Mostrando las entradas con la etiqueta México. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta México. Mostrar todas las entradas

marzo 02, 2015

Nostalgia con los 5 sentidos

La primera unidad de mi libro de alemán (en el curso B2 que estoy tomando) se llama "Heimat", que es nada más y nada menos que "Patria" y supone (correctamente) que todos los alumnos son inmigrantes. En el curso hay 3 polacas, 1 italiana, 1 egipcia, 1 ucraniana, 1 de Mongolia, 1 holandesa y un "Au-pair" de la Suiza franco parlante.
El tema incluye textos de gente alemana que ha emigrado al extranjero o que después de un tiempo fuera decide volver a su ciudad de origen. Obviamente se ve vocabulario relacionado al tema, y la gramática para escribir textos y defender puntos de vista. Un tema por demás interesante!

En uno de los ejercicios de la lección teníamos que relacionar palabras con los 5 sentidos. Y eso me inspiró a escribir esta entrada. Qué extraño de mi México? Qué olores, qué sabores y qué paisajes?  Y qué extraño de Alemania cuando estoy mucho tiempo fuera de casa? Aquí les comparto una pequeña lista de lo que extraño de mis dos patrias.

- Vista. 
De México. Extraño las montañas de Monterrey y el cielo azul. El colorido en los mercados y la variedad de frutas en el supermercado. Los vestidos folclóricos y la joyería en colores vivos. La decoración en todo tipo de fiestas, ya sea cumpleaños, boda, bautizo o XV años. Y las piñatas de todas formas y colores.

De Alemania. Extraño las estaciones tan marcadas que hacer ver a un mismo árbol como si fueran cuatro distintos dependiendo de la fecha. Los venados en la pradera y las aves como cisnes, cigüeñas y gorriones. Los adornos en las puertas y ventanas y en los jardines dependiendo de la temporada. Extraño poder ver los jardines de los vecinos y la gente en bicicleta. El verde "nuevo" al empezar la primavera, el amarillo de los sembradíos de canola (colza), el blanco brillante de la nieve y el arcoiris después de un chubasco repentino. Extraño los molinos de viento que se observan desde la carretera y los fuegos artificiales en Año Nuevo.

Monterrey, MX
Stade, DE

- Gusto. 
De México. Extraño el cabrito, los tamales y las fritangas. Los raspados, elote desgranado o asado y las gorditas. En general todos los mariscos, incluyendo los tacos de camarón o marlin. El pan de dulce, sobretodo las donas. Los dulces regionales y las botanas, además de la inmensa variedad de salsas en cualquier restaurante o casa.

De Alemania. Extraño las mermeladas, el vino caliente en invierno y la cerveza de barril en los festivales del pueblo. Los helados italianos y el pastel de ciruelo. 
Comida mexicana
Vino caliente

- Tacto. 
De México. Extraño los apretones de mano al saludar, los besos acompañados de abrazos o palmadas en la espalda, y los abrazos bien apretados. Y extraño muchísimo el calor, tanto el humano como el del sol.

De Alemania. Extraño la calefacción en la casa y sobretodo en el baño, que aunque afuera esté nevando siempre esta calientito.

- Oído. 
De México. Extraño el bullicio en lugares públicos, el ruido de niños riendo en restaurantes, la música mexicana en eventos o restaurantes.

De Alemania. Extraño el silencio en la noche.

- Olfato. 
De México. Con este sentido es con el que menos extraño, pues el tráfico y la contaminación se han encargado de desaparecer muchos olores en la calle. 

De Alemania. Extraño el olor de la naturaleza y los olores de Navidad en casas y calles.

En general, este sentido no es mi fuerte. A diferencia de mi hermano menor, mi sentido del olfato no es tan sensible y pongo poca atención a los olores que me rodean. Y hablando de olores, el olor que nunca quisiera olvidar y que seguro extrañaré es el olor de mis hijas. Primero ese olor a bebé, y ahora ese olor de niñas... MMMmmmmMMM. Cómo quisiera guardarlo en un frasquito para poderlo oler en un futuro!

Y aunque no es un sentido propiamente, por último agregaría lo que extraño en general de ambos lugares y que incluye valores, sentimientos o costumbres.

De México. Extraño las misas llenas de gente y con coros alegres. Las reuniones familiares con más de 30 personas y las idas a merendar/cenar con mis mejores amigas. Las posadas y las peregrinaciones el día de Guadalupe. También echo de menos las idas regulares al cine, las carnes asadas y los centros comerciales. Que el comercio abra los domingos y acepten tarjeta de crédito en todas partes. La espontaneidad y el humor mexicano.

De Alemania. Extraño la seguridad al salir de noche y el orden con el que se conduce y vive. Las idas al bosque en otoño y a las albercas públicas en verano. Recoger fresas, manzanas o cerezas en las huertas. Los mercados de Navidad y buscar huevos en Pascua. Echo de menos el transporte público y la puntualidad. La confianza y respeto mutuo, la vida tranquila de mi pueblito y que las niñas crezcan sin miedo.

Y obviamente hay cosas que extraño de ambos países y que no escribí porque la lista sería interminable. Sólo menciono como ejemplo, las artesanías, el olor a pan recién horneado, las fiestas nacionales, las iglesias antiguas... todo eso extraño tanto de un país como del otro, aunque sea en algunas ocasiones casi opuesto o muy distinto.





No cabe duda que ya no soy 100% mexicana y nunca seré 100% alemana. Soy una mezcla curiosa de ambos países y por eso extraño tanto a uno como al otro cuando estoy lejos. Supongo que sólo los que están en mi situación comprenderán este sentimiento tan raro de pertenecer y no a dos países al mismo tiempo.

Por eso una vez más digo: Viva el MULTI-CULTI ;)

febrero 17, 2015

Sesión de fotos!

Hace cuatro años escribí sobre la sesión de fotos que tuvimos en nuestro viaje a California, donde coincidimos todos en casa de mi hermano que vive allá. Fue una linda experiencia y pensé que la repetiríamos en dos años pero no fue así. Pasaron cuatro largos años para coincidir todos otra vez y no podía faltar una sesión de fotos para conmemorar la ocasión.

Esta vez fue en Monterrey, en el jardín de un amigo que es fotógrafo en sus tiempos libres. A diferencia de la última vez, ahora elegimos dos "outfits": uno formal y otro casual con camisetas impresas de colores diferentes por familia. Amarillo para los abuelos, rojo, turquesa y morado para cada una de las familias de hijos/nietos.

A pesar de ser invierno, el clima estuvo de maravilla y pudimos hacer las fotos afuera donde estaba fresco pero brillaba el solecito. Como la vez pasada, nos hicieron fotos en todas las combinaciones posibles: por familia, sólo nietos, sólo hermanos, abuelos con nietos, los 3 Homeros, las cuñadas, los abuelos solos, etc.

Igual que la sesión de fotos en California, fueron dos horas de diversión y convivencia! Todos de buen humor, riendo y a petición del fotógrafo que pedía cosquillas en cada foto, sobraron las carcajadas.

Una vez más, quedan las fotos para los portaretratos y los momentos compartidos en la memoria. Espero no pase tanto tiempo para la próxima vez. Aqui les comparto algunas de las fotos :)







P.D. Viva la Familia!!!

enero 14, 2015

Vaya viajecito!

Hoy cumplimos una semana de haber llegado de México y realmente se nota que viajar con 40 no es lo mismo que con 30. Esta vez me ha costado mucho tiempo recuperarme del viaje de regreso, y no tanto por el jet lag, sino simplemente del cansancio. O será que el clima tan lluvioso ha agregado un elemento depresivo a la recuperación?

El viaje de ida también fue muy pesado, ya que aún con la noche que dormimos en el Distrito Federal, el despertarnos dos días seguidos a las 3 de la mañana hizo que el viaje fuera más cansado que de costumbre. Pero entre la emoción de ver a la familia, el clima templado y el plan de posadas y Navidad a la mexicana, hizo que nos olvidaramos de la fatiga y que sólo disfrutaramos del momento.

Viajar de Hamburgo a Monterrey siempre implica dos paradas, una en Europa y otra en América. O cuando volamos vía Nueva York, con dos conexiones en aeropuertos americanos. Sea cual sea la combinación, el viaje es muy pesado y dura aproximadamente 24 horas desde que salimos de una casa hasta que llegamos al destino final. Gracias a Dios las niñas ya están mas grandecitas y cooperan en los aeropuertos llevando su mochila y caminando por su cuenta. Ya no hay que llevar carreolas ni pañales, comen de todo lo que se ofrece en el avión o aeropuertos y siguen durmiendo bien en los vuelos largos.

