octubre 31, 2014

De Catrinas en Halloween

Como todos saben, nací y crecí en el norte de México específicamente en la ciudad de Monterrey, donde el día de muertos al menos durante mi infancia no era muy festejado. Recuerdo que el 2 de noviembre íbamos al panteón a visitar las tumbas de algunos abuelos, se limpiaban de hierbas  y se ponían flores frescas.
Dada la cercanía a Estados Unidos, se festejaba más el 31 de octubre el día de Halloween. Acostumbraba salir con mis vecinos y hermanos a pedir dulces a las casas de los vecinos, disfrazada de bruja, de princesa Leah, o de algún otro personaje de miedo siempre llegaba a casa con una calabaza repleta de dulces.
Nunca vi nada de malo en ello y el tema del día de muertos no se mencionaba en casa. El altar de muertos y todo lo relacionado a ese tema lo vine a conocer hasta que viví en Alemania en el 2002. Y poco a poco me voy haciendo experta en el tema:
Primeramente por las visitas a Hamburgo donde desde hace varios años se celebra el día de muertos en un museo muy conocido de la ciudad. Se pone un altar grandísimo, se presentan exposiciones, videos y conferencias del tema, ademas de vender comida mexicana, organizar manualidades para los niños y programa cultural con bailables y "concheros". Junto con la misa con Mariachi, es uno de los eventos al que contadas veces falto como este año que me voy a Paris justo ese fin de semana :(
También tuve que profundizar en el tema ya que el día de muertos se presenta como tema cultural en todos los cursos de español medio o avanzado y siendo mexicana incluso llevo pan de muerto o algún otro detalle a mis alumnos.
Además, el año pasado mis hijas y yo participamos en la grabación de un video para plaza sésamo donde se explica el día de muertos a los niños. He aprendido a hacer pan de muerto y este año pedí mis primeras calaveritas de azúcar para mostrarlas en una conferencia que di sobre este tema a mujeres de todo el mundo.
Una cosa ha llevado a otra y la semana pasada me entrevistaron para un periódico local, a cuya entrevista asistí vestida de Catrina. Nunca me había maquillado así y me sirvió de prueba ya que mis hijas también quieren disfrazarse de catrinas este Halloween.

La idea no se las dí yo, sino que la vieron en una revista de "Topmodel" que leen regularmente y que este mes de octubre dedica a la fiesta de Halloween. En algunas de sus hojas se muestran los pasos para maquillarse, se menciona que la tradición viene de México e incluso se incluye una foto de una modelo famosa que pasó en pasarela maquillada de catrina.

Y justo en estos días vi en un folleto de un supermercado, el disfraz de catrina entre sus ofertas para el 31 de octubre. La niña esta maquillada, lleva una diadema de flores en la cabeza y trae una camiseta y mallones con huesos pintados. Una catrina muy tierna y rubia.

Poco a poco nuestra linda tradición está traspasando fronteras y qué mejor oportunidad de ser embajadora entre nuestros vecinos, amigos y conocidos. Al mismo tiempo que mis hijas se disfrazan de catrinas, aprenden sobre esta bella tradición mexicana y portan con más orgullo su maquillaje, sus diademas de flores y sus guantes con huesitos pintados que materializan sus raíces mexicanas en cada detalle.

Aqui la foto del día de Halloween:
Y aquí la foto que me hicieron para el artículo del periódico que justamente se publicó hoy.

Así que Feliz Halloween y

octubre 15, 2014

La Muerte en (la) Vida

Como en otras ocasiones, en estos días han coincidido dos hechos relacionados a un mismo tema y que quiero compartir en este espacio. El tema al que me refiero lo he puesto como título, la muerte y su papel en nuestra vida, y la muerte en vida.
Se acerca el día de los muertos, fecha muy especial en mi país de origen y que de una forma o de otra he aprendido a conmemorar a pesar de haber nacido en el norte de México, lugar donde esta tradición no estaba tan arraigada en tiempos de mi niñez.

