Mostrando las entradas con la etiqueta Fiestas. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Fiestas. Mostrar todas las entradas

marzo 02, 2015

Nostalgia con los 5 sentidos

La primera unidad de mi libro de alemán (en el curso B2 que estoy tomando) se llama "Heimat", que es nada más y nada menos que "Patria" y supone (correctamente) que todos los alumnos son inmigrantes. En el curso hay 3 polacas, 1 italiana, 1 egipcia, 1 ucraniana, 1 de Mongolia, 1 holandesa y un "Au-pair" de la Suiza franco parlante.
El tema incluye textos de gente alemana que ha emigrado al extranjero o que después de un tiempo fuera decide volver a su ciudad de origen. Obviamente se ve vocabulario relacionado al tema, y la gramática para escribir textos y defender puntos de vista. Un tema por demás interesante!

En uno de los ejercicios de la lección teníamos que relacionar palabras con los 5 sentidos. Y eso me inspiró a escribir esta entrada. Qué extraño de mi México? Qué olores, qué sabores y qué paisajes?  Y qué extraño de Alemania cuando estoy mucho tiempo fuera de casa? Aquí les comparto una pequeña lista de lo que extraño de mis dos patrias.

- Vista. 
De México. Extraño las montañas de Monterrey y el cielo azul. El colorido en los mercados y la variedad de frutas en el supermercado. Los vestidos folclóricos y la joyería en colores vivos. La decoración en todo tipo de fiestas, ya sea cumpleaños, boda, bautizo o XV años. Y las piñatas de todas formas y colores.

De Alemania. Extraño las estaciones tan marcadas que hacer ver a un mismo árbol como si fueran cuatro distintos dependiendo de la fecha. Los venados en la pradera y las aves como cisnes, cigüeñas y gorriones. Los adornos en las puertas y ventanas y en los jardines dependiendo de la temporada. Extraño poder ver los jardines de los vecinos y la gente en bicicleta. El verde "nuevo" al empezar la primavera, el amarillo de los sembradíos de canola (colza), el blanco brillante de la nieve y el arcoiris después de un chubasco repentino. Extraño los molinos de viento que se observan desde la carretera y los fuegos artificiales en Año Nuevo.

Monterrey, MX
Stade, DE

- Gusto. 
De México. Extraño el cabrito, los tamales y las fritangas. Los raspados, elote desgranado o asado y las gorditas. En general todos los mariscos, incluyendo los tacos de camarón o marlin. El pan de dulce, sobretodo las donas. Los dulces regionales y las botanas, además de la inmensa variedad de salsas en cualquier restaurante o casa.

De Alemania. Extraño las mermeladas, el vino caliente en invierno y la cerveza de barril en los festivales del pueblo. Los helados italianos y el pastel de ciruelo. 
Comida mexicana
Vino caliente

- Tacto. 
De México. Extraño los apretones de mano al saludar, los besos acompañados de abrazos o palmadas en la espalda, y los abrazos bien apretados. Y extraño muchísimo el calor, tanto el humano como el del sol.

De Alemania. Extraño la calefacción en la casa y sobretodo en el baño, que aunque afuera esté nevando siempre esta calientito.

- Oído. 
De México. Extraño el bullicio en lugares públicos, el ruido de niños riendo en restaurantes, la música mexicana en eventos o restaurantes.

De Alemania. Extraño el silencio en la noche.

- Olfato. 
De México. Con este sentido es con el que menos extraño, pues el tráfico y la contaminación se han encargado de desaparecer muchos olores en la calle. 

De Alemania. Extraño el olor de la naturaleza y los olores de Navidad en casas y calles.

En general, este sentido no es mi fuerte. A diferencia de mi hermano menor, mi sentido del olfato no es tan sensible y pongo poca atención a los olores que me rodean. Y hablando de olores, el olor que nunca quisiera olvidar y que seguro extrañaré es el olor de mis hijas. Primero ese olor a bebé, y ahora ese olor de niñas... MMMmmmmMMM. Cómo quisiera guardarlo en un frasquito para poderlo oler en un futuro!

Y aunque no es un sentido propiamente, por último agregaría lo que extraño en general de ambos lugares y que incluye valores, sentimientos o costumbres.

De México. Extraño las misas llenas de gente y con coros alegres. Las reuniones familiares con más de 30 personas y las idas a merendar/cenar con mis mejores amigas. Las posadas y las peregrinaciones el día de Guadalupe. También echo de menos las idas regulares al cine, las carnes asadas y los centros comerciales. Que el comercio abra los domingos y acepten tarjeta de crédito en todas partes. La espontaneidad y el humor mexicano.

De Alemania. Extraño la seguridad al salir de noche y el orden con el que se conduce y vive. Las idas al bosque en otoño y a las albercas públicas en verano. Recoger fresas, manzanas o cerezas en las huertas. Los mercados de Navidad y buscar huevos en Pascua. Echo de menos el transporte público y la puntualidad. La confianza y respeto mutuo, la vida tranquila de mi pueblito y que las niñas crezcan sin miedo.

Y obviamente hay cosas que extraño de ambos países y que no escribí porque la lista sería interminable. Sólo menciono como ejemplo, las artesanías, el olor a pan recién horneado, las fiestas nacionales, las iglesias antiguas... todo eso extraño tanto de un país como del otro, aunque sea en algunas ocasiones casi opuesto o muy distinto.





No cabe duda que ya no soy 100% mexicana y nunca seré 100% alemana. Soy una mezcla curiosa de ambos países y por eso extraño tanto a uno como al otro cuando estoy lejos. Supongo que sólo los que están en mi situación comprenderán este sentimiento tan raro de pertenecer y no a dos países al mismo tiempo.

