantes: el ático decorado como la habitación del fantasma Dieter, y un pasillo de terror en el sótano (sólo porque no tiene luz).

Ático
Nuestra habitación
Sótano de terror
Salón de cuentos
Museo

El retiro empezó el viernes por la noche con la cena a las 6:30 de la tarde, después de que llegaron todos los asistentes. El menú: Pan con embutidos y quesos, ensaladas y para tomar: café, té o agua. Después pasamos al salón donde se llevarían a cabo todas las pláticas y actividades, y se dio la bienvenida formal y se realizó una pequeña dinámica. A las 9 se acostaron todos los niños en sus respectivas habitaciones y los adultos nos reunimos en un pasillo para tomar algo y platicar de todo un poco.

El tema del retiro fue "Rituales de antes y ahora", que abordamos a profundidad el sábado por la mañana después del desayuno. Los niños y jóvenes hicieron actividades aparte con el mismo tema. A mediodía comimos pasta con salsa boloñesa, y por la tarde nos fuimos a un pueblo cercano a dar un paseo por el bosque/lago. Por mi reciente operación, yo preferí esperarlos en la cafetería del lugar. Tardaron dos horas, tiempo en el que algunos se bañaron en el lago y otros exploraron el bosque a sus anchas. La idea era disfrutar ese tiempo como los caracoles: con calma y sin prisa.

Lago en Lassahn
Después de la cena (mismo menú del día anterior) hicimos una fogata en el jardín. Cantamos, asamos malvaviscos, y disfrutamos de una noche despejada y estrellada a 15 grados. Espectacular! Luego los adultos repetimos la reunión del día anterior con vinito y botanas hasta la medianoche.


Por último el domingo, después de desayunar participamos en una celebración eclesiástica (no propiamente misa porque no había sacerdote) en la capilla del castillo. Casi todos leímos algún texto y cantamos diversos temas con acompañamiento de órgano y flauta. Al mediodía comimos carne de puerco, papas y col rojo y nos despedimos para tomar nuestro camino de regreso a casa.


En nuestro caso nos desviamos a Schwerin, una ciudad hermosa con un castillo de cuentos de hadas. Este castillo es usado como edificio de gobierno, pero el jardín está abierto al público y disfrutamos de una linda caminata con casi 25 grados, talvez el último día cálido del año.


Fue un fin de semana muy lindo, con un poco de todo: espiritualidad, aventura, historia, juegos, naturaleza, convivencia con familia y amigos, y mucha diversión. En el camino de regreso, las niñas preguntaron si podemos volver el próximo año. Y creo que este retiro se convertirá en un ritual anual en nuestra familia! Así que a esperar el próximo!

mayo 31, 2014

Primera comunión bicultural

Mi marido y yo hemos formado una familia bicultural, donde nuestras hijas aprenden dos idiomas en casa: el español y el alemán. Además, seguimos costumbres tanto mexicanas como alemanas en nuestro diario vivir. Al igual que yo, mis hijas gozan de la doble nacionalidad y son tan alemanas como mexicanas. Yo sigo siendo más mexicana, pero los papeles me hacen alemana o mexicana en diferentes situaciones o lugares :)

Desde nuestro noviazgo bicultural, empezamos a planear una boda a la "mexicana" y decidimos casarnos por la iglesia católica, a pesar de que mi marido no practica ninguna religión. En ese mismo momento, se pactó que en caso de tener hijos serían bautizados también en la religión católica.
Así que desde que nació nuestra primera hija, tomamos la decisión de seguir hablando en nuestro idioma materno, cosa que a algunas personas no les pareció apropiado pero después de casi 10 años, seguimos igual y ha quedado demostrado que nuestra práctica tiene mas ventajas que desventajas. Y por otra parte, empezamos a planear su bautizo en Alemania.

Los abuelos maternos fueron los padrinos aprovechando que estaban aquí de vacaciones y se hizo una pequeña fiesta con amigos latinos y la familia alemana. En el caso de nuestra hija menor, el bautizo se realizó en Monterrey, aprovechando que ahora nosotros estábamos de vacaciones allá y los padrinos fueron mi hermano menor y su esposa. La fiesta fue meramente mexicana.