El 2 de noviembre siempre fue un día para visitar panteones y llevar flores. Cuando llegué a Alemania conocí el primer altar de muertos y lo que en el centro de México es toda una verbena popular. Así que este día y sus tradiciones se volvieron temas obligados en mis cursos de español. Poco a poco me volví adicta al tema, y el día de hoy tuve la oportunidad de presentarlo a un grupo de señoras que se reúnen una vez al mes a discutir temas diversos. Es un grupo internacional y elegí el día de muertos justo para este mes, de tal forma que coincidiera con un evento que se organiza en Hamburgo (el 1-2 noviembre) y donde tendrán oportunidad de conocer más al respecto si les interesa.

Preparé pan de muerto y mandé pedir algunas calaveritas de azúcar para enseñarlas durante la charla. En total eramos 14 mujeres de 10 países diferentes. Mostré videos, fotografías y conté todos los detalles de los altares, las catrinas, las calaveritas y el porqué de la celebración. Creo que México es uno de los pocos países donde la muerte no causa miedo ni es tema tabú. Aclaré que al morir una persona si hay duelo y luto, y no hacemos fiesta a la hora del entierro. Pero la celebración del día de muertos despertó mucho interés, hicieron muchas preguntas y coincidieron en que dicha fiesta da otro significado a la muerte.

Definitivamente ver esqueletos vestidos y bailando, calaveras de azúcar en las panaderías y gente pintada de catrinas no nos espanta. Nos reímos de las calaveras literarias que salen en periódicos, decoramos con flores y colores brillantes los panteones y altares, y comemos pan "con huesitos" de decoración. Elementos que a más de un alemán le causa revoltura de estómago y pone cara de miedo cuando ve esqueletos de papel maché en fotografías.

Los alemanes también visitan panteones en noviembre y la iglesia católica incluye los días de todos los santos y de todos los difuntos al igual que en México. Pero todo es más solemne, triste y privado. Creo que el día de hoy más de una persona cambió su perspectiva de estas fechas y aunque no pondrán altares ni se pintarán la cara, al menos sabrán que la muerte es sólo una parte más de la vida y que no hay que angustiarse ni asustarse tanto.

Por otro lado, el tema de la muerte ronda mi cabeza desde la semana pasada y no porque haya fallecido algun pariente o amigo. Me refiero a las fosas encontradas en el estado de Guerrero últimamente. Qué no es tema nuevo? Sí, lo sé.

Hace 3 años pasé por una fase que  me convirtió en "activista", creí que podía poner mi granito de arena y cambiar el destino de México al protestar y clamar justicia junto con Javier Sicilia. Poco me duró el gusto y traté de olvidarme de la política mexicana y seguir mi vida tranquila en Alemania. Pero cómo dormir tranquila sabiendo que hay tanta gente sufriendo en mi país?

No sólo me refiero a los pobres, a los desempleados, a los índigenas, a los marginados, a los niños de la calle. No! Me refiero a todos esos padres, hermanos e hijos de desaparecidos. Dicen que no hay dolor más grande que perder un hijo, pero yo creo que es mayor aún el dolor de tener un hijo desaparecido. No saber qué pasó, ni si vive o está muerto.

Y vuelvo al tema de los muertos... Creo que no hay cultura en este planeta que no dé digna sepultura a sus difuntos. De una o de otra forma, siempre se busca la forma de despedir a los seres queridos y darles un lugar para visitarlos o tenerlos presentes. Y todos esos cuerpos que están en esas fosas en tierras mexicanas?

De sólo pensar se me llenan los ojos de lágrimas. Acaso por ser delincuentes o por pertenecer a bandas merecen ser enterrados en fosas comunes (y sé que la mayoría son inocentes)? Ser masacrados, calcinados y sólo Dios qué mas. No me puedo quitar las imágenes de la cabeza. Sean 10, 20 o 100 cuerpos, para mí es una multitud y todos ellos tienen una familia que les debe una digna sepultura.

Pienso en esos padres y madres de los estudiantes de Ayotzinapa, de las chicas desaparecidas en Juárez, de los "levantados" en todos los rincones del país... esos sí que estan muertos en vida. Dios les dé fortaleza para seguir de pie, exigir justicia y encontrar aunque sea los cuerpos de sus hijos sin vida. Ese dolor no se lo deseo a nadie y me duele en el alma saber que no son nazis, ni terroristas, ni invasores de otro país los causantes de ese dolor. Son mexicanos!

