julio 30, 2013

Xcaret, paraíso mexicano

Hace muchos años conocí Xcaret, pero no me pregunten detalles porque no me acuerdo de mucho. Sólo sé que estaba en la Riviera Maya, que se podía nadar con delfines y recorrer ríos subterráneos. Así que para recordarlo bien decidimos visitarlo en nuestro viaje a la Península de Yucatán este verano.

Hoy en día, no sólo existe Xcaret, sino muchos otros parques con diferentes temas a lo largo de la Riviera Maya. Está por ejemplo Xplor que es más para aventureros que les gusta andar entre tirolesas, canoas y hacer deportes extremos. O Xel-ha, que es como un acuario gigante y natural donde se puede bucear y hacer snorkel. Además hay muchos delfinarios, parques con cenotes y tirolesas, y otros lugares con atracciones a lo largo de la carretera entre Cancún y Tulum.

Nos decidimos por Xcaret por las niñas, pues todavía son pequeñas y no disfrutarían de las tirolesas ni del buceo. El precio ronda los 80 dólares por adulto y la mitad para niños, así que es como ir a Disneylandia y se recomienda ir todo el día para que costee.
Mucha gente me había recomendado ver el show de noche y dado que el calor y las caminatas en el parque cansarían a las niñas, decidimos entrar al parque por la tarde (un poco mas barato) para que las niñas rindieran para el show que comenzaba a las 7 de la noche.

Por casualidad o destino, la fecha coincidió con mi cumpleaños #40 y mis papás nos acompañaron. Ya estando ahí y viendo el mapa del parque y la promoción de pagar el 2do día a la mitad de precio, decidimos comprar el boleto para dos días. Y nuevamente por casualidad o destino, nuestra 2da visita coincidió con el cumpleaños #7 de Catalina.

Así que ambos cumpleaños los pasamos en un lugar paradisiaco, muy mexicano, lleno de color, vegetación, animales, playa, arena y sol! Fue mucho mejor de lo que esperaba y lo recomiendo ampliamente, no sólo para los turistas extranjeros sino también para los mexicanos.

Xcaret es un parque temático de 80 hectáreas, así que la idea de visitarlo en dos días no fue nada mala, porque en un día no se acanza a ver/hacer todo. Qué hay en el parque? Pues muchísimas cosas, como por ejemplo:
- Animales: Flamingos, tortugas marinas, guacamayas, jaguares, tapires, manatíes, murciélagos, venados, cocodrilos, mantarayas, monos araña,
- Mariposario, el primero en México.
- Acuario de arrecifes de coral que exhibe la biodiversidad de los jardines multicolores submarinos del Caribe mexicano.
- Ruinas ya que fue un importante asentamiento poblacional maya.
- Delfines, con los cuales se puede nadar pagando extra. Lo mismo con mantarrayas y tiburones.
-  Ríos Subterráneos, donde se puede nadar a lo largo y ancho del parque.
- Restaurantes, algunos de ellos con buffet y otros a la carta. La mayoría con comida mexicana.
- Playas y albercas naturales.
- Criadero de fauna regional
- Torre escénica giratoria
- Granja de hongos comestibles
- Museo viviente de orquídeas y bromelias
- Cava "Vino de México"
- Spa- con masajes y temascal.
- Tour de snorkel - con costo extra.

Pero lo que más me gustó es que una de las actividades principales del parque es la promoción de la riqueza cultural de México, por lo que a lo largo del día se presentan diversos espectáculos como:
- Los voladores de Papapntla, que lo presentan 3 o 4 veces al día.
- Escaramuza
- Bailables folclóricos
-  Rituales mayas
- y el show de la noche llamado "México espectacular" que es simplemente maravilloso!  El show esta dividido en dos partes, la primera es un recorrido por la historia de México y la segunda muestra lo más destacado del folclore mexicano. El show cuenta con más de 300 artistas en escena y dura casi dos horas.

Además por todo el parque hay rincones muy mexicanos como capillas, iglesias, un cementerio, la virgen de Guadalupe entre magueyes, una hacienda henequenera,  un pueblito maya, un taller de chocolate y café, y un vitral que muestra la diversidad de flora y fauna de México.

En dos días prácticamente vimos todo, aunque no hicimos todas las actividades por falta de tiempo o presupuesto. No nadamos con delfines ni en los ríos subterráneos, pero de ahí en fuera asistimos a casi todos los shows, nos bañamos en la playa, comimos delicioso y recorrimos todo el parque.

Fuera del desmayo de Victoria que conté en una entrada pasada, ambos días en Xcaret fueron perfectos! Y aunque me parece cara la entrada (considerando el nivel socio-económico del mexicano promedio) me reconforta pensar que parte de ese dinero se destina a la conservación de especies en extinción como la tortuga marina. 

