febrero 27, 2014

Extraño el "shopping"

Nací y crecí en Monterrey, México, una ciudad en el norte del país que no es considerada fronteriza pero que está sólo a dos horas en auto de la frontera con Estados Unidos.

Como en toda familia de clase media, crecí con la costumbre de ir al "otro lado" de compras al menos dos veces al año. Las ciudades favoritas para ir son Laredo o McAllen, ambas en el estado de Texas, pero algunas familias visitan San Antonio o la Isla del Padre sobretodo en vacaciones, puentes o en fin de año.

Mis papás preferían McAllen que aunque esta un poquito más lejos que Laredo, era más tranquila para las compras. Creo que sólo dos veces visité Laredo y al igual que mis padres, preferí siempre McAllen. ¿Porqué cruzamos la frontera para gastar dinero? y qué compra la gente?

Ufff!!! Mejor dicho que no compran los regiomontanos en Texas! En nuestro caso, era normal comprar ropa y zapatos de temporada, algunas cosas de despensa y antes de entrar a la escuela, era requisito ir para comprar los artículos escolares, mochilas y chucherías. Cuando se acerca Navidad, mucha gente compra los juguetes o aparatos electrónicos en Estados Unidos. Y últimamente en Noviembre, mucha gente aprovecha las ofertas de "Acción de Gracias" (Thanksgiving).

Pero el ir a McAllen no consistía sólo en comprar, sino en un paseo con una rutina muy particular. Para empezar, salíamos muy temprano para no encontrar demasiada gente en la "pasada" (en el puente para cruzar la frontera). Llevamos algo de comer para el camino que tenía que ser consumido antes de llegar al puente (frutas y otros alimentos no se pueden pasar). Y recién cruzando a Texas, llegábamos a desayunar a alguna cafetería, ya fuera un sandwich de huevo, unos hotcakes o algo similar.

Dependiendo de la hora, llegábamos a las primeras tiendas de ropa o zapatos y para mediodía hacíamos el check-in en el hotel donde dormiríamos una noche. En mi niñez siempre fue "La Quinta", y ya de joven probábamos otros hoteles más económicos. Total, sólo era para pernoctar.

Por la tarde seguían las compras ya fuera en el "Mall" o en el centro de McAllen. A finales de los 90´s se empezaron a construir "outlets" y en los últimos años, ya casi no íbamos a los centros comerciales, sino que pásabamos casi el día completo en el "outlet" (un conjunto de tiendas de marcas con precios muuuuy reducidos).


Terminábamos el día de compras en el Red Lobster, mi restaurante favorito hasta la fecha o cuando más pequeña, íbamos a las hamburguesas, pero a las buenas, no al McDonalds o al Burger King.
Al día siguiente, desayunábamos "bagels" con queso crema, cereal o pan tostado, únicas opciones en este tipo de hoteles sencillos y económicos.
Y a seguir las compras! A media tarde volvíamos a Monterrey, pasando obviamente el puente fronterizo y rezando para que el aduanal no se pusiera pesado al revisar la cajuela. Ah! y se me olvidaba, antes de llegar al puente nos deteníamos en HEB (supermercado) a comprar roles de canela y las cosas de despensa que mi mamá siempre compraba. En el estacionamiento, quitábamos todas las etiquetas de las compras del día y empacábamos bien todo en las maletas vacías que habíamos traído de Monterrey.

Eran viajes muy divertidos! Y ya de casada, en mis viajes a Monterrey nunca falta una escala en McAllen, ya sea sólo con mi marido, con mis papás o ahora con las niñas. La rutina es muy similar, y hay cosas que no se pueden omitir como la parada en el Red Lobster, los outlets, la tienda de "dollar", Victoria´s Secret, HEB o Walmart y Payless Shoes :)

Mi marido se acostumbró a comprar prácticamente su ropa en los outlets y en mi caso, todavía no le hallo el gusto a comprar en Alemania. Ya no vamos a México tan seguido y esos viajes a McAllen son cada vez más esporádicos, por lo que tenemos que comprar aquí, pero nunca será como el "shopping" tejano.