Por eso una vez más digo: Viva el MULTI-CULTI ;)

febrero 08, 2015

Niñas detectives!

Nuestra hija mayor cumplió sus 10 años (el 4 de enero) en Monterrey, mientras estábamos de vacaciones en mi ciudad natal y festejó con sus primos rompiendo piñata, comiendo pastel y disfrutando del solecito al aire libre. El mero día de su cumpleaños la llevamos a Kidzania donde la pasó muy bien con su hermana menor, haciendo hamburguesas y descubriendo oficios.

Pero faltaba la parte más importante de cumplir años: festejar con sus amiguitas de la escuela. Así que llegamos a Alemania y me puse a buscar opciones para celebrar su cumpleaños fuera de casa. El clima frío limita las opciones y ya están grandes para ponerlas a hacer manualidades dos horas, así que tenía que buscar algo original y divertido.

Muchas de sus amiguitas cumplen años en diciembre, así que la opción de patinar en hielo o ir al boliche ya habían sido elegidas. Ir al cine no me parece muy divertido porque no conviven realmente y además aquí sólo se conoce el programa de la siguiente semana y normalmente se invita con dos semanas de anticipación. Mmmm, entonces? Busqué en internet y encontré una opción nueva: celebrar el cumpleaños a la "detective" en un castillo-museo de la región.

A Victoria le encantó la idea porque lee muchas historias de detectives y era algo que no habían hecho hasta ahora sus amiguitas. Así que manos a la obra! A pensar en invitaciones, pastel y detalles con el tema de detectives. Aquí les comparto nuestras creaciones por si algún día se les ofrece:

- Invitación. La invitación fue muy sencilla y la idea la saqué de internet. El texto empezaba con un "Querida colega detective:" y continuaba con los detalles de la fiesta, indicando que deberían resolver un caso en un tiempo determinado y que la cita era en la oficina privada de la cumpleañera. Incluí la imagen de una detective y unas huellas dactilares y otras de zapatos.
 
 - Identificación. Al llegar al castillo, cada invitada llenó su credencial de detective con sus datos personales y su huella dactilar.


- Pastel. El pastel fue en forma de lupa, que simplemente consistió en un pastel redondo y tres quequitos. Con fondant azul que tenía de la fiesta anterior de Frozen forré el pastel e hice la forma del mango de la lupa que coloqué sobre los quequitos. El resto de muffins los enbetuné de blanco y con chocolate hice la forma de un signo de interrogación.

Pastel
- Bolsitas. Las mandé pedir por internet, pero no tienen nada de particular. Eran negras y el paquete incluía calcomanías con la leyenda "Confidencial". Además de dulces y chocolates, les pusimos una lupa, un bolígrafo que escribe con tinta invisible y la tapa trae una linterna especial que permite leer lo escrito, unos lentes chistosos, un block de notas y una brújula. A cada bolsita, mis hijas le pusieron los nombres de las invitadas con recortes de periódico.



El programa en el castillo fue:
   - abrir los regalos
   - cantar las mañanitas y comer pastel
   - visita guiada por el museo
   - rally con preguntas y pistas que requerían visitar cada rincón del castillo
   - encontrar el "tesoro" que contenía las bolsitas para las invitadas
   - jugar en el castillo a su antojo

Castillo en Agathenburg
Después de 3 horas en el castillo-museo volvimos a casa para cenar "hotdogs" y bailar un rato mientras venían sus papás a recogerlas. Las niñas se fueron fascinadas y contando los pormenores de la aventura que vivieron en el castillo y mi hija menor quiere que celebremos su cumpleaños también allí. Ya veremos... su cumpleaños es en pleno verano y se me antoja algo más al aire libre. Pero definitivamente, fue una gran idea y me están dando ganas de celebrar mi cumpleaños también a la "detective", ya que el castillo tiene programa especial para fiestas de adultos :) Así que ya les contaré si me animo a ser Agatha Christie por un día :)

octubre 31, 2014

De Catrinas en Halloween

Como todos saben, nací y crecí en el norte de México específicamente en la ciudad de Monterrey, donde el día de muertos al menos durante mi infancia no era muy festejado. Recuerdo que el 2 de noviembre íbamos al panteón a visitar las tumbas de algunos abuelos, se limpiaban de hierbas  y se ponían flores frescas.
Dada la cercanía a Estados Unidos, se festejaba más el 31 de octubre el día de Halloween. Acostumbraba salir con mis vecinos y hermanos a pedir dulces a las casas de los vecinos, disfrazada de bruja, de princesa Leah, o de algún otro personaje de miedo siempre llegaba a casa con una calabaza repleta de dulces.
Nunca vi nada de malo en ello y el tema del día de muertos no se mencionaba en casa. El altar de muertos y todo lo relacionado a ese tema lo vine a conocer hasta que viví en Alemania en el 2002. Y poco a poco me voy haciendo experta en el tema:
Primeramente por las visitas a Hamburgo donde desde hace varios años se celebra el día de muertos en un museo muy conocido de la ciudad. Se pone un altar grandísimo, se presentan exposiciones, videos y conferencias del tema, ademas de vender comida mexicana, organizar manualidades para los niños y programa cultural con bailables y "concheros". Junto con la misa con Mariachi, es uno de los eventos al que contadas veces falto como este año que me voy a Paris justo ese fin de semana :(
También tuve que profundizar en el tema ya que el día de muertos se presenta como tema cultural en todos los cursos de español medio o avanzado y siendo mexicana incluso llevo pan de muerto o algún otro detalle a mis alumnos.
Además, el año pasado mis hijas y yo participamos en la grabación de un video para plaza sésamo donde se explica el día de muertos a los niños. He aprendido a hacer pan de muerto y este año pedí mis primeras calaveritas de azúcar para mostrarlas en una conferencia que di sobre este tema a mujeres de todo el mundo.
Una cosa ha llevado a otra y la semana pasada me entrevistaron para un periódico local, a cuya entrevista asistí vestida de Catrina. Nunca me había maquillado así y me sirvió de prueba ya que mis hijas también quieren disfrazarse de catrinas este Halloween.