Y así cada celebración importante de nuestras hijas han sido acompañadas de tintes latinos y alemanes. Los cumpleaños se festejan con piñata, en la fiesta de inicio de la escuela primaria ("Einschulung") hubo invitados latinos y tampoco faltó la piñata, y ahora toca el turno a la primera comunión, que por cuestiones prácticas celebrarán juntas.

Obviamente no sólo los cumpleaños siguen tradiciones mexicanas, sino también la Navidad con tamales, villancicos y nacimientos, la Pascua con la abstinencia de carne y participación en las actividades religiosas como el Viacrucis, el 16 de Septiembre con alguna fiesta mexicana, día de las madres el 10 de mayo y el domingo que corresponde en Alemania, en los mundiales u Olimpiadas celebramos cada logro de México o Alemania y nos ponemos ambas camisetas! Y así en cada oportunidad que tenemos, nuestras hijas aprenden las costumbres y tradiciones de sus dos patrias.

Así que aunque la primera comunión la hicieron en Alemania, no dejé pasar la oportunidad de aportar algunos detalles para hacerla también un poco "mexicana". Para empezar, los abuelos maternos volaron de México para estar en tan importante celebración y como el resto de la familia mexicana no pudo asistir, invité a mis mejores amigas latinas que son como mis hermanas para reemplazarlos :) Habrá mexicanas, una colombiana, una venezolana y una hondureña, todas con sus respectivos maridos alemanes e hij@s :)

Por cuestiones prácticas, los vestidos no se trajeron de México pero fueron como los de allá, es decir largos, con crinolina y de fiesta! No llevarán guantes ni velo, ni bolso ni corona. Simplemente un arreglo sencillo en el pelo, pero que también fueron traídos desde México.

La ceremonia religiosa fue en la iglesia católica de nuestra ciudad y como eran más de 40 niños, se hicieron dos misas. A nuestras hijas les tocó en la primera a las 9:30 de la mañana, junto con otros 18 niños y niñas. En la ceremonia muchos de los niños leyeron en las peticiones, agradecimientos, saludo de bienvenida, etc. Igualmente nos pidieron a algunos de los catequistas leer en algunas otras partes de la misa. A mí me asignaron la última petición y copiando a mis colegas polacas de la segunda misa, pregunté si podía leerla también en español a lo cual me contestaron que sí. Me puse muy nerviosa, pero fue un momento muy especial el poder leer en mi idioma materno aunque fuera un poquito.

Después de la misa, organizamos una fiesta en un salón de la ciudad que incluiría comida y merienda. En total, fuimos casi 50 personas incluyendo 20 niños. Era importante que fuera una fiesta de niños, así que les asigné un salón aparte para que pudieran jugar, bailar y sentirse agusto. En otra parte sentamos a los familiares y amigos.

Llevamos música para ambientar la fiesta y las niñas bailaron bastante. Después de comer, salieron a un lago enfrente del restaurante donde se dieron gusto corriendo y explorando entre los árboles. Para la merienda, servimos pasteles de diferentes sabores y colores y las niñas volvieron a la pista hasta que las recogieron.

Salón de los niños
Pusé mucha atención en la decoración del salón y saqué muchas ideas de internet. No me gustan las flores en fiestas infantiles, así que opté por globos y como pueden leer en la entrada anterior, unas amigas me ayudaron una noche anterior a inflar 300 globos blancos y morados para decorar todo el local. Centros de mesa, adornos en las paredes y caminos de mesa le dieron un toque especial al evento. Creo que en Alemania no es común ver este tipo de decoración porque hasta la dueña del restaurante tomaba fotos :)

En Alemania, la costumbre indica mandar tarjetas de agradecimiento a los invitados unos días después. Pero siguiendo la costumbre mexicana, opté por dar detalles de agradecimiento a cada invitado al irse.