Ya que no sólo extraño esa rutina tan divertida, extraño:
 - los outlets y las ofertas de verdad
 - los dulces de Pascua y Halloween
 - la decoración para fiestas
 - el pasillo de artículos escolares y manualidades en los supermercados
 - la variedad de harinas preparadas y sobretodo de betunes (aquí saben horribles)
 - el ambiente en los restaurantes, siempre llenos y con gente esperando mesa
 - las tiendas departamentales con sus enormes secciones de ropa infantil, cosas para el hogar, decoración de la temporada, joyería
  - la comida china del área de comidas en el centro comercial
  - los cupones de descuento
  - el no pagar en los estacionamientos de los centros comerciales
  - los buffets chinos
  - las tiendas de joyería de fantasía donde comprabas 5 x 3, y 10 x 6 o descuentos parecidos

Pocas veces fui con amigas, creo que decí haberlo hecho más a menudo. Comprar con mi marido no es tan divertido como con amigas, pero si lo importante es comprar, no importa la compañía!

Cómo extraño esos viajes cortos en donde gastábamos mucho dinero y parecíamos estar en un maratón de compras. Tienda, tienda, tienda... pausa para ir al baño o comprar algo de comer... tienda, tienda, tienda! Espero pronto ir a Monterrey y poder planear otro de estos viajecitos tan provechosos! Quién me invita?

febrero 24, 2014

No soy "bio"

En mi reciente entrada sobre supermercados alemanes, recibí muchos comentarios sobre la omisión de las tiendas de productos "bio" o ecológicos  y es que la verdad es, que no los conozco porque no soy fan de esa "onda".
En Stade, la ciudad donde vivo creo que hay una tienda especializada en productos orgánicos, pero sólo una vez la he visto por fuera mientras esperaba a una amiga que necesitaba algo de ahí. Además he escuchado de algunos puestos del mercado sobre ruedas que sólo manejan productos "bio", pero como nunca compro allí, no estoy enterada del todo.

¿Qué significa que un producto sea "bio"? Creo que ya todo mundo conoce esta característica que proviene de lagricultura ecológica, o sus sinónimos orgánica o biológica, el cual es un sistema para cultivar una explotación agrícola autónoma basada en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis, u organismos genéticamente modificados (OGMs) -ni para abono ni para combatir las plagas-, logrando de esta forma obtener alimentos orgánicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente. Todo ello de manera sostenible y equilibrada. (de wikipedia)

Y este tipo de agricultura existe en Alemania desde hace varias décadas, teniendo un crecimiento considerado a partir del 2000. Es decir, cuando llegué a este país. Cada año se convierten más áreas de cultivo en "ecológicas" y se encuentran más productos con la etiqueta Bio.

Pero al mismo tiempo ha habido grandes escándalos sobre la veracidad de lo orgánico y sobretodo he visto documentales donde las gallinas ponedoras no están tan felices como prometen los ganaderos en su publicidad. En parte estos escándalos y la poca diferencia en sabor (para mi gusto) me han alejado de esta moderna tendencia.

Creo en la dieta equilibrada, y me concentro más en el consumo de frutas y verduras (normales) o carnes blancas sobre las rojas, a la hora de hacer la compra. Así que hasta ahora, los productos marcados como "bio" no tienen lugar en mi alacena ni en mi refrigerador.

Y vaya que algunos supermercados locales ya manejan dos marcas genéricas, una clásica y otra "bio" donde los precios ya no son tan elevados como lo eran hace algunos años. Y aún así, no estoy convencida de que sean productos realmente mejores, o que los no orgánicos hagan daño a la salud.