Aún así, me sigo estresando por las conexiones, las maletas y los vecinos de vuelo. En esta ocasión, por aprovechar una oferta, compramos los boletos de Mexico a Monterrey por separado y nada más de pensar en que no llegaran las maletas a su destino se me fue el sueño más de una noche. De ida, tuvimos la mala suerte de coincidir con una madre que volaba con 4 hijos "talibanes", que no se ofenda nadie, pero realmente eran un caso nunca antes visto. Gritaban, peleaban y saltaban de un asiento a otro sin parar. Uno de ellos no pegó el ojo en las 11 horas de vuelo y a más de un pasajero estuvo a punto de darle un ataque de histeria. Soy bastante paciente, y mi marido más que yo... estamos acostumbrados a estos vuelos y a oír llantos de bebés o niños a ratos. Pero 11 horas de escándalo fue demasiado. Gracias al cielo las ventanas no se abren, porque poco falto para que nos lanzaramos por ellas.

Cada vez que tomo este tipo de vuelos admiro a mis padres que todavía tienen el ánimo de venir a visitarnos, considerando la aventura que implica llegar hasta aquí.  De regreso se me ocurrió la magnífica idea de visitar el Zócalo capitalino durante las horas de espera entre un vuelo y otro. Primera y última vez. Simplemente fue agregar estrés innecesario, más cansancio porque caminamos muchísimo y desfasar más los horarios de comida.

Además de todos los inconvenientes antes mencionados, el viajar a México es toda una inversión! Recuerdo que recién casada (e ilusa) soñaba con que iría a la madre patria cada año y pensaba que las mexicanas que no lo hacían eran desconsideradas y locas de remate. Ahora yo soy una de ellas. Mientras las niñas estaban pequeñas, pudimos hacer el esfuerzo y volar cada Diciembre a México, e incluso un par de veces volé sola para asistir a una boda o visitar a la familia. Hoy en día volar dos veces al año a México es impensable y con toda la familia hemos tenido períodos hasta de 3 años sin pisar tierras mexicanas.

Monterrey no es un paraíso turístico y nuestras parejas tienen que ser unos santos para gastar todos los días de sus vacaciones en visitar parientes, amigos, compañeros de escuela y más parientes en una ciudad que ni siquiera tiene playa. Los primeros años era novedad, y visitamos todos los lugares turísticos de la ciudad, pero después de 12 años de casados, ya no hay nada interesante y costear unas vacaciones adicionales en la playa más cercana no es nada barato.

Desde hace algunos años me he hecho a la idea que los viajes a México serán cada vez más esporádicos y ahora comprendo a amigas mexicanas que cuando recién llegué me decían "aprovecha mientras puedas viajar en temporada baja". Viajar en temporada alta y con más miembros en la familia consume gran parte de los ahorros del año, así que poco a poco se cambian los planes y se decide viajar a un destino más cercano y más adecuado para descansar.

Pasar Navidad en México era algo que no consideraba después de que nuestras hijas entraron a la escuela, y doy gracias a Dios por habernos permitido hacerlo el año pasado. Quién sabe cuando vuelva a repetirse. Tampoco hay planes de viajar a México a corto-mediano plazo en verano, así que ahora les toca a mis papás agarrar valor y planear el siguiente viajecito a Alemania para el 2016.

Espero poco a poco retormar energías y volver a la normalidad sin sentirme tan cansada. El domingo pasado, mis hijas y yo despertamos a las 12:30 del mediodía ante la mirada asustada de mi marido. Ni en mis años de adolescente recuerdo haber dormido hasta tan tarde, e incluso pensé que el reloj estaba descompuesto. Ya no estoy para esos viajecitos.... pero bueno, mejor ni me quejo porque mis papás no van a querer venir a visitarme :) Que Dios les conceda salud por muchos años para que lo sigan haciendo, verdad???


enero 12, 2015

El otro México

Desde hace un par de semanas traigo este tema en la cabeza y he querido escribir al respecto. Pero hay días en que lo pienso un poco y digo, para qué escribir otra vez de política, de la situación en México, de cosas que no van a cambiar y que parecen no importar a nadie. Ya había desechado la idea, pero cuando vi la televisión ayer por la noche (sobre la marcha en contra del terrorismo en Paris) cambié de opinión nuevamente y aquí estoy, escribiendo sobre mi reciente visita a México.

Estuve poco más de tres semanas en mi tierra natal, en mi querido Monterrey donde pasamos unas lindas vacaciones, visitamos a la familia, celebramos la Navidad y turisteamos un poco. Debo confesar que unas semanas antes del viaje se me iba el sueño pensando en la inseguridad, en la situación política en Guerrero y si realmente sería buena idea viajar como estaba planeado. A más de una persona le dije "sólo porque ya tengo los boletos en la mano, de lo contrario no volaría en estos días a México".

Y sí, si volamos... estuvimos en lo que yo llamo el "otro México". Ese que parece estar del otro lado del mundo, donde Guerrero y sus normalistas desaparecidos no son tema, donde la gente ya no quiere ver noticieros ni periódicos, donde todos se han acostumbrado a "cuidarse" y no salir de noche, donde parece que la vida sigue igual que antes, pero no!

Yo iba de vacaciones, así que me desconecté hasta del Facebook. Nunca prendí la televisión para ver noticieros, ni compré ningún periódico local. Evité el tema de la inseguridad y corrupción del país para no agüitar los pocos momentos con amigos y familiares, y tomé las precauciones que se me indicaron a la hora de conducir y salir de casa. Una posición cómoda? Sí, bastante cómoda que me hizo sentirme bien en "ese otro México" y no tener miedo de más.

Eso mismo hacen muchos otros mexicanos, con la pequeña diferencia de que ellos viven ahí y no están de vacaciones como yo. Han optado por la indiferencia para no detener su vida llena de eventos sociales, compras y deudas, han adoptado la bandera de la apatía para que no los tachen de revoltosos ni locos, han intentado pretender que la vida en "su México" no se ha afectado por los recientes hechos.

Dura crítica? Y qué derecho tengo yo de criticar si ya no vivo ahí? Pues talvez ninguno. Incluso he llegado a pensar que de vivir en Monterrey, haría como todos los demás. Es lo normal, no? Acaso andaría en marchas y protestas? Haría cartas al gobernador para criticar su corrupción? Lo dudo.

Y aquí es donde viene a colación la libertad de expresión y lo que vi en televisión ayer. Los medios no se ponen de acuerdo en que si fueron 1 o 3 millones de personas en Paris, protestando contra el terrorismo. Tomando el número más conservador, digamos que 1 millón de personas se congregó en las calles de París para protestar contra el lamentable hecho del pasado jueves 7 de enero.

Las oficinas de una revista satírica fue atacada el jueves 7 de enero y murieron 12 personas. En tiroteos al día siguiente murieron otras 7 personas, entre los cuales estaban los que atacaron pero tambien había otros inocentes. En total 21 personas en menos de 48 horas.

Y se movilizan mandatarios, embajadores y millones de personas en Paris y el mundo entero? No habían pasado dos horas del atentado, cuando las redes sociales estaban invadidas con la leyenda "Yo soy Charlie". Es qué acaso el mundo entero conocía esa revista? y sobretodo, comulgaba con sus caricaturas? Por supuesto que no! Pero la gente se lanzó a las calles a protestar contra el terrorismo en general, en contra del ataque a la libertad de expresión, en contra de los fanáticos que dicen defender una religión particular.

Exagerado? Bastante, diría yo. Pero la llamada "marcha de la unidad" ha mostrado al mundo que la mayoría de la gente está unida, vi en la televisión a judíos, musulmanes y cristianos marchando bajo un mismo lema. Niños y adultos, hombres y mujeres, gobernantes y gobernados, de todo!

Y en México? Cuándo lanzaremos un "Yo soy el #43" o #44 o el número que sea? Javier Sicilia lo intentó hace unos años con el "Ya basta" o "Estoy hasta la madre", que realmente le quedaba mínimo a la mitad de la población mexicana. Pero quién lo siguió? Unos cuantos... Recientemente con los normalistas desaparecidos ha habido un par de marchas pero no llegan a mover a la gran mayoría. Porqué? Qué falta? Qué los diferencía de los europeos?

No tengo la respuesta a tantas interrogantes. Pero no dejo de comparar y pensar "hasta cuándo?". Si no protestan por la inseguridad, que mínimo lo hicieran por la corrupción que esta ahogando a todo el país y que tarde o temprano afectará aún a esos que viven en el "otro México".  Si no protestan por los pobres desaparecidos, que mínimo lo hicieran en contra del narcotráfico que tiene al país atado de pies y manos. Si no protestan por los periodistas asesinados a diario, que mínimo lo hicieran por la libertad de expresión en TODOS los medios del país.