El parque está al nivel de cualquier otro parque temático en el mundo. Está limpio, el servicio es de primera y te deja enamorado de México. Lo único que no me gustó es que no permite la entrada de alimentos ni bebidas, lo cual te obliga a consumir mucho en el parque, donde los precios son extremadamente altos. En la comida y los souvenirs lo justifico, pero no en botellas de agua y snacks. Será que ya me acostumbré a Alemania, donde en cualquier parque te permiten entrar con tu mochila o hielera sin ningún problema.

Si algún día visitas la Península de Yucatán, no dejes de visitar este hermoso paraíso mexicano, no te arrepentirás! Te lo aseguro! Y si eres un mexicano o mexicana viviendo en el extranjero como yo, no olvides los pañuelos porque en más de una ocasión te emocionarás hasta las lágrimas :) Viva México, si señor!

julio 28, 2013

Tulum, Cobá, Chichén Itzá y más...

De pequeña tuve la fortuna de conocer algunas de las pirámides de nuestro país: Uxmal, Chichen Itzá y Tulum en la Península de Yucatán y Teotihuacán en el centro del país. Eso gracias a familares que vivían por ahí y a mis padres que nos llevaron a conocerlas. De adulta conocí Palenque y volví a visitar Tulum.
Me encantan las pirámides y toda la historia que existe alrededor de su construcción. Así que uno de los propósitos de nuestro reciente viaje a México fue que mi marido y mis hijas conocieran dichas joyas arqueológicas.
Antes de viajar conseguimos mapas, nos informamos de las que podríamos conocer y nos decidimos por Tulum, Cobá, Ek balam y Chichén Itzá por su ubicación, historia o tamaño. A continuación les describo nuestras experiencias en cada una de ellas:

- Tulum. Una de mis favoritas por estar a la orilla de la playa, una playa maravillosa con un color turquesa que te enamora a primera vista. A diferencia de las veces anteriores, ahora ya no dejan subir a las pirámides, así que sólo se pueden observar y todo está muy señalizado y documentado. Este parque arqueológico lo visitamos en compañía de mi mamá, mi hermano y su familia (mi papá estaba agripado). El día para variar fue uno soleado y muy caluroso, y a pesar de haber querido llegar temprano, llegamos a las 10 de la mañana y a pleno mediodía mas de uno andaba agotado del calor. Incluso nos tocó ver a una señora deshidratada y alucinando por el parque.

Tulum esta ubicado al sur de Playa del Carmen y fue una ciudad amurallada de la cultura maya. Los edificios más importantes son los llamados "El Castillo" que fungía como faro y orientaba a los mayas para evitar chocar con el arrecife que se encuentra en la costa y "El Templo de los Frescos" que cuenta con diversas pinturas en tonos azules y grises.

La entrada al parque cuesta 57 pesos y los niños y mayores de 60 años no pagan. El parque no es muy grande y se recorre en dos o tres horas y tiene salida a la playa, que aunque no es muy grande ni está acondicionada para pasar un largo rato, al menos sirve para refrescarse un poco. Cerca del parque hay tiendas de artesanías, restaurantes y muchas playas. Nosotros nos decidimos por Paamul que no queda tan cerca, pero nos quedaba en el camino de regreso a Playa del Carmen. Pero en otra entrada les cuento de esta linda playa que visitamos en dos ocasiones. 

Tulum
- Cobá. Estas pirámides no las conocía y las visitamos porque es una de las pocas a las que aún se puede subir la gente. El parque queda en la carretera entre Tulum y Valladolid y de Playa del Carmen hicimos casi dos horas. A diferencia de Tulum, estas pirámides no están a la orilla de la playa sino en medio de la selva, por lo que hay más mosquitos que de costumbre. Demasiados mosquitos que nos picaron sin piedad! Y eso que nos pusimos repelente :(

No está tan desarrollado ni es tan visitado como otros parques, así que llegamos y decidimos caminar de una pirámide a otra, gran error porque las distancias son enormes. Obviamente vimos las bicicletas a la entrada y a sus choferes que nos ofrecían llevarnos, pero al no conocer decidimos ir por cuenta propia. Entre mosquitos, calor y cansancio no terminamos de ver todo el parque y parece que no visitamos la pirámide más grande llamada Nococh Mul de 42 metros de altura.

El precio de entrada es el mismo que en Tulum y afuera del parque hay un lago y diversos cenotes. Nosotros ya teníamos plan de visitar Valladolid, así que después de visitar las pirámides por la mañana, comimos y pasamos la tarde en esa bella ciudad colonial que también tendrá entrada aparte en este blog.