Detalles de agradecimiento
La fiesta fue un éxito, la comida deliciosa, el ambiente ameno y el clima agradable. Tanto adultos como niños se divirtieron y la pasaron muy bien. En nuestro caso particular, las niñas gozaron de cada detalle y cada momento, y yo? pues quedé agotada pero feliz! El tiempo se pasó muy rápido y ahora sólo quedan los recuerdos y las fotos para revivir tan lindos momentos.

Albums en español
Gracias a todos los invitados que hicieron de este día un día inolvidable. Gracias a mis papás por haber venido de Monterrey para compartir con sus nietas este momento tan importante en su vida. Y gracias a Dios por habernos mandado un poco de sol, por poder coincidir con amigos y familiares, y darme la oportunidad de vivir una fiesta tan multi-culti!

mayo 30, 2014

Detalles de la primera comunión

Me encanta organizar eventos y lo que más me gusta es planear los detalles que harán de esos eventos algo especial e inolvidable. No es necesario gastar mucho dinero para darle un toque único y la primera comunión de mis hijas estuvo llena de detalles para las niñas y para los invitados.

Invitaciones. Hoy en día, el internet ofrece un sinfin de posibilidades para imprimir fotos, tarjetas, calendarios y por supuesto invitaciones. Busqué un proveedor confiable con un software que contara con diferentes diseños y fácil uso. CEWE fue el elegido y después de ver varias ideas, decidí tomar algunas fotos de las niñas en la iglesia para incluirlas en la invitación. No se pusieron su vestido de comunión, un bolero blanco y las velas de bautizo fueron suficientes para contar con fotos adecuadas.


En la invitación incluí una frase bíblica en la parte trasera de la portada y algunos dibujos de uvas en las esquinas. La descripción fue escrita obviamente en alemán con dos versiones, una para familias y otra individual. Los nombres de los invitados y las firmas de las niñas fueron escritos a mano con un color plateado.
En los sobres blancos y simples agregué unos motivos de comunión recortados de una hoja para scrapbooking y pegados con unos cuadritos altos que les dieron una doble dimensión (realzados).

Pastel. Hubo buffet de pasteles a la hora de la merienda y algunas amigas y familiares trajeron diversos pasteles. Yo hice los muffins y el pastel principal con un molde de libro que me prestó una amiga. Ya que no soy experta en decorar, mandé imprimir las mismas fotos de la invitación en una placa comestible de fondant. Además se incluyeron los nombres de las niñas y la fecha y lo que elegí como logotipo de la comunión: un dibujo que incluye un copón, hostia, uvas y trigo. 


Separadores. Como recordatorio de la comunión entregué unos separadores de libros que incluyen las fotos de las niñas y el logotipo por un lado y por el otro una bendición irlandesa que me gustó:
Que Dios te de: por cada tormenta un arco iris, por cada lagrima una sonrisa, por cada preocupación una promesa y por cada prueba una bendición. Que por cada problema que traiga la vida, haya un amigo leal con quien compartirlo; que por cada suspiro haya una dulce canción y una repuesta por cada oración.
Los separadores los diseñé en powerpoint y los mandé imprimir en papel fotográfico. Luego los enmiqué y les coloqué un listón de color morado.

Dulces. De internet saqué la idea de convertir unos tubos de pastillas (Mentos en Alemania) en velas. Imprimí unas calcomanías con el logotipo de la comunión y las palabras "Danke" y "Gracias" con las que forré los tubos y les pegué una flama de papel amarillo en uno de los extremos.
Además imprimí calcomanías cuadradas con el mismo logotipo para pegar en unos chocolates Ritter que también fueron entregados como regalito a los invitados.
Y siguiendo la tradición alemana, se entregaron saquitos con 5 almendras cubiertas de azúcar y una tarjetita con la explicación de lo que éstas representan (en español y en alemán).




Centros de mesa.  Después de mucho pensar, me decidí por un centro de mesa con una vela morada dentro de una media pecera. Alrededor de la vela se colocaron almendras cubiertas y a las velas les escribí con una pintura especial para velas (de cera) los nombres de las niñas.