Ayer en la tele entrevistaban a un judío en París que decía que la marcha no servía de nada. Que debía haber sido antes, porque ya desde hace tiempo pasan cosas malas en Francia. Y muchos critican las consecuencias de la "marcha de la unidad", servirá de algo? Talvez no detenga actos terroristas, pero si ha dejado claro que la gente no se encerrará en sus casas y que unida puede atraer la atención de medios, mandatarios y líderes.

Yo no soy Charlie, y no salí ayer a las calles a solidarizarme con los asesinados. (Lo siento) Yo soy mexicana, y  sí me seguiré solidarizando con todos los mexicanos que viven en los dos Méxicos, ese de la injusticia, la inseguridad y la corrupción y el otro del "aquí no pasa nada". Seguiré alzando mi voz desde lejos, y seguiré participando en marchas y protestas. No dejaré que la indiferencia y la apatía ganen mientras sigo viendo como se hunde mi país sin mover un dedo. #YosoyMéxico.

enero 08, 2015

Maratón Lupe- Reyes en Monterrey, MX

Como escribí en la entrada anterior, volamos a Monterrey el día 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe. De la casa salimos a las tres y media de la mañana para tomar el vuelo Hamburgo- Paris a las 6:20 am. Esperamos 5 horas en el aeropuerto francés para despegar nuevamente a la 1:40 de la tarde con destino a la capital mexicana. El vuelo se me hizo eterno, y despues de 12 largas horas aterrizamos en el D.F. Pasamos migración, recogimos maletas, nos tocó verde en aduanas y caminamos un poco mas para llegar al hotel del aeropuerto donde pasariamos esa noche.

Nos registramos, dejamos las maletas y cenamos en el mismo hotel. Estábamos medio muertos de cansancio pero teníamos que comer algo. A las 9:30 de la noche despues de un relajante baño, nos acostamos mientras escuchabamos matachines y fuegos artificiales por la ventana. Alguna peregrinación a la Virgencita cerraba nuestro día en la distancia y bendecía nuestro viaje, ya que hasta entonces todo marchaba de maravilla. Yo no pude dormir de la emoción de dar la sorpresa al día siguiente.

El 13 de diciembre volvimos a dejar el hotel de madrugada para tomar el vuelo de las 6 de la mañana a Monterrey. Todo salió como estaba planeado y mis padres recibieron la sorpresa del año o de su vida. Después de desayunar, nos fuimos al tec de Monterrey, donde se reunirian algunos de mis ex-compañeros de carrera a celebrar nuestro XX aniversario de graduación. Tuvimos una clase del recuerdo con un ex- profesor, tomamos mucha fotos y enseñé las instalaciones de mi alma mater a mi marido e hijas.

Por la tarde descansamos un poco, desempacamos algunas cosas y nos preparamos para el festejo de aniversario que se llevaría a cabo en un salón, con música y cena. No había tenido oportunidad de asistir a los aniversarios anteriores, así que me dio mucho gusto volver a coincidir con algunos de mis compañeros de carrera y sus parejas. Una velada inolvidable que cerró con la presencia de mariachi, lo mejor que podía pasar en mi primer día en mis ciudad natal. Maravilloso!

Imposible relatar cada una de las cosas que hicimos día a día, pero aquí menciono algunos de los "high lights" de nuestro viaje a Mi Monterrey:
- lugares turísticos : Fundidora, plazas comerciales, la Huasteca, Santiago, Kidzania donde celebramos el 10mo cumpleaños de Victoria
- restaurantes: Taquería Juárez, La Méjico, crepas La Bonne, diferentes restaurantes de mariscos, Sanborns Azulejos en el DF, el pollo loco...
- visitas familiares: el primer lunes visitamos a mis abuelos quienes tampoco sabían de nuestro viaje y que se emocionaron al vernos después de 5 años. Algunas de mis tías hicieron las tradicionales posadas antes de Navidad que incluyen cantar, rezar, cenar y convivir en familia.
- visita a la escuela federal que recibió el donativo de la escuela alemana donde estudian mis hijas
- viaje a Parras con la familia donde pasamos el fin de año
- sesión de fotos familiares
- shopping en McAllen, Texas
- XX aniversario de generación 
- cumpleaños de Victoria
- reunión de despedida con Rosca de Reyes

Justo el 6 de enero (día de los Reyes Magos) dejamos Monterrey. El plan era salir a las 7 de la mañana, pero por causa de niebla en el DF, tuvimos un retraso de casi 3 horas. Poco antes del mediodía llegamos a la ciudad de México y después de dejar las maletas, nos aventuramos en el metro de la ciudad para conocer el Centro Histórico. Vimos el zócalo, entramos a la Catedral y caminamos hacia Bellas Artes para comer en el Sanborns Azulejos. Tomamos fotos y aire para volver en metro al aeropuerto. Jamás había visto tanta gente en un vagón de metro, y eso que no era todavía "hora pico". No me puedo imaginar como se pone, pues después de tanto empujón y miedo de morir asfixiado entre tanta gente, juro no volverme a meter al metro capitalino. Santo Dios! "Suben, estrujan, bajan", dicen un chiste viejo sobre la palabra autobús en alemán, pero yo la aplicaría mejor al metro.

Llegamos a tiempo al aeropuerto para descansar un rato, recoger las maletas y hacer el "Check-in" en Air France. Salimos con un poco de retraso, pero el piloto ganó ese tiempo en el aire para llegar puntualmente a Paris. Sin descansar ni medio minuto, pasamos migración, control de seguridad y llegamos justo a abordar nuestro último vuelo a Hamburgo que no tuvo contratiempos. Llegamos a casa el día 7 de enero a las 7 de la noche, justo a tiempo para cenar, tomar un buen baño y dormir!!!

Definitivamente el mejor maratón Lupe-Reyes de mi vida! Tardaré un rato en volver a la normalidad y no tengo prisa en desempacar. Los momentos vividos y las experiencias de este viaje quedarán en nuestros recuerdos para siempre! Aprovecho para agradecer a mis papás todas sus atenciones, que aunque les caímos de sorpresa se desvivieron porque estuvieramos cómodos en su casa. Dios quiera volvamos a tener una oportunidad pronto para volver a Monterrey, mientras a seguir recordando cada una de esos momentos vividos.

noviembre 27, 2014

Eco de un grito lejano

Oigo un grito lejano... desde hace años oigo un grito que viene desde lejos, desde el país que me vio nacer y crecer y que tuve que dejar hace más de 12 años. Un grito que se oye a 10,000 kilómetros de distancia gracias a las redes sociales, un grito que clama paz y justicia.
Oigo un grito de padres y madres que no quieren cansarse de buscar a sus hijos desaparecidos, un grito de otros mexicanos que piden un país de paz, donde reine la justicia y no haya más corrupción.
Oigo un grito cansado pero fuerte, cada vez más fuerte de gente que no quiere darse por vencida y que diera la vida misma porque sus familiares (en la mayoría jóvenes) volvieran a casa.

Y qué hago yo al oír esos gritos y estar tan lejos??? Tengo dos opciones:
- la primera sería ignorarlos y seguir con mi vida tranquila y segura en Alemania. Dejar de leer malas noticias y concentrarme en los logros de mis hijas, en mi trabajo y en lo que me rodea en este país.
- y la segunda sería ser ECO de ese grito y gritar más fuerte! Gritar a los cuatro vientos que México está en problemas y que necesita ayuda para resolverlos. Gritar, manifestarme y protestar hasta cansarme para que mi grito genere otros ecos y de una o de otra forma, influya en el destino de mi país natal.

Hace 3 años cuando nació el movimiento por la paz (de Javier Sicilia) me decidí por la segunda opción y después de un tiempo, opté por la primera. Cada quién a su vida y a sus problemas, una visión muy egoísta pero muy práctica que sigue la mayoría de los mexicanos en todo el mundo.

Pero desde hace dos meses, el grito ha vuelto y mucho más fuerte. Es imposible ignorarlo! 43 estudiantes de Guerrero se sumaron a la lista de 20,000 desaparecidos en México y muchos mexicanos han decidido gritar junto con sus padres y madres a un mismo son: JUSTICIA!

Al estar lejos de México, nos volvemos víctimas de varias críticas:
- "ni estás aquí, para que te preocupas". Debo recordarles a todos los que dicen comentarios de este estilo, que al dejar México, no dejamos de ser mexicanos, y aún cuando obtenemos otra nacionalidad, no perdemos a nuestra familia (padres, hermanos, tíos, etc), ni a nuestros amigos de infancia, escuela y trabajo. Tratamos de echar raíces en nuestro nuevo hogar, pero nuestras raíces originales no las perdemos nunca.