Me fui de fotógrafa a los supermercados para complementar esta entrada, y no sólo encontré huevos de gallinas felices y leche de vacas contentas, sino también chocolates, salsa de soya, pan, café, y cereal. El área de frutas y verduras está llena de tomates, zanahorias, pepinos y otros productos orgánicos e incluso en el área de alimentos para bebé, encontré papillas con carne biológica.








Interesante, no? Desconozco que tan fuerte sea esta tendencia en Latinoamérica, pero hace algunos años que estuve en Monterrey si ví frutas y verduras catalogadas como orgánicas. Supongo que al igual que en Europa, el crecimiento de esta industria va a la alza y poco a poco gana más adeptos.

Yo sigo un tanto escéptica, y es que creo que ésto es como la religión, eres o no eres "bio", para mí es difícil sólo comprar un paquete de tomates orgánicos y el resto de productos normales.Y a pesar de tener buenas amigas completamente convencidas de los beneficios de la agricultura orgánica, yo sigo más bien "atea". Talvez algún día cambie de parecer, o talvez nunca... no lo sé!

febrero 19, 2014

Cada semana un mundo nuevo en Tchibo

Tchibo es una de esas tiendas que talvez el turista normal en Alemania no conocerá en los pocos días que visita el país, pero que el extranjero encontrará en sus primeros meses de estancia sin lugar a dudas. Y con suerte, será atraído por este concepto que no existe en muchos países del mundo.
Logo Tchibo

¿Qué es Tchibo? Pues es una tienda, pero tambien una marca y un concepto. La tienda nació en 1949 en Hamburgo, donde actualmente está su corporativo. Su nombre viene de "Tchi" del apellido de uno de sus fundadores: Tchilinghiryan y "bo" de la palabra en alemán para granos de café: Bohnen.

Café Tchibo
Su negocio inicial consistió en vender café por correo, el cual fue muy existoso. En 1955, abrió la primera tienda (filial) para que el cliente pudiera probar el café antes de comprarlo y poco a poco fueron incorporando pan y pasteles. El café se convirtió en un artículo de lujo que empacaban en latas o bolsas de tela, y al verse forzados a no regalar productos junto con el café (recetarios o las mismas latas), empezaron a vender productos de uso doméstico.

En 1973 nació el eslogan "Cada semana un mundo nuevo", con el cual la tienda cambia la totalidad de sus productos cada semana con un tema particular que puede ir de "ropa para esquiar" hasta "joyería", de "productos de limpieza" a "electrodomésticos" o "ropa de cama". Adicionalmente, Tchibo sigue vendiendo café de diferentes países a granel o empaquetado, en grano o molido, con sabor o natural, etc.

Actualmente Tchibo cuenta con 1,000 tiendas y más de 20,000 puntos de venta que pueden ser supermercados, droguerías o panaderías. En esos puntos de venta tienen un par de anaqueles con algunos de los productos que también son cambiados cada semana sin excepción. Lo que queda de la semana anterior se pone en oferta o se devuelve para venderse por internet con descuento.
Filial Tchibo

Las tiendas Tchibo no son muy grandes y la mayoría tienen un pequeño espacio para que puedas tomarte un cafecito con pastel. Las empleadas visten uniforme y es posible adquirir una tarjeta de "cliente frecuente" para acumular "puntos de café" y comprar artículos.

Tchibo es una de las cadenas alemanas más grandes y ya tiene presencia en 15 países del mundo, ya sea por contar con filiales o al menos con puntos de venta. En los últimos años ha incursionado en otro tipo de negocios como seguros, electricidad, telefonía celular, y agencia de viajes. No sé que tan éxitoso sea en esos rubros, pero en las tiendas se ve siempre mucho movimiento y conozco mucha gente que es fan de sus productos.

En internet no encontré información de dónde produce o empaca sus productos, lo cuál siempre ha sido un enigma para mí. ¿Cómo es posible hacer colchas, licuadoras, joyas, escobas, zapatos, pantalones, artículos de papelería, CDs de yoga, muebles, etc con una misma marca??? Obvio que no producen dichos artículos, pero simplemente el empacarlos implica proveedores de todo tipo. Y la mayoría de los productos traen la etiqueta TCM, por lo que sí se interviene en el proceso de producción de muchos de sus productos.