Además, se intercalaron entre los centros de mesa de velas, otros con globos que se hicieron con una media bola de unicel forrada de papel de china en colores blanco y morado. Para las mesas de regalos y pasteles, hice algo similar pero incluí el logotipo y las fotografías de las niñas.



Portavasos. Para adornar la mesa, imprimí unas figuras que después de recortar y enmicar sirvieron de portavasos para cada invitado. Sobre fondo morado, coloqué el logotipo de la primera comunión que incluye la fecha y los nombres de las niñas.


Globos. Una amiga que tiene experiencia en formar figuras con globos, me ayudó a crear racimos de uvas con globos morados y una cruz grande con globos blancos.
Las ideas las saqué de Pinterest y sinceramente quedaron mejor que lo que había visto :) Como pueden ver en las fotos de abajo, el salón lució espectacular en tonos de blanco y morado.


Guirnalda. Para adornar el salón, hice dos guirnaldas con los nombres de las niñas, una para cada salón
. No es nada díficil hacer los triángulos y colocar una letra en cada uno de ellos, al final todos se entrelazan con un cordón del cual se puede colgar o pegar en una pared.


Muffins y galletas. Para los pequeñines hice muffins de vainilla y otros con chispas de chocolate con betún morado y unas flores de papel comestible. Además les coloqué unos papelitos con el logotipo de la comunión y los coloqué en forma de cruz a la hora de presentar el buffet de pasteles.
Y mi mamá a través de una amiga de Monterrey que las hace, me trajo 40 galletas empacadas individualmente para entregar a los invitados. Tenían forma de hostias, copones, vestidos de comunión, cruces y palomas. Divinas!


Tarjetas en lugares. En el restaurante quedaron los niños en una mesa larga, mientras que los adultos quedaron en el salón principal separados en 3 mesas de 10 personas. Cada lugar tenía una tarjetita con el nombre de un invitado o invitada para que quedaran al lado de personas conocidas.  También me encargué de que las servilletas fueran de tonos morados para que convinaran con el resto de la decoración.


Albums. Aprovechando la visita de mi mamá, le pedí que me trajera los albums de Monterrey. Los elegí sencillos para que no ocupen mucho espacio al guardarlos y los invitados escribieron sus buenos deseos para las niñas en alemán o español.


Manteles y caminos de mesa. Y por último, mi mamá consiguió en Monterrey una tela muy linda de color morado con brillantina para el camino de mesa de las niñas y para los manteles de las mesas de regalos. El restaurante colocó además otros caminos de mesa de papel color lila en el resto de las mesas.

Y bueno, la preparación de meses para la decoración del evento valió la pena! Todo lució espectacular y los invitados quedaron fascinados! Lástima que el día voló y se terminó en un abrir y cerrar de ojos. Ahora quedan sólo las fotos y los recuerdos de uno de los días mas importantes y festivos de la vida de nuestras hijas: su primera comunión!

mayo 26, 2014

Madrina de un ángel

Rosa tiene poco más de 6 meses y hoy ha recibido el sacramento del bautismo en la ciudad de Heigenbrücken, cerca de Frankfurt en Alemania. Rosa es risueña y tranquila, el color de sus ojos aún no se define, pero tiende a ser café oscuro como los de su hermano y su mamá. Su papá y su hermana los tienen azul claro. Rosa tiene la tez blanca y el cabello castaño, y a pesar de haber nacido unas semanas antes de lo planeado, tiene buen peso y tamaño.

Rosa no es una bebé normal, ya que tiene los ojos rasgados, las manitas pequeñas, tiende a sacar la lengua y tiene un cromosoma de más en sus genes. Ella es una bebé especial y sus características corresponden al llamado síndrome Down, por aquello del científico que halló el común denominador en esos niños "diferentes".