Hasta cuándo? No volveré a las andadas del "activismo" ni participaré en protestas esta vez. Sólo ruego a Dios por todas esas familias y por MI familia para que nunca tenga que pasar por ese dolor. Rezo para que en México reine la paz y esas escenas no se repitan nunca jamás. No tengo idea de cual sea la solución ni si acaso algun día pueda caminarse con tranquilidad en las calles de Guerrero o Michoacán.
Sólo confío... sólo rezo... sólo tengo esperanza en un mejor mañana :(

octubre 14, 2014

Niños bilingües

Pocas veces utilizo este blog para copiar artículos de otros autores, pero éste en particular me ha quedado como anillo al dedo y sé que muchos de mis lectores viven una situación similar: hijos bilingües en casa.

El artículo lo ha escrito Rita Rosenback, madre de dos hijas multilingües y autora de un libro relacionado al tema. Su blog lo encuentran en: http://multilingualparenting.com/ (en inglés)

Enseguida de cada punto, agrego mi experiencia personal.

1 – No sucede por magia
Los niños no llegan a ser bilingües por magia. Existe una creencia que dice que “los niños son como esponjas cuando se trata de un idioma” y que aprenderán todos los idiomas que escuchan regularmente – esto no es verdad. Si, cuando las condiciones son propicias los niños crecerán aprendiendo los idiomas de la familia, pero no debemos dar por hecho que pasará así nada más sin nuestra ayuda.
Cierto. Se necesita mucha paciencia y constancia. 

2 – Necesitan un plan
Para tener la mejor probabilidad de tener éxito en criar hijos bilingües, necesitan planear. Qué nivel de fluidez desean para sus hijos? Y con respecto a leer y escribir? Quien va a hablar cual idioma y cuándo? Discuten de estos temas en familia y fijense metas conjuntamente.
Desde antes de que naciera nuestra primera hija, leí al respecto y decidimos que yo sólo hablaría español y mi marido alemán. A casi 10 años de esa decisión, seguimos con nuestro plan. Yo les leía por la noche cuentos en español, y ahora ellas lo hacen solas.

3 – La regularidad es esencial
Una vez que tengan un plan, necesitan comprometerse como familia a ser regulares en el idioma que usan. Es verdad, que los niños pueden llegar a ser bilingües aun cuando los papas mezclan los idiomas, pero el riesgo que vayan a preferir hablar la lengua mayoritaria es más alto si se han acostumbrado a que el padre que habla la lengua minoritaria cambie seguido a la lengua mayoritaria.
Es difícil, especialmente cuando están otras personas presentes que no saben español, como mis suegros o amiguitas de mis hijas. Aquí seguí el consejo de una amiga, tú habla en español a tus hijas y luego traduce a los presentes. Es tedioso, pero lo he logrado.

4 – Tendrán que prestar atención a cuánto tiempo están sumergidos en el idioma
Una vez que tengan su plan, también necesitaran examinar cuanto tiempo de inmersión recibirán los hijos para adquirir el idioma. Existe una recomendación general que los niños deben estar sumergidos en el idioma por lo menos 30% del día para llegar a ser bilingües. Esto nos sirve de guía, dependiendo del tipo de inmersión, los niños necesitarán mas o menos tiempo para dominar un idioma.
Además de hablarles sólo en español, procuro ver caricaturas o películas en español con ellas, además de siempre tener libros adecuados a su edad en español, tanto de lectura como de ejercicios escritos. Y al menos una tarde por semana, nos sentamos a hacer tarea en español.

5 – Tendrán que consagrar un poco más tiempo (y tal vez invertir un poco de dinero)
Necesitaran encontrar el tiempo de hablar seguido, leer y encontrar los recursos necesarios para ayudar a sus hijos a aprender el idioma. Tal vez necesitaran tomar vacaciones para viajar y alentar el deseo de sus hijos a hablar el idioma.
Cierto. Aunque no siempre se puede viajar a México, algunas veces hemos cambiado el destino de vacaciones a España precisamente por el idioma. Además, de que en ese país tambien me puedo surtir de material didáctico (películas, CDs, libros).