La idea no se las dí yo, sino que la vieron en una revista de "Topmodel" que leen regularmente y que este mes de octubre dedica a la fiesta de Halloween. En algunas de sus hojas se muestran los pasos para maquillarse, se menciona que la tradición viene de México e incluso se incluye una foto de una modelo famosa que pasó en pasarela maquillada de catrina.

Y justo en estos días vi en un folleto de un supermercado, el disfraz de catrina entre sus ofertas para el 31 de octubre. La niña esta maquillada, lleva una diadema de flores en la cabeza y trae una camiseta y mallones con huesos pintados. Una catrina muy tierna y rubia.

Poco a poco nuestra linda tradición está traspasando fronteras y qué mejor oportunidad de ser embajadora entre nuestros vecinos, amigos y conocidos. Al mismo tiempo que mis hijas se disfrazan de catrinas, aprenden sobre esta bella tradición mexicana y portan con más orgullo su maquillaje, sus diademas de flores y sus guantes con huesitos pintados que materializan sus raíces mexicanas en cada detalle.

Aqui la foto del día de Halloween:
Y aquí la foto que me hicieron para el artículo del periódico que justamente se publicó hoy.

Así que Feliz Halloween y

agosto 16, 2014

Una boda en Alemania

En los 12 años que tengo en Alemania, sólo he asistido a dos bodas, ambas de la familia de mi marido. Y bueno podría tambien contar la propia, que aunque no fue religiosa ni civil, fue una fiesta post-boda para todos los familiares y amigos que no pudieron viajar a México aquel 18 de Mayo del 2002.
La primera boda alemana a la que fui invitada, fue de la media hermana de mi marido hace 8 años. En ese entonces todavía no tenía este blog, y aunque lo hubiera tenido no hubiera contado mucho porque fue justo 12 días despues de la cesarea de mi segunda hija. No bailé casi nada y tengo muy vagos recuerdos de los detalles.
Este fin de semana asistimos a la boda del medio hermano de Tom y ahora si fui con las pilas bien puestas y les puedo contar con lujo de detalles todo lo que hubo en la fiesta. Primero les contaré las informaciones generales y luego les daré una lista de las similitudes y diferencias con las bodas mexicanas. 
Como siempre, lo que describo a continuación no es ley ni obligatorio en cada boda alemana. Cada región tiene costumbres muy particulares y las comparaciones las haré con las bodas de Monterrey, que tienen tambien particularidades que no se ven en otras partes de México.

-Invitación. La invitación la recibimos hace 4 meses y es más casual que las invitaciones en México. En este caso no venían los nombres de los padres y se manejaron los sobrenombres de los novios, sin apellidos siquiera. No se menciona el código de vestir ni leyenda "no niños". Y tampoco tenían mesa de regalos, costumbre que existe como en México pero que no es tan popular ni común como allá.

-Ceremonia civil/ religiosa. La pareja no se casó por la Iglesia y nunca he ido a una boda religiosa, ni siquiera de extraños porque en la iglesia católica de nuestra ciudad se hacen las bodas en horarios especiales y no en la única misa del fin de semana (a las 10 am los domingos). La ceremonia civil fue en un barco, y se acostumbra invitar a un círculo muy íntimo. Comúnmente la parte civil se realiza en el registro civil de la ciudad. 

-Lugar. La fiesta fue en un salón de un pequeño hotel de un pueblo cercano al pueblo del novio. Y si digo pueblo, realmente lo es! Normalmente las fiestas se hacen en salones de restaurantes, hoteles incluso en castillos o museos. Desconozco si existen salones sólo para fiestas, talvez en las grandes ciudades, pero hasta ahora no he conocido ninguno. El salón de esta boda era rústico pero moderno, elegante y decorado de forma muy sencilla.

-Horario. La fiesta empezó a las 3 de las tarde con un programa dirigido por un maestro de ceremonias que nos iba diciendo lo que seguía. Primero, los invitados esperamos a la pareja en el estacionamiento del lugar. Al llegar los novios, se hizo la tradición de comer pan duro con sal (?), que ganó la novia. Luego se tomaron las fotos de grupo y a continuación pasamos al salón para el primer brindis con los novios. Habíamos dejado los regalos en unas mesas en el salón, y pensé que los novios luego abrirían los regalos en casa para descubrir de quién eran. Pero no, después del brindis, se nos invitó a entregar los regalos personalmente y felicitar a la pareja. Bonito detalle!

-Menú. A las 4 se presentó el pastel de boda y se sirvió a los invitados. En un salón aparte había buffet de pasteles que no conté, pero que pasaban de 10 diferentes sabores, colores y formas.
A las 7 de la noche se sirvió la tradicional "Hochzeitssuppe", que es la sopa de boda con bolitas de carne, cuadritos de huevo cocido y espárragos. Luego se nos invitó a servirnos del buffet caliente/frío, que contaba con 3 platos principales (salmón, pollo y puerco) y con diversas ensaladas y guarniciones.
El buffet frío se quedó hasta medianoche, al igual que los pasteles y postres.