La madre de Rosa es mi mejor amiga alemana, es una mujer extraordinaria que siempre está dispuesta a ayudar a quien lo necesite, es alegre y optimista, es ayudante de dentista aunque no ejerce desde que se convirtió en madre hace casi 12 años y el pasado febrero cumplió 42 años. Yo la conocí hace 7 años, antes de que fuera mamá por 2da vez y desde entonces además de ser vecinas somos buenas amigas.

Su tercer embarazo me tomó por sorpresa y estuve a su lado cuando los diagnósticos no fueron del todo positivos. No quiso arriesgarse a la prueba de líquido amniótico para confirmar o descartar el síndrome Down de su bebé, lo tendría de igual forma a diferencia del 90% de madres alemanas que deciden interrumpirlo al confirmar dicha "discapacidad".
Rosa decidió nacer antes de tiempo y por complicaciones en su estómago tuvo que someterse a una operación y convalecer 3 semanas en un hospital infantil en Hamburgo. El diagnóstico fue confirmado y a pesar del shock, poco a poco fuimos aceptando su cromosoma de más.
Después de las complicaciones al alimentarla, vinieron las primeras sesiones de fisioterapia. Va despacito en su desarrollo, pero siempre haciendo progresos. Rosa sonríe la mayor parte del tiempo y roba el corazón de cualquiea que la conoce.

Hace unos meses, su mamá me preguntó si quería ser su madrina de bautizo, honor que acepté inmediatamente y que me unirá a este ángel terrenal de manera especial.
Su mamá es una guerrera, fuerte y optimista que hará de Rosa una niña y mujer independiente y segura de sí misma, de eso estoy segura. Yo estaré a su lado para apoyarla y lograrlo!

No conozco muchas personas con este síndrome, y en Alemania a ninguna, así que he empezado a informarme y a leer al respecto. Las terapias, la inclusión y la calidad de vida de niños como Rosa son mucho mejores que hace algunas décadas, y confío en que a pesar de sus limitantes llegue muy lejos.
No he elegido el título de esta entrada sin razón, en mi opinión muy personal las personas con síndrome Down son ángeles en la tierra que no conocen la maldad y viven en un mundo sincero, alegre y fraternal. Son optimistas, no piensan mal, ni envidian, ven el lado positivo de las cosas y personas y no pelean. Así que me alegro que Dios haya puesto a Rosa en mi camino para nunca perder de vista el lado bueno de la vida!
Con mi ahijada Rosa

abril 17, 2014

Jueves Santo y la última cena "Séder de Pésaj"

El año pasado celebré la semana santa en México con mis papás y asistimos a casi todos los oficios del Triduo Pascual. Si mal no recuerdo,  el jueves fuimos un rato a la iglesia donde unos chicos ofrecieron un pequeño concierto. Este jueves santo me ha tocado vivirlo nuevamente en Alemania, y de una manera muy diferente y especial.

Con eso de que las niñas están preparándose para su primera comunión, estoy aprovechando para llevarlas a cuanto evento, retiro, o celebración se realiza en la iglesia. Para este jueves, dos de las coordinadoras organizaron una cena para conocer como fue la llamada "última cena" de Jesús. Nos inscribimos y llegamos puntuales al salón parroquial donde nos recibieron con una jarra de agua y una toalla a la entrada para lavarnos las manos (Urjatz/ Rojtzá).

Poco a poco fueron llegando otras familias y nos sentamos en las mesas que ya estaban puestas y ordenadas en medio círculo. Una de las coordinadoras (Renate) nos explicó que participaríamos en la llamada "Séder de Pésaj", un importante ritual festivo judío celebrado en la primera noche de Pésaj, cuya celebración es explicada en el libro del Éxodo y que se lleva a cabo desde hace más de 4000 años para conmemorar la salida de los israelitas de Egipto.