6 – Habra personas que dudan
No todos estarán de acuerdo que es buena idea criar a sus hijos con varios idiomas. Algunos les dirán que no tiene sentido, o que no va a funcionar. Otras personas pensaran que son demasiados exigentes con sus hijos, y aun otros les dirán que van a confundir a sus hijos con tantas lenguas. No les hagan caso a estos escépticos, pero sean indulgentes con ellos porque simplemente no saben de lo que hablan.
El caso más extremo era la abuelita de mi marido, que cada vez que me escuchaba hablando español con las niñas empezaba con una letanía interminable. Ahora mis suegros han confesado que tenían sus dudas al principio, pero ahora ven que las niñas no tienen problema con el alemán y me felicitan por mi constancia. Poco a poco hay menos intolerantes, pero de repente se encuentra uno cada "escéptico" :)

7 – No tomen en cuenta los malos consejos
Habrán tal vez profesionales que les aconsejan de parar de hablar un idioma a sus hijos. Si tienen dudas con respecto al desarrollo lingüístico de sus hijos – hablen con un especialista que tenga experiencia con los niños bilingües.
Es importante también adquirir libros que explican cómo criar niños bilingües, las ventajas de aprender idiomas desde pequeños, y por supuesto preguntar a otras personas que han pasado por lo mismo.

8 – A veces puede ser duro
Habrá todo tipo de desafíos durante el camino en su jornada bilingüe – aparte de los escépticos y los expertos que no tienen caso habrán obstáculos más corrientes: podrán continuar con su proyecto bilingüe aun cuando las sorpresas de la vida les suceden, tal como los cambios de situación familiar, las mudanzas, los cambios profesionales, las influencias externas, etc. ? Cuando se les hace muy difícil, pidan ayuda y consejos.
Es duro y difícil, pero con paciencia se logra. Animo!

9 –Sus hijos tal vez les contestaran en la lengua equivocada
Este le sucede más al padre de la lengua minoritaria. Pueden sentir que han hecho todo para ser regulares y consistentes, y aun así uno de sus hijitos llega de la escuela un día y ya no quiere hablar la lengua minoritaria. Tal vez se sentirán desanimados y decepcionados, pero es esencial que no se den por vencidos y que continúen a ser regulares y consistentes y si es posible, aumentar el tiempo de inmersión.
Todavía en tiempos del jardín de niños, mis hijas me contestaban en español. Pero al entrar a la escuela, poco a poco fueron cambiando sus relatos al alemán. El día que les dije que no les entendía, la mayor me contestó "bueno, entonces le cuento a mi hermanita que si me entiende". No tenía caso forzarla, pues dejaría de contarme lo sucedido en la escuela. Ahora escucho y algunas veces repito lo mismo que me han dicho en español, pero SIEMPRE les doy mi opinión, respuesta o sugerencias en español. Lo mismo sucede a la hora de hacer la tarea.
Gente que nos observa conservar en la calle o en la casa se ríe de nuestra mezcla, yo hablo en español, las niñas contestan en alemán. Una conversación muy divertida!

10 – Sus hijos obtendrán muchísimos beneficios al ser bilingües
Si aún dudan si van a criar a sus hijos bilingües o no, lean todos los beneficios magníficos que sus hijos ganaran si lo hacen. Todos queremos lo mejor para nuestros hijos, entonces porque no darles este regalo maravilloso de poder hablar varios idiomas.
Cierto. Mayor regalo no puede darse y más aún en estos tiempos de globalización donde cada idioma extra es un punto a su favor!