Lista de invitados en la mesa y menú
Sopa de boda













-Música. A cargo de un DJ, hubo música variada toda la noche. Los invitados podían pedir canciones y se tocaban inmediatamente. La pareja bailó el vals inicial y después fueron pocas las parejas que bailaban juntas. La mayor parte de la noche la pista fue ocupada por la novia y sus amigas que bailaban en círculo. De música latina, NADA!

-Regalo. Se acostumbra regalar dinero a los recién casados, pero no en un sobre común y corriente, sino que se hacen verdaderas obras de arte para presentar el dinero o se coloca en un sobre pero acompañado de plantas, artículos de decoración o manualidades.


Similitudes entre bodas en Monterrey y Alemania:
- tirar el ramo. La novia tira el ramo y al igual que en México, la tradición dice que quien lo gana es la próxima a casarse. No se avienta liga.
- bailar el vals. Los novios eligieron una canción romántica en inglés: "All of me" de John Legend.
- cámaras desechables. Desconozco si todavía se acostumbra en Monterrey, pero hace muchos años si conocí esta costumbre que consiste en colocar cámaras desechables en las mesas de los invitados. Fue curioso volver a usar ese tipo de cámaras, y las niñas no podían creer que no se podían ver o borrar fotos como en las cámaras digitales :)
- vestido blanco. Mi otra cuñada no usó vestido blanco en su boda y pensé que no se usaba cuando no había ceremonia religiosa, pero para mi sorpresa parece que sí. En esta boda no se casaron por ninguna iglesia, y de todas formas la novia usó un vestido blanco, largo y esponjado. Mis hijas maravilladas con la novia y su vestido :)

Diferencias:
- Juegos. Y no me refiero a la víbora de la mar, sino a juegos donde los novios participan activamente. En esta ocasión hubo varios:
     - Buscar dinero en una caja llena de arena.
     - Test para ver qué bien se conocen. Los novios se sentaron de espalda con un zapato diferente en cada mano, una con el zapato de la novia y otra con el zapato del novio. A cada pregunta tenían que levantar el zapato correspondiente a la persona. Por ejemplo "Quién cocina mejor?","Quién dió el primer paso?", "Quién es más desordenado?", etc. Fue muy divertido ver cuando no coincidían las respuestas. Pero de 25 preguntas, acertaron en 18 :)
    - Recuerdos de la infancia. Con unas mantas, simularon a los novios como bebés, donde las manos eran de otra persona colocada detrás de ellos. Tuvieron que comer yogurt, tomar en biberón, ponerse calcetines, etc. También muy divertido!
    Estos juegos los organizan normalmente los amigos o familiares de la pareja. Y dependen mucho de la creatividad de cada quien. El mejor amigo de la pareja imprimió un libro con recetas, consejos, y suferencias de viajes para la pareja que recopiló de los invitados semanas antes de la boda. También me pareció un lindo detalle!
 
- Pastel. Nada de pastel de niveles, sino un pastel con las frutas de la estación. Tres corazones, uno cubierto de fresas, otro de marzipán y otro más de frambuesas. Lo curioso fue que se anunció el desfile y los novios pasearon por el salón con una mesita rodante con el pastel y se colocaron en el medio de la pista. Ahí sirvieron a tooooodos los invitados que hicieron fila con su platito para ser servidos por los novios. En México también los novios parten el pastel, pero hasta donde yo recuerdo sólo para la foto y no sirven a todos los invitados, o sí?

- Número de invitados. Las bodas multitudinarias son típicas de los turcos o polacos que viven en Alemania. Las bodas alemanas no suelen contar con cientos de invitados. En este caso hubo 80 invitados, de los cuales 6 eran niños (4 sobrin@s) y eso para muchos alemanes es multitud. Lo bonito de esta boda es que más de la mitad de los invitados eran amigos de los novios, y se armó muy buen ambiente.
 
- acomodo de mesas e invitados. Cómo no eran tantos invitados, se colocaron listas en cada mesa con las personas que debían sentarse en cada una. En un lado del salón se sentaron los novios en una mesa alargada con sus respectivos papás. Nosotros compartimos mesa con las hermanas del novio y sus familias.

- albúm. Sé que en México también hay albúm de boda, pero aquí es un poco diferente. Me recuerda a los "chismografos" de la secundaria. Cada invitado tiene un par de hojas en el albúm a completar: un espacio para dibujar, y preguntas como "Qué nombres sugieres para su primer hijo?", "Cómo describes a los novios?", etc.


- regalitos a niños. Al llegar a nuestra mesa, nos sorprendimos al encontrar unos regalitos para las niñas. Eran libros y otros detallitos que los novios habían preparado para cada niño invitado. Luego nos trajeron colores y toda la noche los niños estuvieron ocupados con sus libritos. A los invitados adultos se nos colocó un saquito perfumado en forma de corazón y la nota "Gracias por acompañarnos".
Regalitos para los invitados
Como en cada boda en todo el mundo, ésta estuvo llena de detalles y tradiciones que la hicieron única. Hay muchas otras tradiciones alemanas como la "Polterabend" que se celebra la noche anterior a la boda y donde se quiebra un montón de porcelana, o las despedidas de solter@ que también difieren mucho de las mexicanas, pero no las conozco a detalle. Aquí solo menciono lo que me llamó la atención y que no significa que todas las bodas alemanas incluyan las mismas costumbres o tradiciones.