- "exageras, no es para tanto". Muchos dicen que el ciudadano mexicano se ha acostumbrado a la violencia y ya no ve la gravedad de un secuestro, de una balacera ni de un acto de corrupción, pues ya es cosa de todos los días. Para quienes vivimos en países donde las leyes se respetan y nunca se ven balaceras o "levantones", cada caso que leemos nos parece grave. Y aquí debo insistir que los casos no "parecen" graves, sino que SON graves, aún y cuando sea el número 34,508,298. Ninguna sociedad se debiera acostumbrar a la impunidad, a la corrupción ni a la falta de justicia!

-"te salió lo patriótico". Al asistir a una marcha, protestar y poner nuestra firma en listas contra el gobierno mexicano por su incompetencia no nos hace más mexicanos, ya lo somos! Y dado que poco o nada podemos hacer desde tan lejos, creemos que ponemos nuestro granito de arena al hacer presión en las embajadas, en los congresos locales y en la prensa internacional. Servirá de algo? No lo sé, pero no perdemos la esperanza.

En estos últimos días, he leído demasiado e incluso mi estado de ánimo se ha visto afectado. Como le dije a mi marido que me juzgaba de "histérica", estoy entre "deprimida" y "encabronada". Ya no sé distinguir si estoy triste, enojada o las dos cosas juntas. Cada mañana digo que ya no leeré más y dejo de seguir algunos medios informativos para evitar recibir las noticias de México, pero algo muy dentro de mí, insiste en buscar novedades, llevándome a la locura! Porque las cosas lejos de estar mejorando, están empeorando!

Ahora no es sólo corrupción, impunidad e injusticia, sino represión y descubrimiento de más casos escalofriantes. Los gritos se multiplican y no dejan de zumbar en mis oídos. No puedo ignorarlos, y mi corazón mexicano me impide ignorarlos!

Además de todos esos gritos, me afectan la indiferencia y apatía de muchos de mis contactos. "Cada quién su vida y sus problemas, no tengo tiempo para marchas, los que protestan son de izquierda, nada se resuelve con una marcha, miedo a la represión, tanta mala fama en el extranjero traerá más crisis al país, el presidente y sus compinches se quedarán aunque marchemos, etc, etc"...

Trato de ignorar todos estos argumentos y respiro profundo.... pero mi interior me recuerda que los 20,000 desaparecidos y más de 50,000 muertos en esta guerra no eran de izquierda, ni de derecha... eran padres o hijos, maestros o estudiantes, mujeres y hombres, pobres y dueños de tierras, periodistas y revoltosos, campesinos o artistas... no hay un grupo social ni económico ni cultural que se salve! Cualquiera puede ser víctima hoy o mañana. Acaso eso no despierta el sentido de solidaridad? No hace gritar de coraje, de desesperación, de hartazgo!

Definitivamente no cambiaré a los apáticos ni a los indiferentes, sólo ruego a Dios para que nunca estén en el lugar de esos padres y madres que buscan hijos en basureros y fosas comunes y nunca conozcan lo triste que es gritar y no ser escuchados.

Desde Alemania seguiré siendo eco de esos gritos que claman justicia! Y seguiré rogando a Dios por mi país y cada uno de sus ciudadanos para que algun día experimenten la paz, la seguridad y la impartición de justicia como yo lo experimento aquí.

noviembre 23, 2014

La gota que derramó el vaso

Quien vea mi perfil de Facebook, lo verá tapizado de vídeos, textos, artículos y fotos relacionadas a los últimos acontecimientos sucedidos en México, desde la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa hasta las marchas de protesta en mi país y en el mundo.

Hace 3 años mi perfil lucía igual... en aquella ocasión por el movimiento creado por Javier Sicilia y en este blog escribí varias ocasiones al respecto:
 Abril 5, 2011- Estoy hasta la madre
 Abril 15, 2011- México: drogas, criminalidad, inseguridad???
Abril 21, 2011- De marchas y protestas
Mayo 2, 2011- Creo en México
Mayo 9, 2011- Mi primera vez... en una marcha
Junio 7, 2011- Soy una gota de agua
Junio 11, 2011- Estoy indignada
Agosto 8, 2011- 1000 grullas por la paz en México
Agosto 14, 2011- Red Global por la paz en México
Septiembre 15, 2011- mi nueva faceta: activista
Mayo 9, 2012 - A un año de la marcha
Julio 2, 2012 - El día siguiente de las elecciones presidenciales

Mi estado de ánimo subió y bajó en ese año varias veces. Algunas veces optimista, otras pesimista... pero después de que ganó el PRI las elecciones presidenciales dejé de seguir todos los medios informativos de México y me concentré en mi vida en Alemania. Había jurado no volver a involucrarme tanto en temas políticos porque de poco o nada servía mi activismo, mi voz, mi sentir, mi opinión...

Y así pasaron dos años... las aguas se calmaron, estuve en Monterrey en la semana santa del 2013 y en la riviera maya en el verano del mismo año con mi familia. Aunque la inseguridad no desapareció, la gente se acostumbró a ella y en los medios dejaron de publicar los casos de secuestros y "levantados" (aún en Monterrey) porque ya no eran "noticia". Peña Nieto impulsó reformas y obviamente vi la portada del Times con su "Saving Mexico" y su "héroe". Cosa más indignante no había visto jamás, pero mi voz junto con la de millones de mexicanos ofendidos no hacía nada contra el "boom" económico que dizque estaba desarrollándose en mi país natal.

Poco duró el gusto, pues ahora esa portada es considerada la mejor mentira del año y pronto seguro sacarán otra parecida con la verdadera historia de EPN. Y si no se animan a criticarlo en portada, al menos las protestas, el caso de la "casa blanca", o el hallazgo de fosas con cientos de muertos aparecerán en la misma revista que hasta hace poco consideraba a México un milagro.

Imposible no leer sobre México hoy en día, hasta en los medios alemanes aparece diariamente algo relacionado a la impunidad, a la corrupción, a los normalistas desaparecidos, a la discusión sobre el acuerdo de seguridad de Alemania- México, etc. Mis alumnos me preguntan cada semana mi opinión, y si sé algo que ellos no sepan. Increíble que los medios alemanes publiquen más y mejores artículos que los medios mexicanos "vendidos".

El día de ayer hice acto de presencia en la protesta que se llevó a cabo en Hamburgo. Durante la semana hubo manifestaciones, marchas y protestas en varias ciudades alemanas, más que hace 3 años y se están pidiendo firmas para detener el acuerdo de seguridad y para prohibir el envío de armas a México. Aquí nuestras firmas si valen y seguro algun efecto tendrán.

Pero en México? Vi las protestas en varias ciudades del país, la represión de la policía en el DF, y la nula reacción del gobierno ante dichas manifestaciones. Estoy preocupada, muuuuy preocupada porque no veo a dónde llevará tanto descontento e inconformidad. La gente está cansada, harta, y hasta la madre!!!

Pero y se renuncia, corren o matan al presidente, qué pasará? El nivel de corrupción e inpunidad es tal que tendría que hacerse limpia en todos los niveles. Ni siquiera hay esperanza en un golpe de estado porque el ejército esta coludido con el PRI o con el narco o con no sé quién, pero definitivamente no está del lado del pueblo.

Millones de voces claman justicia, quieren paz, buscan unirse contra los políticos corruptos, pero ni siquiera la comisión de derechos humanos reacciona ante tanta injusticia. La presión internacional? Pues marchamos, protestamos y buscamos soluciones pero la verdad es que no veo claro cómo otro presidente podría sacar al país de tal situación. No se ve un líder entre los millones de personas que marchan y protestan, cada grupo tiene tanto que reclamar (los de la guardería ABC, las madres de migrantes, los de Tlatlaya, Acteal, etc) y así no se llega a ninguna parte.


Pero de que ya cayó la gota que derramó el vaso, no cabe la menor duda. Aquí les pongo este video que me gustó y explica que el hartazgo de los mexicanos no es sólo por los 43 desaparecidos, esto viene desde hace mucho y ha crecido como una medusa con mil cabezas de problemas cada vez mas grandes.