En fin, sigo con mi enigma y con mi tarjeta de "cliente frecuente", esperando las ofertas de la próxima semana y acumulando puntos con mis compritas :)

Y para que se sorprendan como yo, aquí algunos ejemplos de sus "mundos" semanales:

En la cocina:



Productos de belleza:


Ropa de lluvia:


Artículos para celulares, MP3, etc



Muebles





febrero 12, 2014

Supermercados en Alemania

Desde que llegué a Alemania me sorprendió lo diferente que son los supermercados aquí en comparación con lo que conozco de Latinoamérica o Estados Unidos.

De recién casada vivíamos en un apartamento en el centro de una pequeña ciudad, donde caminando podía ir a un pequeño super que quedaba justo enfrente del edificio donde vivía. Cuando entré por primera vez tuve una reacción de "shock!", todo estaba amontonado, los pasillos demasiado angostos, el tamaño del super muy pequeño, no había publicidad de nada, ni personas ofreciéndote productos, ni música de fondo, muchos productos de marcas desconocidas y unas cuantas cajas, donde sólo había una abierta. Ese fue mi primer contacto con un ALDI, una cadena de supermercados de precios bajos que a mi marido no le gustaba pero que al estar cerca, me tocaría visitar a menudo.

Después conocí otro supermercado llamado Marktkauf que se parece más a lo que conocía de México (Soriana, Comercial Mexicana, etc). De tamaño: grande, todo tipo de departamentos incluyendo ropa y zapatos, productos de todas las marcas incluyendo las genéricas, y muchas cajas abiertas a la hora de pagar. Pero aún así había muchas diferencias que con el tiempo fui descubriendo, y que menciono a continuación:
- No aceptan tarjeta de crédito
- No hay ofertas de 30% en salchichonería, ni martes de frutas y verduras. Los descuentos son hasta de un 20% y en unos cuantos productos. En algunos casos llaman oferta a la diferencia entre 3.20  y 2.99, que me parece risorio y un gasto innecesario de publicidad y etiquetas :)
- No hay bolsas de plástico para guardar la compra, en algunos supermercados te venden bolsas de papel, plástico o tela.
- Nadie te ayuda a empacar la compra, uno mismo la sube a la caja y después hay que volverlo a guardar en el carrito para empacarlo en el coche, o uno mismo acomoda sus cosas en bolsas, cajas o canastas.
- Es difícil encontrar personal a quien preguntar algo
- Normalmente parece que las cajeras tienen prisa y te pasan los productos a velocidad luz sin que tengas suficiente tiempo para guardarlos ordenadamente
Sartén intercambiado por puntos
- Las frutas y verduras normalmente se pesan en la caja (como en México), pero en otros supermercados uno mismo imprime las etiquetas de la báscula después de pesarlos.
- Y si de promociones u ofertas hablamos para atraer al cliente frecuente, se tienen varios modelos:
       - por cada compra, te dan sellitos o calcomanías que al acumularse se pueden intercambiar por ciertos artículos con un tema determinado. Cómo por ejemplo, sartenes, cuchillería, monos de peluche, vasos, etc.
        - por cada X euros de compra te dan calcomanías para albums de las olimpiadas, de Disney, de animales, de ecología, etc. Para los niños, este pasatiempo es un hit! y muchas veces para las madres también!
        - en algunos supermercados grandes, hay tarjetas plásticas de cliente frecuente que acumulan puntos para canjear por productos (nunca dinero)


Después de casi doce años en este país, he conocido todos los supermercados y puedo resumirlos en tres o cuatro grupos:

- Los supermercados populares: Aldi, Lidl, Netto. Precios bajos, poca variedad, pequeños. Estos se identifican también porque cada semana sacan productos que sólo se consiguen en esa semana y que casi siempre tienen que ver con un tema en particular, por ejemplo jardinería, o ropa deportiva, o artículos de oficina. Muy buenos precios y en algunos casos buenos productos, pero hay que estar ahí el primer día de la promoción si quieres alcanzar alguno. Tipo de clientes: gente de bajos recursos, inmigrantes, y amas de casa en busca de alguna promoción o con poco tiempo (como yo!).