Fue una boda bellísima que disfrutamos mucho como familia porque todos bailamos hasta la medianoche. Después de dejar a las niñas en la habitación, Tom y yo seguimos bailando hasta casi el final de la fiesta. Al día siguiente, la mayor parte de los invitados desayunamos juntos en otro salón reservado por los papás del novio para seguir la fiesta! Ahí mismo por la noche hubo otra fiesta, más sencilla pero con igual o más ambiente que la noche anterior, donde se sirvió "gulasch", hubo DJ y asistieron otros amigos de la pareja que no fueron invitados la noche anterior. Las niñas (sobretodo Catalina) bailaron y bailaron hasta medianoche también!

Los novios se irán de luna de miel al caribe en Octubre y establecerán su nuevo hogar en Berlín, donde seguro serán muy felices porque forman una pareja espectacular que ya lleva 4 años de noviazgo y que se lleva de maravilla. Muchas felicidades y muuuuchos años de feliz matrimonio!

julio 14, 2014

Fiesta de FROZEN, la reina de hielo

Curiosamente las entradas más leídas de este blog no tienen que ver con las experiencias de una mexicana en Alemania, sino con organización de fiestas, cómo hacer manualidades o mis entradas relacionadas con decoración. Eso no es malo, al contrario me da gusto que mis pininos en estos temas sean de ayuda o inspiración para otras personas en el mundo entero.

La entrada más visitada es sobre la fiesta de Rapunzel que le hice a nuestra hija mayor cuando cumplió 7 años. Ahora les escribiré los detalles de la fiesta de Elsa que celebramos ayer con motivo del cumpleaños #8 de nuestra hija pequeña.

Cuando la mayor cumplió 8 años quiso una pijamada, y como en esta familia somos muy parejos, la pequeña tendría opción de hacer igualmente una pijamada cuando cumpliera los 8. Obviamente así lo quiso y como cumple años en verano, decidimos planear algo muy distinto a la pijamada anterior celebrada en pleno invierno alemán.

Primeramente Catalina eligió el tema: FROZEN, la última película de Disney sobre Elsa, la reina de hielo y su hermana Anna. Como siempre, en Alemania es complicado conseguir material de fiesta con personajes específicos y más si son muy nuevos. Así que usando un poco de ingenio mexicano, me di a la tarea de hacer yo misma todos los elementos de la fiesta.

Lo primero: la invitación! Recién había pasado la primera comunión y tenía a mis papás en casa, así que por falta de tiempo opté por una invitación sencilla, impresa en papel fotográfico con Olaf en salvavidas y la leyenda "Quieres hacer un muñeco?". Por el reverso se daban los detalles de la fiesta: hora, lugar, que sería pijama-party y las cosas a traer, además de mencionar que haríamos monos de nieve con malvaviscos :) Si el clima estaba bueno, dormiríamos en tiendas de campaña por lo que tendrían que traer lo necesario para dormir afuera.

Invitación
Pastel
El día anterior tuve un seminario en Hannover todo el día, así que no pude avanzar mucho y el mero día de la fiesta por la mañana hice el pastel. Ya había pedido en internet lo que no había encontrado en el supermercado y manos a la obra. Quería hacer dulce cristalino azul que simulara hielo, pero después de dos intentos me dí por vencida e imprimí un castillo en cartoncillo y le puse escarcha en colores azul y plateado. Lo hice de 3 niveles, marmoleado con azul y morado por dentro y la cubierta fue de fondant azul (comprado). Coloqué algunas figuras plásticas de Elsa, Anna y Olaf, la vela con el número 8 y con obleas puse el mensaje "Happy Birthday, CATY" con marcador comestible por supuesto. Por los lados cubrí el pastel de betún blanco que simulara nieve. Y por último coloqué copos de nieve de marzipan recortados con moldes para galletas.
A todos (niñas y mamás) les encantó el resultado y aquí les pongo dos fotos para que se den una mejor idea de lo bello que quedó:

Pastel por dentro

La cita era a las 5 de la tarde y puntuales fueron llegando todas con maleta, colchas, almohadas, sacos de dormir, monos de peluche y regalos. El clima estaba de maravilla, 24 grados y sin pronóstico de lluvia. Mi marido había armado una carpa enorme que nos prestaron en el grupo de exploradores en el jardín y donde dormirían las 8 invitadas más mis dos hijas.
Poco a poco fueron acomodando sus cosas en la carpa y entregaron los regalos a la cumpleañera que fué juntándolos en un mesa para abrirlos más tarde.

El programa de la tarde fue el siguiente:
- Cantamos las mañanitas y merendaron pastel.

- Después se centaron en círculo en el jardín para llevar a cabo el ritual de abrir los regalos, que consiste en jugar con una botella vacía y empezando por la cumpleañera que la gira, cada invitada va entregando su regalo. Se abre y la próxima gira la botella hasta que todas han entregado sus regalos.
Caty había elegido algunos regalos en una tienda donde los invitados pueden ir a comprarlos, así que hubo pocas sorpresas. Muñecos de peluche, figuras de "Schleich", colores y libros.

- Y llegó la hora de romper la piñata, toda una tradición en los cumpleaños de Caty, la única mexicana en el barrio y que desde que cumplió un año tiene una piñata hecha por su mami :) Ahora le tocó a Olaf, el mono de nieve de la película en cuestión. Llena de dulces fue destrozada a la segunda vuelta y todas brincaron a recoger los dulces, la nariz, botones o brazos del pobre Olaf :)

Cumpleañera (Elsa) con Olaf
- Luego vendría una hora libre para bailar, jugar a las escondidas, a la pelota, en la hamaca o simplemente acomodar sus cosas en la tienda de campaña. En ese tiempo mi marido preparó el asador para las salchichas y yo las quesadillas en la cocina.
Otras niñas prefirieron usar el tiempo libre para pintar en unos cuadernillos que preparé precisamente para esos tiempos cortos pero que pueden ser aburridos para algunas que no quieren bailar o jugar. El cuaderno consistía en dibujos para pintar, crucigramas, y otros juegos con el tema de la película. Amarré las 20 hojitas con un listón azul y se lo pudieron llevar a casa para terminar de pintarlo.