Cobá
- Chichén Itzá. Una de las maravillas del mundo moderno y uno de los principales parques arqueológicos de la cultura maya. Dicho parque se encuentra en la carretera Mérida- Cancún, poco antes de llegar a Valladolid. A diferencia de los anteriores que están ubicados en Quintana Roo, este parque está en el estado de Yucatán y los precios varían considerablemente. Aquí varía el precio dependiendo si eres nacional o turista, para lo que tuve que presentar mi pasaporte mexicano y el acta de nacimiento de las niñas para no pagar nuestra entrada en domingo, día en que los mexicanos entran gratis. Tom pagó casi 200 pesos.

De hecho nuestro plan era visitar el parque en sábado y por la tarde, para lo que planeamos nuestra salida de Playa del Carmen a mediodía y así llegar a media tarde a Chichen Itzá, ver las pirámides sin tanto sol ni calor y ver el show Luz y Sonido a las 8 de la noche. Pero cual sería nuestra sorpresa, al enterarnos que dicho show no se presenta desde hace 4 meses por remodelaciones en el parque y que el parque cierra a las 5. Gracias a Dios habíamos planeado dormir cerca de Chichen Itzá en un hotelito, así que nuestro plan tuvo que cambiar y entramos al parque el domingo a primera hora, antes de que llegaran las mareas de gente y autobuses.

El sábado por la noche nos fuimos a un hotel que se encuentra dentro del parque arqueológico y que cuenta con un pequeño planetario donde presentan una película sobre los mayas. Muy interesante y que fue un buen sustituto del show Luz y Sonido que por enésima vez no se me ha hecho ver.

El domingo tempranito nos dirigimos al parque y justo al entrar, nos topamos con un compatriota (de Tijuana) que habíamos conocido en el hotel horas antes en el desayuno. El traía un tour pagado y como viajaba solo, nos preguntó si nos gustaría escuchar al guía junto con él. Aceptamos con gusto y pudimos aprender mucho más de cada edificio y lugar del parque.

Al igual que en Tulum, ya no está permitido subir a las pirámides y tuvimos que conformarnos con admirar "El Castillo" o pirámide de Kukulkán desde abajo. Junto con el guía, paseamos por todo el parque y conocimos otros edicifios importantes como el Juego de Pelota, el Observatorio, el templo de las mil columnas, y el templo de los guerreros. Ya sin el guía, visitamos el Cenote Sagrado que no se aprecia muy bien y que sólo puede verse un poquito desde arriba e hicimos algunas compras a algunos de los cientos de puestos que se instalan dentro del parque y que ofrecen artesanías, camisetas y souvenirs. No entiendo aún como eso está permitido, pero así es.

Despues de 3 horas, decidimos seguir nuestro camino a Mérida, donde terminarían nuestras vacaciones. El parque de Chichen Itzá es grande y recomendaría visitarlo siempre con un guía, pues hay muchísimos detalles de cada pirámide que es importante conocer y apreciar. Los mayas nos dejaron este legado y gracias a él, podemos ahora aprender mucho de su forma de vivir, pensar y calcular.

Chichen Itzá
Pot tiempo no alcanzamos a visitar Ek Balám que estaba en nuestros planes iniciales, pero conocimos otras ruinas pequeñas en la ciudad de Izamal y otras en el parque Xcaret.

Visitar pirámides es interesante, pero a la vez cansado, así que lo recomendable es visitar los parques en combinación con una visita tranquila a una ciudad cercana, o a un cenote para refrescarse después del recorrido. Es importante llevar suficiente agua, barras de granola, sombrero y lentes oscuros. Ah! y repelente contra mosquitos y protector solar. Y de preferencia llegar tempranito para que no se haga tan pesado con el sol y el calor de mediodía y evitar las multitudes que llegan a media mañana.

No me puedo quejar, uno de los propósitos del viaje se cumplió al 100% y lo disfrutamos muchísimo! Sólo Dios sabe cuando volvamos a pisar esas tierras de mis antepasados, y sobretodo si mis hijas podrán visitarlas de nuevo, pero al menos ya las conocieron :)

Pobre = Sucio y Descuidado?

Decía mi bisabuela que ser pobre no significaba ser sucio, y que hasta los calzones había que traer limpios por si algûn día te accidentabas en la calle. Y en parte creo que este dicho se respeta y el mexicano es generalmente aseado y limpio en su persona. Aún en mis tiempos de misionera, recuerdo a los niños llegar al catecismo bien bañaditos y peinados.

Pero que pasa con el ambiente donde viven esos pobres? Con sus casas y calles? Con las escuelas y plazas de barrios o pueblos de escasos recursos?
En nuestro reciente viaje a México lo que más desesperaba a mi marido era ver basura en las calles y el estado en el que se encontraban algunas casas en los pueblos o playas visitadas.