- Los supermercados grandes: Marktkauf, Kaufland, Famila. Precios varían, mucha variedad de marcas y productos, grandes. Tienen personal en carnicería, salchichonería, etc.

- Y luego están los medianos que podría separar en los caros como Edeka, Rewe que manejan productos un poco exclusivos y de marcas conocidas. Su departamento de frutas y verduras se caracteriza por tener calidad, frescura y productos exóticos. Y otros no tan caros como Penny, Spar que tienden un poco a los populares pero tienen un poco más de orden y más personal.

Además hay supermercados mayoristas como SAMs en América, en el cual dueños de pequeños negocios pueden surtirse con presentaciones gigantes. Aquí en mi ciudad hay uno llamado Handelshof, y aunque no es barato de repente se consiguen productos que no hay en cualquier parte (licores, cortes de carne finos, etc).

También hay mercado "sobre ruedas" con productos de la región que normalmente se ponen una o dos veces por semana en el centro de las ciudades. En lo particular no los frecuento porque me parecen caros y soy de las que van mejor a un lugar a comprar todo una sola vez por semana.

Y otro tipo de negocios que son muy populares en Alemania son las droguerías, dónde hoy en día no sólo se consiguen cosméticos y productos de aseo personal, sino también alimentos, productos de limpieza y además cuentan con buen servicio de impresión de fotografías.

Como ama de casa, he aprendido a comparar precios y buscar las mejores opciones de compra, pero definitivamente no soy de las que lee cada folleto de promociones y va comprando en diferentes lugares artículos rebajados. Procuro ir una vez por semana a un super grande y si hay algo muy particular que veo en promoción, planeo esa semana la compra ahí para no andar de super en super. Y obviamente cuando me falta leche, pan o huevos voy al que me queda de paso y me limito a comprar lo que necesito.

Esto de ir al super es todo un arte! y hay que conocer qué hay en la región para comprar más por menos, o no dice así algun comercial de Soriana?

febrero 10, 2014

Prostitución y Dignidad

Tengo muchos temas pendientes en este blog, pero esta mañana he participado en una conferencia con el tema prostitución y tengo que escribir todo lo que escuché porque me parece importante compartirlo.

Siempre he estado en contra de la prostitución... Y hoy, después de escuchar tanta información sigo en contra de este problema que hoy en día es tema de mesas redondas y discusiones de políticos y otras personas importantes de la sociedad alemana.

¿Debe prohibirse la prostitución? Mucha gente está a favor y mucha gente está en contra. El argumento más escuchado en contra de su prohibición es que la mujer es libre de hacer lo que quiera con su cuerpo y que muchas de las mujeres dedicadas a este oficio lo hacen de manera libre y sin presión de nadie.

En diferentes programas de televisión he visto mujeres que defienden la prostitución y aseguran que las estadísticas de maltrato y abuso en este oficio son exageradas. Esta mañana la ponente ha expuesto un par de ejemplos de su trabajo diario en donde mujeres alemanas dedicadas a la prostitución descubren una vida nueva al dejarla. Agregaba que la mayoría de las mujeres sufre psicológicamente ya que es difícil separar la sexualidad  o la intimidad de los sentimientos. Y finalmente se sienten objetos sexuales aún y cuando es por propia decisión.

La ponente nos exponía el caso de enanos utilizados en circos para espectáculos donde se lanzaban por el aire y que obligaron a declarar una ley para su prohibición. Incluso uno de los enanos decía que él no tenía problema y que quería seguía trabajando de bomba humana. Pero por cuestiones de dignidad la ley se aceptó y desde entonces no hay enanos lanzados por el aire.  Creo el caso es de Estados Unidos.