No quiero perder la esperanza como lo hice hace 3 años. Quiero confiar en qué de una o de otra forma estas marchas llevarán a mi país a un porvenir de paz y unidad. Quiero creer en que los buenos somos más, y que los malos pagarán sus fechorías. Quiero pensar que mis sobrinas crecerán como mis hijas, sin miedo y confianza en un futuro próspero. Quiero seguir luchando por mi país desde lejos, aunque sea minúsculo el efecto. Quiero dormir tranquila sabiendo que mi familia no corre peligro. Quiero que México vuelva a ser el país donde nací, lleno de gente alegre y optimista. Quiero que los turistas no dejen de visitar mi país por miedo a la inseguridad. Quiero que los inversionistas depositen su dinero y su confianza en México, donde se trabaja mucho y bien. Quiero, confío, deseo... un México de PAZ!!!

Será mucho pedir? Será que el proceso se llevará tantos años como los que se necesitaron para meterlo en este hoyo? Será que aún hay esperanza? O sólo es un sueño?

Dios quiera que no. Pero sólo el tiempo dirá si todo ésto funcionará o si como hace 3 años, todo vuelve a la "normalidad", aunque esta incluya secuestros, matanzas, tráfico de blancas, narcos infiltrados en cada pueblo y ciudad, policías corruptos y políticos sinvergüenzas. :(  

octubre 31, 2014

De Catrinas en Halloween

Como todos saben, nací y crecí en el norte de México específicamente en la ciudad de Monterrey, donde el día de muertos al menos durante mi infancia no era muy festejado. Recuerdo que el 2 de noviembre íbamos al panteón a visitar las tumbas de algunos abuelos, se limpiaban de hierbas  y se ponían flores frescas.
Dada la cercanía a Estados Unidos, se festejaba más el 31 de octubre el día de Halloween. Acostumbraba salir con mis vecinos y hermanos a pedir dulces a las casas de los vecinos, disfrazada de bruja, de princesa Leah, o de algún otro personaje de miedo siempre llegaba a casa con una calabaza repleta de dulces.
Nunca vi nada de malo en ello y el tema del día de muertos no se mencionaba en casa. El altar de muertos y todo lo relacionado a ese tema lo vine a conocer hasta que viví en Alemania en el 2002. Y poco a poco me voy haciendo experta en el tema:
Primeramente por las visitas a Hamburgo donde desde hace varios años se celebra el día de muertos en un museo muy conocido de la ciudad. Se pone un altar grandísimo, se presentan exposiciones, videos y conferencias del tema, ademas de vender comida mexicana, organizar manualidades para los niños y programa cultural con bailables y "concheros". Junto con la misa con Mariachi, es uno de los eventos al que contadas veces falto como este año que me voy a Paris justo ese fin de semana :(
También tuve que profundizar en el tema ya que el día de muertos se presenta como tema cultural en todos los cursos de español medio o avanzado y siendo mexicana incluso llevo pan de muerto o algún otro detalle a mis alumnos.
Además, el año pasado mis hijas y yo participamos en la grabación de un video para plaza sésamo donde se explica el día de muertos a los niños. He aprendido a hacer pan de muerto y este año pedí mis primeras calaveritas de azúcar para mostrarlas en una conferencia que di sobre este tema a mujeres de todo el mundo.
Una cosa ha llevado a otra y la semana pasada me entrevistaron para un periódico local, a cuya entrevista asistí vestida de Catrina. Nunca me había maquillado así y me sirvió de prueba ya que mis hijas también quieren disfrazarse de catrinas este Halloween.

La idea no se las dí yo, sino que la vieron en una revista de "Topmodel" que leen regularmente y que este mes de octubre dedica a la fiesta de Halloween. En algunas de sus hojas se muestran los pasos para maquillarse, se menciona que la tradición viene de México e incluso se incluye una foto de una modelo famosa que pasó en pasarela maquillada de catrina.

Y justo en estos días vi en un folleto de un supermercado, el disfraz de catrina entre sus ofertas para el 31 de octubre. La niña esta maquillada, lleva una diadema de flores en la cabeza y trae una camiseta y mallones con huesos pintados. Una catrina muy tierna y rubia.

Poco a poco nuestra linda tradición está traspasando fronteras y qué mejor oportunidad de ser embajadora entre nuestros vecinos, amigos y conocidos. Al mismo tiempo que mis hijas se disfrazan de catrinas, aprenden sobre esta bella tradición mexicana y portan con más orgullo su maquillaje, sus diademas de flores y sus guantes con huesitos pintados que materializan sus raíces mexicanas en cada detalle.

Aqui la foto del día de Halloween:
Y aquí la foto que me hicieron para el artículo del periódico que justamente se publicó hoy.

Así que Feliz Halloween y

octubre 15, 2014

La Muerte en (la) Vida

Como en otras ocasiones, en estos días han coincidido dos hechos relacionados a un mismo tema y que quiero compartir en este espacio. El tema al que me refiero lo he puesto como título, la muerte y su papel en nuestra vida, y la muerte en vida.
Se acerca el día de los muertos, fecha muy especial en mi país de origen y que de una forma o de otra he aprendido a conmemorar a pesar de haber nacido en el norte de México, lugar donde esta tradición no estaba tan arraigada en tiempos de mi niñez.

El 2 de noviembre siempre fue un día para visitar panteones y llevar flores. Cuando llegué a Alemania conocí el primer altar de muertos y lo que en el centro de México es toda una verbena popular. Así que este día y sus tradiciones se volvieron temas obligados en mis cursos de español. Poco a poco me volví adicta al tema, y el día de hoy tuve la oportunidad de presentarlo a un grupo de señoras que se reúnen una vez al mes a discutir temas diversos. Es un grupo internacional y elegí el día de muertos justo para este mes, de tal forma que coincidiera con un evento que se organiza en Hamburgo (el 1-2 noviembre) y donde tendrán oportunidad de conocer más al respecto si les interesa.

Preparé pan de muerto y mandé pedir algunas calaveritas de azúcar para enseñarlas durante la charla. En total eramos 14 mujeres de 10 países diferentes. Mostré videos, fotografías y conté todos los detalles de los altares, las catrinas, las calaveritas y el porqué de la celebración. Creo que México es uno de los pocos países donde la muerte no causa miedo ni es tema tabú. Aclaré que al morir una persona si hay duelo y luto, y no hacemos fiesta a la hora del entierro. Pero la celebración del día de muertos despertó mucho interés, hicieron muchas preguntas y coincidieron en que dicha fiesta da otro significado a la muerte.

Definitivamente ver esqueletos vestidos y bailando, calaveras de azúcar en las panaderías y gente pintada de catrinas no nos espanta. Nos reímos de las calaveras literarias que salen en periódicos, decoramos con flores y colores brillantes los panteones y altares, y comemos pan "con huesitos" de decoración. Elementos que a más de un alemán le causa revoltura de estómago y pone cara de miedo cuando ve esqueletos de papel maché en fotografías.

Los alemanes también visitan panteones en noviembre y la iglesia católica incluye los días de todos los santos y de todos los difuntos al igual que en México. Pero todo es más solemne, triste y privado. Creo que el día de hoy más de una persona cambió su perspectiva de estas fechas y aunque no pondrán altares ni se pintarán la cara, al menos sabrán que la muerte es sólo una parte más de la vida y que no hay que angustiarse ni asustarse tanto.

Por otro lado, el tema de la muerte ronda mi cabeza desde la semana pasada y no porque haya fallecido algun pariente o amigo. Me refiero a las fosas encontradas en el estado de Guerrero últimamente. Qué no es tema nuevo? Sí, lo sé.

Hace 3 años pasé por una fase que  me convirtió en "activista", creí que podía poner mi granito de arena y cambiar el destino de México al protestar y clamar justicia junto con Javier Sicilia. Poco me duró el gusto y traté de olvidarme de la política mexicana y seguir mi vida tranquila en Alemania. Pero cómo dormir tranquila sabiendo que hay tanta gente sufriendo en mi país?

No sólo me refiero a los pobres, a los desempleados, a los índigenas, a los marginados, a los niños de la calle. No! Me refiero a todos esos padres, hermanos e hijos de desaparecidos. Dicen que no hay dolor más grande que perder un hijo, pero yo creo que es mayor aún el dolor de tener un hijo desaparecido. No saber qué pasó, ni si vive o está muerto.

Y vuelvo al tema de los muertos... Creo que no hay cultura en este planeta que no dé digna sepultura a sus difuntos. De una o de otra forma, siempre se busca la forma de despedir a los seres queridos y darles un lugar para visitarlos o tenerlos presentes. Y todos esos cuerpos que están en esas fosas en tierras mexicanas?

De sólo pensar se me llenan los ojos de lágrimas. Acaso por ser delincuentes o por pertenecer a bandas merecen ser enterrados en fosas comunes (y sé que la mayoría son inocentes)? Ser masacrados, calcinados y sólo Dios qué mas. No me puedo quitar las imágenes de la cabeza. Sean 10, 20 o 100 cuerpos, para mí es una multitud y todos ellos tienen una familia que les debe una digna sepultura.