Y no me refiero al material con el que están hechas porque es lógico que no tengan suficiente para pagar mucho material o de buena calidad, pero no hay excusa para ver montañas de basura en los patios o calles. Y es basura de todo tipo, desde pañales, lámparas, ramas con todo y cocos secos, latas, muebles desbaratados y empaques de cualquier cosa.

Algunas playas (no tan turísticas) lucían botellas vacías, bolsas de plástico y vasos entre conchas y algas. Es culpa del gobierno que no asigna personal a recoger la basura o de quienes pasean por las playas y tiran la basura sin importar cuánto tiempo esa basura rodará con las olas que van y vienen?
 
En las calles y carreteras me hago la misma pregunta... Porqué tira la gente tanta cosa y no espera a encontrar un bote de basura al llegar a su destino? Porqué el aspecto de casas y viviendas tienen que dar lástima y ganas de cerrar los ojos cundo se pasea por ellas? Claro que este problema no es único de México y existe en otros muchos países en desarrollo como India o China, e incluso en países como Alemania se observa sobretodo este mismo panorama en barrios con gente de bajos recursos. Entonces, es cultural? Tiene que ver con el nivel socioeconómico de las personas?




Otra cosa que les llamó mucho la atención a mis hijas fue la cantidad de perros callejeros que nos encontrábamos en los pueblos, playas e incluso en Chichen Itza! Al pasar por pueblitos lo que saltaba a la vista eran los perros, de todos colores y tamaños que incluso se encontraban acostados en la calle principal y ni se inmutaban al ver un carro cerca... lentamente se quitaban del camino y al pasar el carro, volvían a su lugar. A las niñas les gustan mucho los animales y al verlos sueltos, querían acariciarlos sin saber que esos perros no tienen dueño y que viven en las calles perdidos y sin atención.

No sé como hagan en Alemania para evitar la proliferación de perros callejeros, pero parece que funciona porque aquí es difícil encontrar un animal doméstico en la calle sin collar o identificación.


Perros en el centro
En México me dio mucha pena ver este escenario en repetidas ocasiones... Ojalá la gente aprendiera a mantener su ambiente limpio y libre de tanta basura, pero al ver todos esos niños comiendo las presentaciones individuales de Sabritas o Gamesa y tirando los papeles por donde van, tengo pocas esperanzas de que esta situación mejore.

Alemania no es el país mas limpio del mundo pero si tienen mas conciencia respecto a la basura y las calles, carreteras, plazas y playas cuentan con más basureros y menos basura tirada. Definitivamente no extraño ese paisaje sucio de México y sueño con que algun día sus parques y carreteras luzcan como debieran estar siempre: limpias!

julio 26, 2013

Primeros días de vacaciones... Hotel Sandos y Familia

En el post anterior escribí una breve reseña de lo visitado durante los 25 días que pasamos en la Península de Yucatán, pero como quiero recordar estas vacaciones hasta el máximo detalle, ahora escribiré un poco más en diversas entradas separadas por tema o lugar visitado.

Empiezo con la primer semana de vacaciones que como saben comenzó al día siguiente de la salida de la escuela de mis hijas, es decir el 27 de Junio del 2013. Volamos por primera vez con la aerolínea Condor que tiene vuelo directo de Frankfurt a Cancún mientras que la conexión Hamburgo-Frankfurt la volamos con Lufthansa. Los vuelos tuvieron algo de retraso, tuvimos que correr un poco en Frankfurt,  el servicio de Condor es regular y como ya lo conté antes nos perdieron una maleta que tardó 8 días en llegar a su destino. Pero bueno, llegamos sanos y salvos a Cancún ese mismo día por la tarde.

Mis papás que habían volado unas horas antes desde Monterrey nos esperaron en el aeropuerto para hacer el viaje juntos al hotel donde nos hospedaríamos. El hotel Sandos Caracol Eco Resort en Playa del Carmen había sido elegido por mi hermano unas semanas antes por su ubicación y facilidades para niños pequeñitos. Llegamos casi de noche, y ya nos esperaba mi hermano con su familia en el Lobby del hotel.
Hotel Sandos P.C.
Como muchos de los hoteles "All Inclusive" de la Riviera Maya, pueden imaginarse el tamaño del lugar. Con 1000 habitaciones y sólo Dios sabe cuántas hectáreas, es como vivir en un mundo aparte y lleno de maravillas naturales. Como su nombre lo indica, el hotel es ECO y además de muchos proyectos de reciclaje y ecología, cuenta con un cenote propio, muchos animales (guacamayas, tortugas, pavo reales, gatos, mapaches, venados, iguanas) que merodean el lugar, y muchísima vegetación.
Cenote
En pocas palabras: un paraíso! Eso sin contar con los múltiples restaurantes que ofrecen buffetes internacionales o menús de 4 tiempos a la carta, piscinas, playa privada, shows diferentes cada noche, parque techado para niños, y muchas actividades de ecoturismo.