Los elementos más importantes de dicha celebración son:
  • Maguid o Hagadá: el relato de la salida del pueblo de Israel de Egipto
  • Gafen: vino, en este caso jugo de uva
  • Kidushim: 4 copas de vino (4 brindis)
  • Keará o Plato del Séder: una bandeja con 6 alimentos-simbólicos.
    • Beitzá es un huevo cocido marrón. Simbólicamente, representa la dureza del corazón del Faraón.
    • Zeroa , un pedazo de carne asada como el primer alimento, en recuerdo del sacrificio de Pésaj (que también se asaba). Muchos acostumbraron colocar una pata de pollo, es decir un "brazo", para recordar que Dios nos saco de Egipto con brazo tendido. Este no lo comimos.
    • Maror son hierbas amargas que simboliza la amarga esclavitud en Egipto. Nos sirvieron "meerrettich" que es una crema de rábano picante.
    • Jaroset es una mezcla dulce de manzana, nueces picadas, miel, canela y un poquito de vino rosado. Esta mezcla marrón y pastosa símbiza el barro que los antepasados usaron para construir ladrillos en la tierra de Egipto.
    • Karpás es apio (puede ser perejil, papa), símbolo de vida. luego es sumergida en agua salada, un símbolo de lágrimas, y se come para que se recuerde que la vida de nuestros antepasados fue "sumergida" en lágrimas. En nuestro caso, sirvieron berros y perejil.
    • Jazeret es lechuga amarga que tampoco comimos.
  • Afikoman
  • Urjatz: lavados de manos
  • Shulján Orej: el banquete en sí
  • Birkat Hamazón (Bendición final)
La celebración tradicional consta de 18 partes, las cuales explico a continuación tal y como las hicimos y que son un poco diferentes a las que menciona Wikipedia:

1. Bienvenida- con un canto
2. Explicación de cómo se prepara la casa y la mesa para la celebración. Nos explicaron que los judíos utilizan una vajilla especial para este día.
3. Encendido de velas y canto.
4. Brindis de "santificación". En cada brindis debe tomarse todo el vaso de vino/jugo de uva.
5.  Karpás, comimos hierbas verdes (berro y perejil) remojadas en agua salada.
6.  Matzá, presentar pan sin levadura y partirlo (Iajatz). Normalmente se ponen 3 panes en servilletas que representan a Abraham, Isaac y Jacob, el del medio se parte por la mitad y una mitad se guarda para el final de la cena.
7.  Maguid, relato de la historia de Pésaj, sobre la liberación del pueblo de Israel
8.  Brindis de "liberación"
9.  Maror, comimos hierba amarga (rábano amargo) con matzá.
10. Bendición del pan.
11. Comer "Jaroset", el puré de manzana con canela.
12. Comer "Beitzá", el huevo cocido.
13. Afikomen, se reparte la mitad del pan que se había guardado al principio. Normalmente en esta parte se sirve la cena, cosa que nosotros hicimos hasta el final del ritual(punto #17).
14. Brindis de "salvación"
15. Shulján Orej, preparación de la mesa y canto. Se abre la puerta del salón para que entre Elías a quien se le tiene puesto un lugar en la mesa.
16. Clausura del "Séder"
       Brindis de la "aceptación"
       Halel, se recitan las alabanzas del Halel
17. Cena - no comimos cordero como lo indica la tradición, sino carne de pollo y ternero.
18. Canto final.

Fue una cena larga (casi dos horas) e interesante,  llena de simbolismos y elementos desconocidos para mí. Lo único que conocía era lo que vemos y recitamos normalmente en la misa,  el sacerdote se lava las manos, parte el pan (la comunión) y lo reparte. Además de que el padre toma el vino y en algunas ocasiones también lo reparte con los asistentes.

Recordar lo que hizo Jesús en un día como hoy hace casi 2000 años fue muy conmovedor. Los judíos lo siguen haciendo porque ellos esperan aún al Mesías y nosotros representamos un pedacito en cada misa. Les comparto todo a detalle para que al menos por medio de este escrito conozcan en que consistió la "última cena" de Jesús, pocas horas antes de empezar su agonía.

Mañana asistiremos al Via Crucis y si es algo que valga la pena explicar y escribir, se los compartiré por aquí. De todas formas les deseo unas felices pascuas y que aprovechen estos días de reflexión y fiesta para pasarlos con la familia.