Pienso en esos padres y madres de los estudiantes de Ayotzinapa, de las chicas desaparecidas en Juárez, de los "levantados" en todos los rincones del país... esos sí que estan muertos en vida. Dios les dé fortaleza para seguir de pie, exigir justicia y encontrar aunque sea los cuerpos de sus hijos sin vida. Ese dolor no se lo deseo a nadie y me duele en el alma saber que no son nazis, ni terroristas, ni invasores de otro país los causantes de ese dolor. Son mexicanos!

Hasta cuándo? No volveré a las andadas del "activismo" ni participaré en protestas esta vez. Sólo ruego a Dios por todas esas familias y por MI familia para que nunca tenga que pasar por ese dolor. Rezo para que en México reine la paz y esas escenas no se repitan nunca jamás. No tengo idea de cual sea la solución ni si acaso algun día pueda caminarse con tranquilidad en las calles de Guerrero o Michoacán.
Sólo confío... sólo rezo... sólo tengo esperanza en un mejor mañana :(

septiembre 22, 2014

Entre bicicletas y cervezas

Mi ciudad natal, Monterrey, esta de luto por un accidente ocurrido el fin de semana pasado. Un grupo de cinco ciclistas que entrenaban en bicicleta dentro del Parque La Huasteca (en las afueras del área metropolitana de Monterrey), a pesar de llevar auto de escolta tras ellos, fue embestido frontalmente por un automóvil conducido por un oficial de tránsito del municipio que iba en vehículo particular al parecer fuera de sus horas de servicio pero en estado de ebriedad. Las víctimas fueron trasladadas al hospital para ser atendidas pero desgraciadamente una de las ciclistas falleció y otra se encuentra en coma.
Los regiomontanos estan tristes, culpando a los automovilistas que no tienen respeto por los ciclistas, reclamando a políticos la falta de control de automovilistas borrachos, y seguramente se organizaran algunas marchas o protestas virtuales pidiendo justicia y que se eviten accidentes de este tipo en el futuro. Ese cuento lo conozco y pocas veces se ha visto un cambio de verdad.
No voy a escribir en esta entrada sobre lo que debe cambiar o las leyes que evitarían que inocentes pierdan la vida en accidentes absurdos no solo en Monterrey, sino en toda la República Mexicana. Esta vez escribiré de cómo funcionan las cosas en Alemania, un país donde la bicicleta es el medio de transporte de miles y la cerveza es la bebida nacional. Ambos elementos, bicicletas y cervezas no estan peleados, sino que pueden convivir siempre y cuando estén presentes los siguientes elementos:

- Educación
Cada dos años la escuela primaria donde estudian mis hijas dedica una semana a aprender sobre el sistema de tránsito y transporte. Aprenden las reglas a la hora de cruzar la calle, subirse o bajarse de un autobús, y los de 3er o 4to año tienen una serie de pruebas para poder andar en bicicleta y si las aprueban, pueden usarla para ir a la escuela. Uso de casco, lámparas y frenos, convivencia con peatones y automovilistas, cuidados y riesgos, tooodo! Mi hija pequeña tambien quiere irse en bicicleta a la escuela que está a dos cuadras de la casa, pero sin licencia es imposible. El seguro no se haría responsable en caso de accidente. Así de fácil y aunque Catalina llore y patalée sigue yéndose a pie a la escuela.
Ahora bien, para sacar la licencia de conducir, los jóvenes o migrantes (como en mi caso) tienen que hacer un exámen teórico para el cual hay que estudiar un manual de casi 1000 preguntas, tomar clases de manejo y pasar un exámen práctico. Todo cuesta alrededor de 1000 euros y se tiene un período de prueba, que en caso de causar accidentes o conducir borracho puede costar la licencia recién adquirida. Entre esas 1000 preguntas, muchísimas incluyen el tema de ciclistas en la calle.
Y conducir sin licencia implica cárcel en caso de participar en un accidente o resultar positivo el alcoholimetro en un control. Pocos se arriesgan a tomar y conducir, menos son aquellos que conducen sin licencia válida. Aún en bicicleta no debe conducirse borracho, porque te pueden quitar tu licencia de manejo!

- Infraestructura. 
Cada banqueta esté en pueblo o en ciudad tiene un espacio especial para los ciclistas, normalmente de ladrillo rojo. Aún en carreteras rurales, va un camino paralelo especial para ciclistas. En ciudades grandes existen carriles especiales para los ciclistas y no respetar esos espacios es también razón para obtener una multa.

Les comparto algunas fotos para que vean a lo que me refiero. En Alemania puedes ir en bicicleta de Hamburgo a Berlín, de Múnich a Colonia, o de Leipzig a Dresden. Puedes ir al trabajo, a la escuela, al médico, al supermercado, y al cine en bicicleta, todo el camino estará preparado para que puedas conducir seguro y sin temor a ser atropellado. Además habrá lugares especiales donde estacionarlas y ponerles su correspondiente candado. Y no se diga para los que pedalean por placer o deporte, pueden andar en bici paralelamente al Río Rin o al Río Elba, por bosques o montañas en caminos dedicados a los ciclistas.

Carretera rural
En la ciudad - calle

En la ciudad/pueblo- banqueta
- Respeto.
Este elemento es fundamental para el buen funcionamiento de la vialidad en Alemania. Todos respetan a los demás, independientemente del medio de transporte en el que se muevan. El automovilista respeta al ciclista y guarda la distancia necesaria, el peatón respeta el camino de bicicletas o se arriesga a que le toquen el timbre con enojo y le digan un par de improperios, y así mismo el ciclista no anda en banquetas peatonales. Esto se aprende desde niño y así se evitan muchos accidentes.

- Leyes y multas.
 Alemania es el país de las leyes, hay una ley para todo y cada día se inventan nuevas. Recientemente han implementado muchas relacionadas al uso del móvil en la vía pública. Así que cuidadito si no conoces todas las leyes porque te pueden sorprender con una multa y no saber ni qué hiciste mal. Velocidad, distancia, lámparas, estado de ebriedad, uso de casco... todo se controla y si no se cumple con lo que dice el reglamento, multa! Y multas de verdad, con puntos acumulables, riesgo de perder licencia o incluso cárcel en algunos casos extremos.
Hay controles a todas horas y todos los días, policías que revisan los parquímetros no pierden oportunidad de revisar ciclistas que van hablando por teléfono, peatones que van por vías de bicicleta o borrachos en bici o en auto. En todo están y en caso de una infracción en coche, te llega la multa a tu casa con todo y foto. No hay escapatoria.

- Autoridades competentes.
Y complementando el punto anterior, aquí no hay "mordidas" ni "sobornos" para evitar una multa. Y si los hay son mínimos y no tan descarados como en México. Los policías cumplen su trabajo, y se ayudan con cámaras en puntos estratégicos, fijas o móviles para mantener el control y que no se nos olvide cumplir las normas establecidas.

En una de las recientes entradas sobre lo que me gusta de Alemania incluí que me encanta el sistema de tránsito de este país. Desde que llegué aprendí las reglas del juego y ande en bicileta, a pie o en coche, respeto y me respetan. Ojalá algún día los mexicanos adopten estas sencillas ideas y se eviten accidentes como el del fin de semana que ha dejado varios niños sin madre.

No se ve tan difícil, no? Qué tiene que cambiar primero? La educación de los niños? El civismo y respeto de los adultos? El cumplimiento de leyes y reglamentos? Construir espacios para ciclistas? No tengo la respuesta, pero espero que se empiece por algo y a la voz de YA!

septiembre 19, 2014

Libre soy!

Uso el título de la canción de la nueva película de Disney para esta entrada. Así como la protagonista de dicha película, Elsa, me siento libre en Alemania. Y no es que haya crecido en un país comunista o socialista, o bajo el yugo de una dictadura (aunque los 70 años del PRI así lo parecían)... no, gracias a Dios nací y crecí en un país libre: mi querido México. Pero curiosamente en Alemania me siento más libre qué en mi madre patria! Me explico...

Nuevamente tengo que agradecer a las chicas de un foro de Facebook donde participo regularmente y donde se hizo la siguiente pregunta: ¿Cuáles son sus placeres culpables adquiridos en Alemania? Se mencionaron muchas cosas que a continuación trato de resumir y que en pocas palabras son libertades de todo tipo y color.