- Hora de cenar!!! Como aqui anochece tan tarde en verano, pudimos cenar en la terraza y disfrutar del sol que todavía nos acompañaba con agradables 20 grados.

- Juego de presentación de peluches. Como todas las niñas trajeron su peluche preferido para dormir, sugerí una ronda de presentaciones. Cada una debía decir el nombre del muñeco, su edad, quién se los había regalado, etc. Fué muy divertido escucharlas y después de este juego todas nombraban a los peluches por su nombre.
Compañeros de sueño
- Monos de nieve con malvaviscos. Y para cumplir con la promesa de la invitación, hicimos monos de nieve pero con dulces. Las niñas insertaron malvaviscos en palillos grandes y con pintura para decorar pasteles les pusieron ojos, pelo, boca, botones, etc. Con palitos salados (tipo pretzel) les pusieron brazos y piernas (algunas) y con pedacitos de zanahoria la nariz. La idea era asarlos en la fogata más tarde, pero nadie quiso sacrificar su obra de arte y al día siguiente se los envolví en celofán para que se los llevaran a casa.


- Hora de cine. Para hacer tiempo mientras que anochecía, pusimos la película de "Frozen" en 3D en nuestro televisor de la sala y las niñas disfrutaron de la película como si nunca la hubieran visto. Mientras mi marido encendió la leña en la fogata.

- Finalmente se hizo de noche a eso de las 10 y media y salimos nuevamente al jardín a asar malvaviscos en una pequeña fogata improvisada en nuestro arenero. Fue muy lindo y divertido, además de que la luna llena nos acompañaba como invitada especial!

- Entre pláticas, chistes y cuentos de terror ya acurrucadas en sus sacos de dormir se llegó la media noche. Dos de las niñas decidieron dormir en la sala porque les dio miedo que alguna araña u otro animalito rondara por la tienda de campaña.

A las 7 de la mañana estaban todas despiertas y compartiendo sus experiencias nocturnas... quién se levantó al baño, quién vio un gato, quién oyó no se qué cosa, etc. Mientras preparaba el desayuno, vieron caricaturas en la sala y una a una se fueron cambiando de ropa y poniendo guapas en el baño.

El desayuno tuvo que comerse adentro porque no paraba de lloviznar y la temperatura había bajado a 12-14 grados durante la noche. Panecillos, cereal y fruta fueron disfrutados por igual entre risas, anécdotas y chistes. Me encanta ver como conviven 10 niñas en una mesa a la hora de comer :)
Desayuno listo!
Tardamos poco más de una hora en empacar maletas, ropa, sacos de dormir, y dejar la carpa tan limpia como cuando habían llegado. Mientras que llegaban los padres de familia por ellas, algunas se pusieron a bailar y otras a pintar.

A las 11 de la mañana llegaron por ellas y de recuerdo les dimos una bolsita con dulces como la de la foto:
Bolsita de dulces
El formato de la bolsita lo saqué de pinterest, así como muchas de las ideas que aquí comparto. De igual forma yo compartiré ahora mis creaciones en ese sitio para las personas interesadas en usar este tema para sus fiestas.

Fue una fiesta inolvidable como cada una de las que he organizado para mis hijas... Cada detalle representa mucho tiempo y trabajo, pero lo hago con mucho amor porque sé que estas vivencias se quedarán para siempre en su cajita de recuerdos, tanto en su mente como en sus albums fotográficos. Poco a poco ya no será necesario hacer tanto detalle, pues preferirán irse al cine o al boliche con amigas y si de adolescentes quieren hacer pijamada, ya no será mamá quien organice piñata, bolsitas o juegos. Esta etapa esta llegando a su fin y la despido con mucho gusto y con la satisfacción de haberles hecho fiestas muy especiales, cargadas de sorpresas y lindos momentos.

Ya veremos que organizamos para la próxima... la mayor cumple 10 años en enero próximo y veremos que desea para festejarlos. Hasta entonces!

mayo 31, 2014

Primera comunión bicultural

Mi marido y yo hemos formado una familia bicultural, donde nuestras hijas aprenden dos idiomas en casa: el español y el alemán. Además, seguimos costumbres tanto mexicanas como alemanas en nuestro diario vivir. Al igual que yo, mis hijas gozan de la doble nacionalidad y son tan alemanas como mexicanas. Yo sigo siendo más mexicana, pero los papeles me hacen alemana o mexicana en diferentes situaciones o lugares :)

Desde nuestro noviazgo bicultural, empezamos a planear una boda a la "mexicana" y decidimos casarnos por la iglesia católica, a pesar de que mi marido no practica ninguna religión. En ese mismo momento, se pactó que en caso de tener hijos serían bautizados también en la religión católica.
Así que desde que nació nuestra primera hija, tomamos la decisión de seguir hablando en nuestro idioma materno, cosa que a algunas personas no les pareció apropiado pero después de casi 10 años, seguimos igual y ha quedado demostrado que nuestra práctica tiene mas ventajas que desventajas. Y por otra parte, empezamos a planear su bautizo en Alemania.