Mis papás y mi hermano se hospedaron en dicho hotel 6 noches y nosotros sólo 3. El jueves recién llegados y después de cenar, pudimos ver algo del show maya por la noche. El viernes disfrutamos de la playa, la piscina y la comida. Nos recuperamos un poco del viaje y por la noche vimos el show de Disney que las niñas disfrutaron a medias, pues ya estaban muy cansadas.

El sábado conocimos el cenote, recorrimos parte de sus instalaciones naturales y decidimos no asistir al show (de Michael Jackson) para convivir al máximo con la familia ya que el domingo dejaríamos el hotel y aunque nos seguiríamos viendo, ya no estaríamos todo el día juntos.


Fueron unos días muy lindos, al principio había pensado que no era una buena idea empezar nuestras vacaciones con tanto lujo, sino que sería mejor haberlo dejado para el final, pero no estuvo nada mal. Esos días sirvieron para descansar, acoplarnos al horario y al calor, alimentarnos de más y disfrutar a la familia. Sólo faltó mi otro hermano que espero se apunte para la próxima! Fueron unos días inolvidables y ya les contaré en la próxima entrada lo que hicimos en los siguientes días aún con la familia pero hospedados en un apartamento de Playa del Carmen y sin tanto lujo :)

P.D. Viva la familia!

julio 23, 2013

Vacaciones en la Península de Yucatán

25 días maravillosos en el sur de México se dicen fácil pero al ser tan intensos, se hicieron largos y placenteros.

Hicimos de todo un poco y pernoctamos en diversos lugares y ciudades.
Para empezar pasamos 3 noches en un hotel all-inclusive de 5 estrellas en Playa del Carmen donde también se hospedaron la familia de mi hermano menor y mis papás. Luego pasamos 2 semanas en un apartamento en la misma ciudad. Antes de llegar a Mérida dormimos una noche en un hotel sencillo cerca de Chichen Itza. En la blanca Mérida visitamos a unos tíos y otros días los pasamos en su casa de playa en Sisal.

De los bufetes a la cocineta, del restaurante 5 estrellas al puesto de la feria del pueblo, de la cafetería Toks al bar en la orilla de la playa. Probamos de todo y no nos enfermamos de nada. En el mar nos hartamos de mariscos, en Mérida de sus deliciosos antojitos, en los bufetes de lo mexicano y en casa de frutas y cosas que no siempre se consiguen en Alemania.

Conocimos muchos lugares, unos mas turísticos que otros,  algunos culturales y otros naturales, playas color turquesa y selvas impresionantes. Todo digno de fotografiarse y guardarse para siempre en la memoria. Solo Dios sabe si volveremos a este paraíso terrenal, aunque ganas nunca faltarán!
Visitamos:
- Xcaret
- Playas:
    En Cancún. Delfines y Marlín.
    En la Riviera Maya. Paamul, Playa del Carmen
    En el Golfo de Mexico. Sisal y Celestún.
- Cenotes. El del hotel Sandos, el Zací, el X-keken y el Azul.
- Ojos de Agua. En Celestun y Sisal.
- Ruinas. Tulúm, Cobá, Xcaret, Izamal y Chichen Itza.
- Iglesias y Catedrales de cada lugar.
- Ciudades/Pueblos:
   Valladolid
   Mérida
   Cancún
   Izamal
   Playa del Carmen
   Celestún
   Hunucmá
   Pisté
   Sisal
- Museos. Gran Museo Maya.

El clima estuvo fantástico, en promedio amanecíamos a 25 para llegar a 30-32 grados a mediodía. Lluvias y tormentas casi a diario, pero pasaban rápido y nunca entorpecieron nuestros paseos o excursiones. Sólo un día llovió sin parar pero no teníamos plan porque se iba mi hermano a Monterrey y fuimos a despedirlo al hotel, y llevamos a mis papás a un hotel del centro donde se quedaron una semana más. Agarramos buen color y sin excesos no sufrimos de quemaduras ni ampollas :)

Como era sabido, celebramos el cumpleaños de Catalina y el mío durante estas vacaciones y casualmente los pasamos en el mismo lugar: Xcaret! El paraíso mexicano que merece una entrada aparte pero que puedo adelantar fue el mejor lugar para celebrar el 7mo y 40to cumpleaños respectivamente. El clima fue caluroso ambos días y en el mío nos acompañaron mis papás. Mejor no podía haber sido!