En Alemania,
- hay libertad de expresión. Y no me refiero a la libertad de periodistas que todo mundo sabe que existe. Me refiero a la libertad de decir NO sin cargo de conciencia, de decir lo que piensas sin ser linchado, y de opinar algo totalmente diferente a los demás en una reunión. En México y hablo específicamente de la sociedad regiomontana que es la que mejor conozco, se aparenta mucho y se opina muchas veces por conveniencia tal o cual cosa. Aquí, si tu hijo no quiere invitar a su fiesta a quién lo invito previamente a la suya, no se invita y nadie se "siente". Si no les gusta lo que llevas de comer a una fiesta, te lo van a decir abiertamente para que no lo lleves la próxima vez. Y a la brava aprendí que no debo sentirme mal cuando alguien dice NO y ahora yo también respondo NO cuando se requiere. La gente es franca, honesta y menos hipócrita en Alemania. Y eso me encanta!

- se anda por la calle con libertad y sin miedo. Agarrar el bolso con fuerza bajo el brazo, mirar de reojo a los demás por si hay alguien sospechoso, temer que el auto haya sido robado en el estacionamiento del supermercado, no salir de noche en transporte público, tener alarma en la casa, no contestar el teléfono por miedo a extorsiones son cosas que en Alemania no he tenido que hacer NUNCA. Por el contrario, he dejado varias veces las llaves pegadas a la puerta principal por fuera, dejo la bicicleta sin candado cuando voy a la panadería, no tengo que cuidar el carrito del súper aún con mi bolsa dentro, voy con amigas en metro a Hamburgo y regreso sin miedo a medianoche, camino por la calle sin temor a chiflidos o comentarios fuera de lugar y las niñas van y vienen por la colonia a pie o en bicicleta sin miedo. Cualquier mexicano que vive un par de días en mi "pueblo" siente esa seguridad y se sorprende de lo "libre" que puedo uno sentirse sin esa carga llamada miedo a la inseguridad.

- es uno libre de vestirse como quiera. Maquillarme? Sólo para fiestas muy elegantes o una salida a un bar o restaurante con mi marido o amigas. De ahí en fuera un poquito de rubor y brillo en los labios basta para ir al trabajo, al doctor, al supermercado, al desayuno o merienda con amigas, a las reuniones de padres de familia en la escuela o al cine. Cara lavada también es aceptable y nadie te mira raro. Raro es andar maquillada en lugares cotidianos :)
Jeans es la prenda ideal para toda ocasión, y me ha tocado ver gente en jeans en aniversarios de boda, en cumpleaños y en fiestas que en México sería imperdonable ir tan casual. Crocs o sandalias no son sólo para ir a la alberca, tambien puedes ponértelas para ir por tus hijos al jardín de niños, al supermercado o al médico. Nada raro. Vestido largo? Mmmm, he escuchado que es requisito en la fiesta de debutantes de escuelas de baile o graduaciones de preparatoria. De ahí en fuera en rara ocasión se pone uno vestido largo en Alemania.
Hace algunos años, mis hijas iban mejor vestidas a las fiestas que la misma cumpleañera. Así que poco a poco ya no se arreglan tanto y van con la ropa de diario a las fiestas. Creo que en la adolescencia eso cambiará un poco, pero al menos con los niños el vestir es mucho más relajado que en México.

Libre soy! Relajada, sin estrés del qué dirán, "agusto" como dicen en mi tierra, así me siento en Alemania y soy feliz! Y por supuesto no he llegado al extremo de andar "fachosa", no me malinterpreten, que aquí en Alemania eso también es mal visto. Simplemente casual, y cuando me reúno con latinas, si me arreglo un poco más porque todas lo hacemos :) y somos felices!

Viva la libertad y la vida relajada y segura de este país! Una de las cosas que más me gustan de mi nueva patria :) y que no cambiaría por nada.

julio 28, 2014

Días de México en otra escuela alemana

El año pasado escribí sobre la hermosa experiencia de compartir mi cultura en la escuela primaria de mis hijas. Fue una semana de proyecto con el tema principal de México y al final se hizo una carrera con el objetivo de juntar dinero para enviar a una escuela de bajos recursos en Escobedo, N.L. Se reunieron más de 1500 euros y todavía siguen haciendo compras de juegos, material educativo y aparatos que necesitan.
El mes pasado, una vecina cuya hija está en la misma escuela que mis hijas y es maestra en una escuela secundaria me pidió ideas y consejos para sugerir el tema de México a sus colegas. El tema fue elegido y me invitó la semana pasada a charlar con sus alumnos y explicar un poco el origen de las piñatas.
Ya no se trataba de una escuela primaria con cuatro salones, sino de una escuela secundaria con 15! Y ya no serían niños de 6 a 10 años, sino jovencitos de 10 a 16! Empaqué algunas cosas mexicanas, banderas, dulces de leche, libros y recetarios y manejé los 25 minutos al pueblo donde estaba la secundaria.
Cada profesor preparó un tema para 3 días y los alumnos eligieron el tema que más les gustaba. Así los grupos estaban revueltos con alumnos de todas las clases (de 5to a 10mo año). Llegué al salón a eso de las 9 de la mañana y los chicos ya estaban trabajando en las piñatas. Me presenté en español y alemán, les conté un poco de México, de las fiestas que celebramos (ese era el tema del grupo) y pusimos manos a la obra. Preparamos el pegamento y les expliqué como hacer las piñatas.

Llevaba un álbum con fotografías de diferentes piñatas que he hecho o que han hecho amigas aquí en Alemania. Los alumnos se sorprendieron al ver formas tan diversas, ya que creían que la única era en forma de estrella. Obviamente, después ya no quisieron hacerlas con picos, sino que echaron a volar su imaginación y cada equipo eligió desde gatos, pingüinos hasta monstruos y payasos.
Mientras que estaba con el grupo, llegó otro profesor a preguntar por pegamento y me invitó a visitar su salón ya que también estaban haciendo piñatas. Con gusto fui a explicarles cómo se hacen y en que ocasiones las quebramos.
Otro grupo trabajaba con el tema del día de muertos y a nuestro salón llegaron algunas catrinas que se habían maquillado mutuamente. En otro salón eligieron el tema de juegos infantiles, otro el de música, y algunos prefirieron hacer manualidades como platos, vasos y joyería.
A las 12 me despedí del grupo y les deseé suerte! Ya no podría acompañarlos en los siguientes días, pero la profesora prometió hacer fotos del trabajo final y entregarme mis cosas unos días después.
Y justamente ayer domingo, me llevé una grata sorpresa, pues no sólo trajo la caja con mis cosas mexicanas, sino una maceta enorme con una hortensia rosada y una caja de chocolates en forma de agradecimiento. También me entregó un USB con fotos y videos, además de una foto impresa del grupo con sus piñatas y la leyenda "Gracias, Sra. González" en el pizarrón. El jueves hicieron un picnic con quesadillas, guacamole y frijoles :) y en el foro de la escuela quebraron una de las piñatas.

Les comparto algunas de las fotos del trabajo realizado por los alumnos de la secundaria. Simplemente me dejaron con el ojo cuadrado, ya que a simple vista pueden ver el interés, el trabajo de investigación y las ganas que pusieron al hacer cada una de las manualidades, carteles, caras pintadas, etc.
Altar de muertos


Piñatas



Manualidades



Mi participación fue mínima, pero no por eso dejo de lado mi gran orgullo al haber puesto mi granito de arena en este proyecto. Y no sólo estoy orgullosa del trabajo que hicieron estos chicos por su cuenta, sino también de haber nacido en un país que tanto tiene que ofrecer al mundo.

Aprovecho también esta entrada para desmentir ese mito de que los alemanes son racistas, discrimatorios o que no tienen interés en otros países. Al contrario, pueden ver que en un par de días tanto profesores como alumnos, investigaron, probaron e imitaron nuestras tradiciones y costumbres. Y las palabras de agradecimiento por mi participación son sinceras.

Algunas veces me pregunto qué hago en este país tan lejano de mi patria, pero cuando tengo experiencias como éstas me queda claro que el papel de embajadora mexicana a pequeña escala me ha traído al lugar perfecto. Disfruto cada día que bailo el "Son de la Negra" sin ser bailarina, cada fiesta que preparo un guacamole o unos tacos con amigas alemanas, cada cumpleaños que hago una piñata para mis hijas, cada clase de español a futuros turistas en mi tierra, y cada día que comparto un pedacito de mi México lindo y querido.

VIVA MÉXICO!!!

julio 14, 2014

Fiesta de FROZEN, la reina de hielo

Curiosamente las entradas más leídas de este blog no tienen que ver con las experiencias de una mexicana en Alemania, sino con organización de fiestas, cómo hacer manualidades o mis entradas relacionadas con decoración. Eso no es malo, al contrario me da gusto que mis pininos en estos temas sean de ayuda o inspiración para otras personas en el mundo entero.