11 – Jamas se arrepentirán
Se los prometo, jamás se arrepentirán de la decisión de seguir adelante y asegurar que sus hijos crezcan hablando todos los idiomas de la familia. En cambio, he escuchado varios padres decir que se sienten tristes por que renunciaron transmitir sus idiomas a sus hijos – sin hablar del hecho que muchos adultos exprimen decepción por que no se les enseño el idioma de sus papas cuando estaban jóvenes.
Cierto. En más de una ocasión han llegado personas a mis cursos de español diciendo que son hijos de madre latina o española, pero que no les hablaron en español y no lo dominan, así que tienen que aprenderlo desde cero. Triste y por eso no quiero que mis hijas vayan a tener que visitar cursos de español en un futuro, teniendo en casa a una profesora de español :)

12 – Se sentirán orgullosos
Se sentirán orgullosos cuando sus hijos hablen por primera vez en el idioma de sus abuelos o de sus familiares. Les puedo asegurar que ese sentimiento es maravilloso. No solamente se sentirán orgullosos ustedes, pero también todos los demás miembros de la familia. Seran un gran ejemplo para otras familias.
Cierto. Orgullo al escuchar a mis hijas hablar por skype o teléfono con mis papás, y aunque batallan para formar frases complicadas, hacen el esfuerzo y se comunican. Sé que estando solas en México, se darían a entender y en pocos días o semanas lo hablarían con fluidez.

Así que no desfallezcan en el primer intento. Es un trabajo difícil y que requiere mucha paciencia, más de la que pensé tener. Pero si se hace desde el principio se volverá una rutina y no será tan difícil hacerlo día con día. No tengan miedo a que los niños no aprendan el idioma del país donde viven, ese se aprende de una forma o de otra, pero el segundo o tercer idioma será cuestión de la constancia de los padres. Obviamente cualquier escuela internacional, clases particulares o cursos de español con los amiguitos ayudarían muchísimo, pero desgraciadamente no todos cuentan con estas ventajas a la vuelta de casa.

En nuestro caso, el español sólo lo escuchan de mí y de todo lo que yo les pongo como música, televisión, llamadas a los abuelos, libros, etc. Y si Dios quiere, a partir de 5to año podrán reforzarlo en la escuela, donde seguirán aprendiendo inglés que en Alemania es el segundo idioma. Si no tienen suerte en el sorteo que se hace, tendrán que aprender francés, que sería su cuarto idioma y del cual no tengo la menor idea. Pero confío en mi buena suerte y que sean elegidas para el grupo de español :)
Ya les contaré en un par de meses cual será el destino de Victoria :)

Mientras a seguir con mi labor de profesora de español fuera y dentro de casa!

octubre 05, 2014

Lo que no me gusta de Alemania

Así como escribí lo que me encanta de Alemania, ahora toca el turno a lo que no me gusta tanto en este país. Iba a titular la entrada como "lo que odio...", pero sinceramente no es para tanto. Son cosas que no me gustan, o a las que no me he adaptado/acostumbrado todavía.

- el horario de las farmacias
- la eterna espera en los consultorios médicos aún con cita programada
- las cámaras de control de velocidad en calles y carreteras
- que el alemán promedio no se baña a diario
- la falta de rebajas en tiendas y supermercados
- la no-espontaneidad de los alemanes
- el comercio cerrado en domingo
- el GEMA
- la gramática del idioma alemán
- que no hay cafeterías tipo Sanborn´s, Toks, etc
- que se cobra cada café o refresco que te sirven
- que la gente tarde mucho en "tutearse"
- recoger la nieve de la entrada en invierno
- el frío (amanecer bajo cero) que dura más de 3 meses
- los impuestos, pero en particular ese de uso de radio y televisión
- que como paciente "público" te den una cita con un especialista en 6 meses
- la informalidad al vestir en fiestas y reuniones
- los hospitales funcionan a medias los fines de semana
- las personas que se quejan "de lo bien que están"
- las garrapatas en el bosque y los piojos en las escuelas
- la falta de puertas en regaderas de instalaciones públicas (albercas, gimnasios, etc)
- el pago en efecivo o con tarjeta de débito en mueblerías y talleres mecánicos. No se aceptan tarjetas de crédito.
- la gente descortés que no saluda en elevadores, cafeterías, parques, etc.
- que no usan servilletas a la hora de comer y yo si me ensucio!
- los paranoicos que no usan redes sociales

y creo que de momento no se me viene otra idea a la cabeza. Como pueden ver, son más las cosas que me gustan :)