En mis 11 años de casada he pasado largas temporadas en Monterrey, pero nunca habíamos tenido unas vacaciones tan largas entre hoteles y paseos. Y de soltera sólo una vez viajé mas de 4 semanas por Europa.
Este tipo de vacaciones es único, porque en poco tiempo se conoce mucho. Es intenso y cansado, pero si se aprovecha bien el tiempo puede lograrse mucho. En nuestro caso, todo salió como lo planeamos y si no hubiera sido por el retraso de la maleta hubieran sido perfectas! Dicha maleta no alteró los planes ni paseos, pero si ocasionó estrés y gastos inesperados que espero la aerolínea reponga.

Dormimos en hamaca, paseamos en calesa, vimos flamingos, nos subimos a la rueda de la fortuna, bailamos en la lluvia, visitamos amigos y familiares, observamos el atardecer en la playa, fuimos al cine, agarramos color, nos picaron cientos de mosquitos, manejamos casi mil  kilómetros, subimos ruinas mayas, probamos chapulines, celebramos 2 cumpleaños, nadamos en cenotes, ojos de agua y playas cristalinas... En pocas palabras: vivimos a México con nuestros 5 sentidos y lo disfrutamos al máximo!

Como dice la canción de Selena: Fotos y Recuerdoooooos! Eso es lo que nos queda de estas casi 4 semanas bien vividas en la Península de Yucatán! Ah, y muchas conchas y caracoles que recogimos en las diversas playas visitadas.

julio 13, 2013

Qué calor!

En Alemania soñamos con sol y calor y en semanas como ésta que se alcanzarán los 25 grados, todo el que pueda saldrá al parque, lago, terraza o playa que le quede más cerca a acostarse como lagartija y tomar un poco de vitamina 'S' (de sol).  Y es que después de tantos meses de lluvias y temperaturas frías, es lo más normal.

Pero eso sí, que el termómetro no supere los 30 grados porque se les olvida lo que ansiaban por meses y se ponen de muy mal humor. Obvio porque no hay aire acondicionado en todas partes y porque no están acostumbrados al calor. 
Llevo 11 años en Alemania y por azares del destino he viajado a México en primavera u otoño (una boda, cuando nacieron mis hijas y recientemente en Pascua) y hemos pasado 5 o 6 navidades en mi ciudad natal. Pero nunca había pasado un verano en mi país hasta ahora, que decidimos conocer la Riviera Maya. 

Ya sabía que viviríamos días calurosos y con mucha humedad (normal en la costa), pero por más que les expliqué a mis hijas, no podían imaginarse lo que es chorrear de sudor y que la ropa se te pegue al cuerpo. Pobres! Desde el primer día se asombraron de tener sol desde temprano y poder salir en shorts a desayunar. Se quejaban a diario del sudor, de los mosquitos, del calor agobiante y del sol de mediodía que quema en segundos la piel y el cuero cabelludo.

Hemos tenido días calurosos en nuestras vacaciones a España, pero habían sido en Otoño y a duras penas se sentían 30 grados. Aún el aire acondicionado nos incomoda y no lo hemos encendido a la hora de dormir porque nos da frío. Mi mamá no me creía pero ya llevamos 2 semanas aquí y seguimos durmiendo sólo con ventilador y lo fresco que se queda del clima prendido durante el día.

Justo ayer que fuimos a Cancún nos vieron como bichos raros al pedir comer afuera en la terraza del Chilis. Todos adentro con aire acondicionado helado y nosotros los únicos disfrutando el calorcito afuera! Diferencias culturales!
El calor es saludable pero como dice el dicho, todo en exceso es malo. Y no sólo me refiero a los rayos solares que achicharran la piel de incautos güeros como nosotros. Para eso nos hemos puesto protector solar y hemos evitado bañarnos en el mar o en la alberca entre 12 y 3 del mediodía, aunque algunos días ha sido imposible no andar a esas horas en la intemperie cuando andamos de excursión.

Me refiero a otros riesgos o peligros causados por el sol, como el agotamiento y cansancio. El viernes pasado celebramos mi cumpleaños en Xcaret y como queríamos presenciar el show de la noche, llegamos al parque a las 4 de la tarde para pagar menos y no llegar tan cansados al show que empezaba a las 7.