Los abuelos maternos fueron los padrinos aprovechando que estaban aquí de vacaciones y se hizo una pequeña fiesta con amigos latinos y la familia alemana. En el caso de nuestra hija menor, el bautizo se realizó en Monterrey, aprovechando que ahora nosotros estábamos de vacaciones allá y los padrinos fueron mi hermano menor y su esposa. La fiesta fue meramente mexicana.

Y así cada celebración importante de nuestras hijas han sido acompañadas de tintes latinos y alemanes. Los cumpleaños se festejan con piñata, en la fiesta de inicio de la escuela primaria ("Einschulung") hubo invitados latinos y tampoco faltó la piñata, y ahora toca el turno a la primera comunión, que por cuestiones prácticas celebrarán juntas.

Obviamente no sólo los cumpleaños siguen tradiciones mexicanas, sino también la Navidad con tamales, villancicos y nacimientos, la Pascua con la abstinencia de carne y participación en las actividades religiosas como el Viacrucis, el 16 de Septiembre con alguna fiesta mexicana, día de las madres el 10 de mayo y el domingo que corresponde en Alemania, en los mundiales u Olimpiadas celebramos cada logro de México o Alemania y nos ponemos ambas camisetas! Y así en cada oportunidad que tenemos, nuestras hijas aprenden las costumbres y tradiciones de sus dos patrias.

Así que aunque la primera comunión la hicieron en Alemania, no dejé pasar la oportunidad de aportar algunos detalles para hacerla también un poco "mexicana". Para empezar, los abuelos maternos volaron de México para estar en tan importante celebración y como el resto de la familia mexicana no pudo asistir, invité a mis mejores amigas latinas que son como mis hermanas para reemplazarlos :) Habrá mexicanas, una colombiana, una venezolana y una hondureña, todas con sus respectivos maridos alemanes e hij@s :)

Por cuestiones prácticas, los vestidos no se trajeron de México pero fueron como los de allá, es decir largos, con crinolina y de fiesta! No llevarán guantes ni velo, ni bolso ni corona. Simplemente un arreglo sencillo en el pelo, pero que también fueron traídos desde México.

La ceremonia religiosa fue en la iglesia católica de nuestra ciudad y como eran más de 40 niños, se hicieron dos misas. A nuestras hijas les tocó en la primera a las 9:30 de la mañana, junto con otros 18 niños y niñas. En la ceremonia muchos de los niños leyeron en las peticiones, agradecimientos, saludo de bienvenida, etc. Igualmente nos pidieron a algunos de los catequistas leer en algunas otras partes de la misa. A mí me asignaron la última petición y copiando a mis colegas polacas de la segunda misa, pregunté si podía leerla también en español a lo cual me contestaron que sí. Me puse muy nerviosa, pero fue un momento muy especial el poder leer en mi idioma materno aunque fuera un poquito.

Después de la misa, organizamos una fiesta en un salón de la ciudad que incluiría comida y merienda. En total, fuimos casi 50 personas incluyendo 20 niños. Era importante que fuera una fiesta de niños, así que les asigné un salón aparte para que pudieran jugar, bailar y sentirse agusto. En otra parte sentamos a los familiares y amigos.

Llevamos música para ambientar la fiesta y las niñas bailaron bastante. Después de comer, salieron a un lago enfrente del restaurante donde se dieron gusto corriendo y explorando entre los árboles. Para la merienda, servimos pasteles de diferentes sabores y colores y las niñas volvieron a la pista hasta que las recogieron.

Salón de los niños
Pusé mucha atención en la decoración del salón y saqué muchas ideas de internet. No me gustan las flores en fiestas infantiles, así que opté por globos y como pueden leer en la entrada anterior, unas amigas me ayudaron una noche anterior a inflar 300 globos blancos y morados para decorar todo el local. Centros de mesa, adornos en las paredes y caminos de mesa le dieron un toque especial al evento. Creo que en Alemania no es común ver este tipo de decoración porque hasta la dueña del restaurante tomaba fotos :)

En Alemania, la costumbre indica mandar tarjetas de agradecimiento a los invitados unos días después. Pero siguiendo la costumbre mexicana, opté por dar detalles de agradecimiento a cada invitado al irse.

Detalles de agradecimiento
La fiesta fue un éxito, la comida deliciosa, el ambiente ameno y el clima agradable. Tanto adultos como niños se divirtieron y la pasaron muy bien. En nuestro caso particular, las niñas gozaron de cada detalle y cada momento, y yo? pues quedé agotada pero feliz! El tiempo se pasó muy rápido y ahora sólo quedan los recuerdos y las fotos para revivir tan lindos momentos.

Albums en español
Gracias a todos los invitados que hicieron de este día un día inolvidable. Gracias a mis papás por haber venido de Monterrey para compartir con sus nietas este momento tan importante en su vida. Y gracias a Dios por habernos mandado un poco de sol, por poder coincidir con amigos y familiares, y darme la oportunidad de vivir una fiesta tan multi-culti!

mayo 30, 2014

Detalles de la primera comunión

Me encanta organizar eventos y lo que más me gusta es planear los detalles que harán de esos eventos algo especial e inolvidable. No es necesario gastar mucho dinero para darle un toque único y la primera comunión de mis hijas estuvo llena de detalles para las niñas y para los invitados.

Invitaciones. Hoy en día, el internet ofrece un sinfin de posibilidades para imprimir fotos, tarjetas, calendarios y por supuesto invitaciones. Busqué un proveedor confiable con un software que contara con diferentes diseños y fácil uso. CEWE fue el elegido y después de ver varias ideas, decidí tomar algunas fotos de las niñas en la iglesia para incluirlas en la invitación. No se pusieron su vestido de comunión, un bolero blanco y las velas de bautizo fueron suficientes para contar con fotos adecuadas.