La entrada más visitada es sobre la fiesta de Rapunzel que le hice a nuestra hija mayor cuando cumplió 7 años. Ahora les escribiré los detalles de la fiesta de Elsa que celebramos ayer con motivo del cumpleaños #8 de nuestra hija pequeña.

Cuando la mayor cumplió 8 años quiso una pijamada, y como en esta familia somos muy parejos, la pequeña tendría opción de hacer igualmente una pijamada cuando cumpliera los 8. Obviamente así lo quiso y como cumple años en verano, decidimos planear algo muy distinto a la pijamada anterior celebrada en pleno invierno alemán.

Primeramente Catalina eligió el tema: FROZEN, la última película de Disney sobre Elsa, la reina de hielo y su hermana Anna. Como siempre, en Alemania es complicado conseguir material de fiesta con personajes específicos y más si son muy nuevos. Así que usando un poco de ingenio mexicano, me di a la tarea de hacer yo misma todos los elementos de la fiesta.

Lo primero: la invitación! Recién había pasado la primera comunión y tenía a mis papás en casa, así que por falta de tiempo opté por una invitación sencilla, impresa en papel fotográfico con Olaf en salvavidas y la leyenda "Quieres hacer un muñeco?". Por el reverso se daban los detalles de la fiesta: hora, lugar, que sería pijama-party y las cosas a traer, además de mencionar que haríamos monos de nieve con malvaviscos :) Si el clima estaba bueno, dormiríamos en tiendas de campaña por lo que tendrían que traer lo necesario para dormir afuera.

Invitación
Pastel
El día anterior tuve un seminario en Hannover todo el día, así que no pude avanzar mucho y el mero día de la fiesta por la mañana hice el pastel. Ya había pedido en internet lo que no había encontrado en el supermercado y manos a la obra. Quería hacer dulce cristalino azul que simulara hielo, pero después de dos intentos me dí por vencida e imprimí un castillo en cartoncillo y le puse escarcha en colores azul y plateado. Lo hice de 3 niveles, marmoleado con azul y morado por dentro y la cubierta fue de fondant azul (comprado). Coloqué algunas figuras plásticas de Elsa, Anna y Olaf, la vela con el número 8 y con obleas puse el mensaje "Happy Birthday, CATY" con marcador comestible por supuesto. Por los lados cubrí el pastel de betún blanco que simulara nieve. Y por último coloqué copos de nieve de marzipan recortados con moldes para galletas.
A todos (niñas y mamás) les encantó el resultado y aquí les pongo dos fotos para que se den una mejor idea de lo bello que quedó:

Pastel por dentro

La cita era a las 5 de la tarde y puntuales fueron llegando todas con maleta, colchas, almohadas, sacos de dormir, monos de peluche y regalos. El clima estaba de maravilla, 24 grados y sin pronóstico de lluvia. Mi marido había armado una carpa enorme que nos prestaron en el grupo de exploradores en el jardín y donde dormirían las 8 invitadas más mis dos hijas.
Poco a poco fueron acomodando sus cosas en la carpa y entregaron los regalos a la cumpleañera que fué juntándolos en un mesa para abrirlos más tarde.

El programa de la tarde fue el siguiente:
- Cantamos las mañanitas y merendaron pastel.

- Después se centaron en círculo en el jardín para llevar a cabo el ritual de abrir los regalos, que consiste en jugar con una botella vacía y empezando por la cumpleañera que la gira, cada invitada va entregando su regalo. Se abre y la próxima gira la botella hasta que todas han entregado sus regalos.
Caty había elegido algunos regalos en una tienda donde los invitados pueden ir a comprarlos, así que hubo pocas sorpresas. Muñecos de peluche, figuras de "Schleich", colores y libros.

- Y llegó la hora de romper la piñata, toda una tradición en los cumpleaños de Caty, la única mexicana en el barrio y que desde que cumplió un año tiene una piñata hecha por su mami :) Ahora le tocó a Olaf, el mono de nieve de la película en cuestión. Llena de dulces fue destrozada a la segunda vuelta y todas brincaron a recoger los dulces, la nariz, botones o brazos del pobre Olaf :)

Cumpleañera (Elsa) con Olaf
- Luego vendría una hora libre para bailar, jugar a las escondidas, a la pelota, en la hamaca o simplemente acomodar sus cosas en la tienda de campaña. En ese tiempo mi marido preparó el asador para las salchichas y yo las quesadillas en la cocina.
Otras niñas prefirieron usar el tiempo libre para pintar en unos cuadernillos que preparé precisamente para esos tiempos cortos pero que pueden ser aburridos para algunas que no quieren bailar o jugar. El cuaderno consistía en dibujos para pintar, crucigramas, y otros juegos con el tema de la película. Amarré las 20 hojitas con un listón azul y se lo pudieron llevar a casa para terminar de pintarlo.

- Hora de cenar!!! Como aqui anochece tan tarde en verano, pudimos cenar en la terraza y disfrutar del sol que todavía nos acompañaba con agradables 20 grados.

- Juego de presentación de peluches. Como todas las niñas trajeron su peluche preferido para dormir, sugerí una ronda de presentaciones. Cada una debía decir el nombre del muñeco, su edad, quién se los había regalado, etc. Fué muy divertido escucharlas y después de este juego todas nombraban a los peluches por su nombre.
Compañeros de sueño
- Monos de nieve con malvaviscos. Y para cumplir con la promesa de la invitación, hicimos monos de nieve pero con dulces. Las niñas insertaron malvaviscos en palillos grandes y con pintura para decorar pasteles les pusieron ojos, pelo, boca, botones, etc. Con palitos salados (tipo pretzel) les pusieron brazos y piernas (algunas) y con pedacitos de zanahoria la nariz. La idea era asarlos en la fogata más tarde, pero nadie quiso sacrificar su obra de arte y al día siguiente se los envolví en celofán para que se los llevaran a casa.


- Hora de cine. Para hacer tiempo mientras que anochecía, pusimos la película de "Frozen" en 3D en nuestro televisor de la sala y las niñas disfrutaron de la película como si nunca la hubieran visto. Mientras mi marido encendió la leña en la fogata.

- Finalmente se hizo de noche a eso de las 10 y media y salimos nuevamente al jardín a asar malvaviscos en una pequeña fogata improvisada en nuestro arenero. Fue muy lindo y divertido, además de que la luna llena nos acompañaba como invitada especial!

- Entre pláticas, chistes y cuentos de terror ya acurrucadas en sus sacos de dormir se llegó la media noche. Dos de las niñas decidieron dormir en la sala porque les dio miedo que alguna araña u otro animalito rondara por la tienda de campaña.

A las 7 de la mañana estaban todas despiertas y compartiendo sus experiencias nocturnas... quién se levantó al baño, quién vio un gato, quién oyó no se qué cosa, etc. Mientras preparaba el desayuno, vieron caricaturas en la sala y una a una se fueron cambiando de ropa y poniendo guapas en el baño.

El desayuno tuvo que comerse adentro porque no paraba de lloviznar y la temperatura había bajado a 12-14 grados durante la noche. Panecillos, cereal y fruta fueron disfrutados por igual entre risas, anécdotas y chistes. Me encanta ver como conviven 10 niñas en una mesa a la hora de comer :)
Desayuno listo!
Tardamos poco más de una hora en empacar maletas, ropa, sacos de dormir, y dejar la carpa tan limpia como cuando habían llegado. Mientras que llegaban los padres de familia por ellas, algunas se pusieron a bailar y otras a pintar.

A las 11 de la mañana llegaron por ellas y de recuerdo les dimos una bolsita con dulces como la de la foto:
Bolsita de dulces
El formato de la bolsita lo saqué de pinterest, así como muchas de las ideas que aquí comparto. De igual forma yo compartiré ahora mis creaciones en ese sitio para las personas interesadas en usar este tema para sus fiestas.

Fue una fiesta inolvidable como cada una de las que he organizado para mis hijas... Cada detalle representa mucho tiempo y trabajo, pero lo hago con mucho amor porque sé que estas vivencias se quedarán para siempre en su cajita de recuerdos, tanto en su mente como en sus albums fotográficos. Poco a poco ya no será necesario hacer tanto detalle, pues preferirán irse al cine o al boliche con amigas y si de adolescentes quieren hacer pijamada, ya no será mamá quien organice piñata, bolsitas o juegos. Esta etapa esta llegando a su fin y la despido con mucho gusto y con la satisfacción de haberles hecho fiestas muy especiales, cargadas de sorpresas y lindos momentos.

Ya veremos que organizamos para la próxima... la mayor cumple 10 años en enero próximo y veremos que desea para festejarlos. Hasta entonces!