Lo mismo sucede con las prostitutas, el hecho de que ellas mismas quieran ejercer este oficio no significa que sea un oficio digno. En Alemania, se debate sobre la posibilidad de declarar la prostitución como un oficio con todas las de la ley, de hecho ya pagan impuestos y tienen derecho a seguro médico.  Y la ponente nos preguntaba, en caso de quedar desempleadas aceptarían el trabajo de prostituta? Es un oficio que no requiere preparación educativa así que cualquier mujer podría verse obligada a trabajar para no seguir desempleada. Absurdo, no?

Igual de absurdo fue escuchar todas las aberraciones a las que llegan los hombres con las prostitutas y que definitivamente no quería ni escuchar. Desgraciadamente hoy en día el hombre no paga solo por un acto sexual "normal" sino por cualquier cantidad de cosas que muchos de nosotros ni siquiera podríamos imaginar. Y aún aquellas prostitutas que dicen hacerlo de forma libre, en un momento dado podrían verse obligados por la fuerza a hacer cosas que no desean o peor aún a ser golpeadas por sus clientes. 

La ponente trabaja en una institución (Solwodi) que se dedica a ayudar a mujeres víctimas de la prostitución o trata. La fundadora de dicha institución es una alemana que vivió en Kenia y fue allí donde comenzó su labor. Al verse obligada a regresar a Alemania por cuestiones políticas se dio cuenta de que la situación de las mujeres en Alemania no es mucho mejor que en Kenia.

¿Será posible que la situación pueda compararse entre estos países?  Después de la plática, un policía nos explicó la situación de las prostitutas en Stade (ciudad de 60,000 hab). Actualmente existen 60 burdeles en la ciudad y seis campers. El 75% de las prostitutas es de origen extranjero en su mayoría de Bulgaria, Lituania y España. Para mi sorpresa, nos explicó que en caso de un delito de violencia, las mujeres no pueden quedarse ni en un hotel ni en la casa de mujeres ("Frauenhaus") que normalmente ayuda a mujeres abandonadas o golpeadas. La prostitución es un negocio donde los dueños pueden tomar represalias contra la casa de mujeres por lo que las prostitutas quedan desamparadas. La oficina más cercana de la institución que mencionaba anteriormente queda a casi tres horas de aquí.

Muchas de las mujeres extranjeras no hablan alemán y  trabajan para un "representante" que les cobra la renta del lugar de trabajo y que muchas veces guarda sus pasaportes. En el periódico han salido artículos de la situación deplorable en la que se encuentran las mujeres que trabajan en los campers y que muchas veces sólo cuentan con tres o 4 litros de agua para todo un día.

Un tema difícil y complicado. ¿Qué hacer? ¿Prohibir la prostitución ayudaría? Yo creo que sí pero desgraciadamente los políticos son hombres y falta mucho para que esto pueda suceder. Mientras tanto seguimos debatiendo en este tipo de reuniones para ver cómo mejorar la situación de las mujeres que libremente o no trabajan en este oficio.

Las invitadas a esta reunión somos integrantes de diferentes asociaciones y grupos de mujeres en la ciudad y como resultado de la reunión se creó un comité que abordará este tema y generará ideas y proyectos para mejorar la vida de estas mujeres, en su mayoría inmigrantes.

Sé que las feministas están a favor de la prostitución pero como leí en internet sobre la discusión de prohibir la prostitución en Francia, donde se multa ahora a los clientes desgraciadamente la prostitución ahora no es como antes y entre mafias, niñas y mujeres amenazadas el tema es escalofriante. Y para no extenderme más, termino con una frase de una política francesa que me encontré: "Decir que las mujeres tienen derecho a venderse es esconder el hecho de que los hombres tienen derecho a comprarlas”.


febrero 03, 2014

Menos Facebook?