En la invitación incluí una frase bíblica en la parte trasera de la portada y algunos dibujos de uvas en las esquinas. La descripción fue escrita obviamente en alemán con dos versiones, una para familias y otra individual. Los nombres de los invitados y las firmas de las niñas fueron escritos a mano con un color plateado.
En los sobres blancos y simples agregué unos motivos de comunión recortados de una hoja para scrapbooking y pegados con unos cuadritos altos que les dieron una doble dimensión (realzados).

Pastel. Hubo buffet de pasteles a la hora de la merienda y algunas amigas y familiares trajeron diversos pasteles. Yo hice los muffins y el pastel principal con un molde de libro que me prestó una amiga. Ya que no soy experta en decorar, mandé imprimir las mismas fotos de la invitación en una placa comestible de fondant. Además se incluyeron los nombres de las niñas y la fecha y lo que elegí como logotipo de la comunión: un dibujo que incluye un copón, hostia, uvas y trigo. 


Separadores. Como recordatorio de la comunión entregué unos separadores de libros que incluyen las fotos de las niñas y el logotipo por un lado y por el otro una bendición irlandesa que me gustó:
Que Dios te de: por cada tormenta un arco iris, por cada lagrima una sonrisa, por cada preocupación una promesa y por cada prueba una bendición. Que por cada problema que traiga la vida, haya un amigo leal con quien compartirlo; que por cada suspiro haya una dulce canción y una repuesta por cada oración.
Los separadores los diseñé en powerpoint y los mandé imprimir en papel fotográfico. Luego los enmiqué y les coloqué un listón de color morado.

Dulces. De internet saqué la idea de convertir unos tubos de pastillas (Mentos en Alemania) en velas. Imprimí unas calcomanías con el logotipo de la comunión y las palabras "Danke" y "Gracias" con las que forré los tubos y les pegué una flama de papel amarillo en uno de los extremos.
Además imprimí calcomanías cuadradas con el mismo logotipo para pegar en unos chocolates Ritter que también fueron entregados como regalito a los invitados.
Y siguiendo la tradición alemana, se entregaron saquitos con 5 almendras cubiertas de azúcar y una tarjetita con la explicación de lo que éstas representan (en español y en alemán).




Centros de mesa.  Después de mucho pensar, me decidí por un centro de mesa con una vela morada dentro de una media pecera. Alrededor de la vela se colocaron almendras cubiertas y a las velas les escribí con una pintura especial para velas (de cera) los nombres de las niñas.

Además, se intercalaron entre los centros de mesa de velas, otros con globos que se hicieron con una media bola de unicel forrada de papel de china en colores blanco y morado. Para las mesas de regalos y pasteles, hice algo similar pero incluí el logotipo y las fotografías de las niñas.



Portavasos. Para adornar la mesa, imprimí unas figuras que después de recortar y enmicar sirvieron de portavasos para cada invitado. Sobre fondo morado, coloqué el logotipo de la primera comunión que incluye la fecha y los nombres de las niñas.


Globos. Una amiga que tiene experiencia en formar figuras con globos, me ayudó a crear racimos de uvas con globos morados y una cruz grande con globos blancos.
Las ideas las saqué de Pinterest y sinceramente quedaron mejor que lo que había visto :) Como pueden ver en las fotos de abajo, el salón lució espectacular en tonos de blanco y morado.


Guirnalda. Para adornar el salón, hice dos guirnaldas con los nombres de las niñas, una para cada salón
. No es nada díficil hacer los triángulos y colocar una letra en cada uno de ellos, al final todos se entrelazan con un cordón del cual se puede colgar o pegar en una pared.


Muffins y galletas. Para los pequeñines hice muffins de vainilla y otros con chispas de chocolate con betún morado y unas flores de papel comestible. Además les coloqué unos papelitos con el logotipo de la comunión y los coloqué en forma de cruz a la hora de presentar el buffet de pasteles.
Y mi mamá a través de una amiga de Monterrey que las hace, me trajo 40 galletas empacadas individualmente para entregar a los invitados. Tenían forma de hostias, copones, vestidos de comunión, cruces y palomas. Divinas!


Tarjetas en lugares. En el restaurante quedaron los niños en una mesa larga, mientras que los adultos quedaron en el salón principal separados en 3 mesas de 10 personas. Cada lugar tenía una tarjetita con el nombre de un invitado o invitada para que quedaran al lado de personas conocidas.  También me encargué de que las servilletas fueran de tonos morados para que convinaran con el resto de la decoración.


Albums. Aprovechando la visita de mi mamá, le pedí que me trajera los albums de Monterrey. Los elegí sencillos para que no ocupen mucho espacio al guardarlos y los invitados escribieron sus buenos deseos para las niñas en alemán o español.


Manteles y caminos de mesa. Y por último, mi mamá consiguió en Monterrey una tela muy linda de color morado con brillantina para el camino de mesa de las niñas y para los manteles de las mesas de regalos. El restaurante colocó además otros caminos de mesa de papel color lila en el resto de las mesas.

Y bueno, la preparación de meses para la decoración del evento valió la pena! Todo lució espectacular y los invitados quedaron fascinados! Lástima que el día voló y se terminó en un abrir y cerrar de ojos. Ahora quedan sólo las fotos y los recuerdos de uno de los días mas importantes y festivos de la vida de nuestras hijas: su primera comunión!