Para quienes no conocen dicho parque, imagínense el paraíso terrenal a la mexicana... Con flamingos, guacamayas y monos entre pirámides mayas. Empezamos por la parte oeste del parque para no alejarnos mucho del teatro principal. Vimos animales exóticos, orquídeas, una granja de hongos, el acuario y las ruinas. A las 6 de la tarde comenzó un show de Escaramuza y nos escabullimos entre el gentío para que las niñas lo pudieran ver de cerca. Apenas llevaba 15 minutos cuando Victoria se vino hacia donde yo estaba para decirme que tenía ganas de vomitar... Apenas le estaba preguntando que si le dolía algo cuando se le pusieron los ojos en blanco y se desmayó en mis brazos. Tremendo susto! Todavía no reaccionaba a lo que estaba pasando, cuando mi mamá y otras personas me daban instrucciones para que Victoria volviera en sí. 'Trae agua?', 'Levantele las piernas', 'Esta sudando frío, sáquela de aquí', 'Echenle aire'... Con abanico en mano, agua en la otra, la cabeza de mi hija recostada en mis pies, llegó una persona del parque para decir que venía en camino un paramédico. Mi marido y yo la llevamos a otra parte del parque donde había mas aire y menos gente. Ya había vuelto en sí cuando llegaron los paramédicos quienes la revisaron y nos recomendaron darle una bebida energizante.

Poco a poco volvió a sonreír y pudimos ver el tan esperado show sin más contratiempos. Todos disfrutamos los rituales indígenas, los bailables folklóricos, los voladores de Papantla y el Corrido de Monterrey. Gracias. Dios en los días siguientes, Victoria ha estado como si nada. Al parecer fue solo el cansancio y una bajada de azúcar. Ahora cargamos esas bebidas energizantes a donde vamos y procuramos tomar descansos para evitar mas sorpresas.

No cabe duda que no estamos acostumbrados a estos calores y aún a mí me cuesta respirar algunos días en que la humedad es extrema y se siente mucha presión en el ambiente. Solo Dios sabe como nos iría en Monterrey con 40 grados casi a diario, pero de eso ni me preocupo porque no hay planes a corto plazo de visitar mi tierra natal en verano ;)

Aún nos quedan 10 días en estos rumbos y seguiré escribiendo nuestras aventuras y experiencias para que no me extrañen tanto.


julio 10, 2013

Llegada al 4to piso!


Todos los cumpleaños tienen algo de especial, pero aquellos que redondean décadas tienen un toque especial.
Aún recuerdo cuando cumplí 10 años! No tengo buena memoria y muchos cumpleaños no los recuerdo pero el día que cumplí 10 años estaba en Mérida, con una hermana de mi mamá que vivía allá y sin mis hermanos ni papás. Estaba acostumbrada a pasar mi cumpleaños durante algún viaje de vacaciones, pues el 6 de julio siempre caía en las vacaciones escolares, pero pasarla sin mi familia fue algo diferente. Además nunca olvidaré el vestido que me compraron y que no fue de mi gusto! Una minifalda azul de olanes con lunares blancos y una blusa a juego que tenía los mismos olanes en el cuello. 

Los 20 no los celebré tanto, mas bien hice un pachangón cuando cumplí los 21 en casa de mis papás con más de 100 personas. Era como celebrar mi entrada a la edad adulta, ya había terminado la carrera y trabajaba como consultora de sistemas.

Los 30 los cumplí en mi nueva patria, ya casada y trabajando en Frankfurt, por lo que sólo celebré con unos amigos en un restaurante mexicano en dicha ciudad.

Y los 40 los vuelvo a celebrar en la Península de Yucatán, pero ahora con mi marido, dos hermosas hijas y mis padres en un lugar paradisiaco llamado Xcaret! Muchísimas personas me felicitaron por Facebook y mas de una decena me dio la bienvenida al 4to piso. Otras me dijeron que entraba a la mejor etapa de mi vida...

Ya veremos como me va en esta nueva década que tendrá mucha emoción con dos hijas adolescentes. Fuera de eso supongo que en el ámbito profesional y de pareja habrá pocos cambios, y con las hormonas... pues, a prepararme para recibir la menopausia, jeje.
No estoy segura si celebraré poco o mucho en Alemania mi cumpleaños, pues ya habrán pasado casi 3 semanas cuando llegue. De todas formas no hace falta una gran fiesta para agradecer a Dios un año mas de vida y pedir que no me falte salud. 

Y pues veremos como llego a los 50 y talvez sea hasta entonces que haga un pachangón con amigos y familia, o quizá vuelva a tener la fortuna de celebrarlo en privado en algún rincón vacacional del mundo. Mientras, a vivir cada día al máximo como hasta ahora ;)

Una maleta perdida y encontrada

Para nuestro viaje a México este año decidimos volar solo con 2 maletas porque no tendríamos mucho espacio en la cajuela del coche que pensábamos rentar. Así que como siempre, en una maleta se empacó la ropa de mi marido y la mía y en otra maleta lo de las niñas, y como su ropa es mas pequeña y quedaba un poco de espacio libre metí todos los regalitos y algo de ropa mía.