No lo puedo negar, tengo un vicio y se llama Facebook!

Conocí a Facebook hace algunos años y desde entonces soy su fiel fan. Tiene cosas buenas y otras no tan buenas, pero digamos que lo positivo pesa más que lo negativo y sigo fiel a esta red social. Incluso me he hecho especialista y doy cursos a padres preocupados, personas mayores interesadas en la nueva tecnología y a jóvenes escépticos.

Con el tiempo he cambiado mis hábitos y ahora soy más selectiva con lo que "posteo" en Facebook. Todavía comparto fotos de mis hijas a pesar del miedo desatado de que nuestras fotos pueden ser material de pedófilos y mercadólogos sin conciencia. Es cierto, comparto menos pero es imposible no compartir esos momentos felices con mi familia o amigos en otros puntos del planeta.

Ya no cambio tan a menudo mi estado (status) y comparto menos fotos de comida. He descubierto otra aplicación más apropiada para compartir este tipo de fotografías y poco a poco también me estoy haciendo fanática de "pinterest", la red social de fotos y pasatiempos. Allí tengo diferentes álbums como "Experimentos con mi Thermomix", "Delicioso", o "Para fiestas y eventos" donde clasifico mis fotografías culinarias de acuerdo a temas específicos.

Por otro lado, me he dado a la tarea de borrar muchos contactos de Facebook. Cuando recién me incorporé a esta red social, acepté e invité como "amigos" a todo aquel que se había cruzado en mi camino en los últimos 30 años. Ya fuera que tomamos una clase juntos o trabajamos en algún proyecto en común. Con el tiempo me he dado cuenta que no tengo mucho en común con gente que "conocí" en la escuela o trabajo, y poco a poco los he ido borrando de mi lista de contactos.

Además, he eliminado a todas las "piedras" como llama una amiga a aquellos que sólo están en tu lista pero que jamás te regalan un comentario o un "like". No los critico, seguro también era una de sus "conocidas" y me tenían fuera de su página de "novedades" (newsfeed)... pero entonces para que nos tenemos como contactos? Fuera!

Y también he borrado a aquellos contactos que sí comentan y dan "like" a mis entradas pero que su perfil de Facebook está en blanco. Incluso algunos ni foto de perfil tienen. Mmmmm, osea eso de dando y dando no se cumple? pues a volar! Soy de las que cree que una amistad tiene dos lados y no se vale que ellos no compartan nada de su vida, pero si estén enterados de la mía. Lo siento.

No sólo utilizo Facebook como herramienta social, sino también como herramienta de información, así que sigo algunos medios de comunicación para enterarme de lo que pasa en el mundo. Desgraciadamente he tenido que dejar de seguir algunos medios mexicanos que llenaban mi muro de malas noticias y notas desagradables. Prefiero mantenerme informada con medios internacionales que no profundizan en la tragedia que vive México hoy en día.

Incluso en la actividad de grupos he cambiado mis hábitos. No me gusta estar en grupos "de adorno", así que me he salido de muchos grupos donde poco participaba. Me quedo en grupos de ex-compañeros de estudios o trabajo, y en grupos donde puedo compartir y resolver dudas sobre mi vida en Alemania, o donde puedo conocer gente con mis mismos intereses.

Hay mucha gente que dice que Facebook tiende a desaparecer y que como todo, pasará a la historia tarde o temprano. No soy adivina para saber cuánto tiempo le queda a Facebook, pero dudo que desaparezca pronto. Como usuarios estamos cambiando, y creo que Facebook se ha ido adaptando a nuestros criterios. Para aquellos insatisfechos, existen otras muchas redes sociales pero ninguna con tantos usuarios como Facebook por lo que a lo que mi respecta, no me cambiaré hasta que la mayoría de mis contactos se hayan cambiado.

Así que sigo fiel a Facebook, cambiando los usos que le doy y depurando mi lista de contactos pero fiel... talvez hasta que la muerte nos separe :)