El día mas esperado del año llegó y nos dirigimos al aeropuerto de Hamburgo con nuestras dos maletas y cada uno con una pieza de equipaje de mano: bolsa, mochila o maletita. Hicimos el check-in en una máquina y nosotros mismos documentamos nuestras maletas: tecnología moderna!

El vuelo de Hamburgo a Frankfurt salió un poco tarde, así que tuvimos que apurarnos en Frankfurt para tomar el vuelo de Condor que nos llevaría a Cancún. Para nuestra sorpresa tuvimos que volver a hacer una especie de check-in a pesar de tener ya nuestros pases de abordar impresos. En ese momento, la chica nos preguntó que si solo volábamos con una pieza de equipaje a lo que respondimos que no, y le mostramos nuestros comprobantes. Algo hizo en el sistema y nos aseguró que las maletas volarían con nosotros.

El vuelo tuvo un retraso de 40 minutos, el servicio fue bastante regular y la comida nada apetecible. Fue como volar en una aerolínea barata como Air Berlin  o Interjet, pero con 11 horas de duración! Creo que no volveremos a volar con dicha aerolínea.
En fin, después del largo viaje, pasamos migración sin problemas y fuimos a la banda a esperar nuestras maletas.

Una llegó y la otra no! Y fue la de las niñas,  esa que la chica de Frankfurt no había visto en el sistema. Las niñas no tenían nada de ropa ni traje de baño ni ropa interior! Y aquí es donde describiré el proceso que nos hizo pasar esta famosa maleta. Algo así como cuando alguien pierde un ser querido o es víctima de un robo.

- fase de sorpresa... Ver que todos los pasajeros de tu vuelo dejan el aeropuerto con sus maletas, te deja con una cara de WHAT? Qué pasó? Y te diriges al mostrador para reportar la ausencia de tu maleta con la sensación de que eso no esta pasando en realidad.
- fase de incredulidad... La persona que llenó el reporte lo hizo a mano porque a esa hora no tenían sistema. Nos dijeron que al día siguiente nos llamarían para decirnos si la maleta llegaba en el mismo vuelo, pero nadie nos llamó y después de muchas llamadas quedó claro que la maleta estaba perdida. No sabían donde estaba ni si la recuperaríamos.
- fase de espera... Así que solo quedaba esperar... Y esperamos...
- fase de esperanza... El 2do y 3er día teníamos todavía esperanza de que la encontraran y nos la hicieran llegar. 
- pérdida de esperanza... Al 4to día cambiamos de domicilio y al intentar avisar de nuestra nueva dirección, nos dijeron que habíamos pasado a otro estatus ya que la maleta no se había encontrado por las características físicas ni por la etiqueta. Y era necesario llenar una forma con la descripción de los artículos empacados. Gracias a una amiga en Playa del Carmen, pudimos imprimir la forma, escanearla ya llena y mandarla por correo electrónico. 
- resignación y compra de artículos perdidos. Al día siguiente de nuestra llegada compramos trajes de baño y vestidos de playa para las niñas. Y como estábamos en un hotel todo incluido, Victoria y Catalina sobrevivieron con un par de prendas, pero al 4to día que nos cambiamos a un departamento y ya teníamos coche para ir de compras, tuvimos que comprar pijamas, ropa interior, zapatos, shorts y camisetas. Sería ridículo sobrevivir casi 4 semanas con un par de cosas. 
- nueva sorpresa! Pero el destino nos tenía otra sorpresa! 8 días después vimos en internet que habían encontrado la maleta y volaría a Cancún ese mismo día. Claro que llegó a nuestras manos al día siguiente, sana y salva y sin etiqueta! Ese había sido el problema... De alguna forma perdió su identificación en aeropuertos y como era una maleta vieja que hacía años que no usaba, mi etiqueta incluía mi dirección de soltera en Monterrey! 

Fue una experiencia bastante desagradable y sé que le pasa a mucha gente... Algunas maletas encuentran su destino después de uno o varios días pero otras veces se quedan perdidas para siempre. No se lo deseo a nadie! Porque como se los escribí a Condor en el reporte de artículos incluidos en la maleta: el estrés, el tiempo perdido y la tristeza no tienen precio!

De lección aprendida me queda que no debo empacar nuestra ropa por separado sino traer un poco para todos en cada maleta, los regalos traerlos en el equipaje de mano y siempre tener los datos actualizados en las etiquetas de las maletas.

Espero sea la primera y última vez que nos pase ésto... No es nada divertido! Y puede llegar a arruinar unas lindas vacaciones, cosa que gracias a Dios esta vez no sucedió!