junio 24, 2013

Días de México en una escuela alemana

El año pasado me preguntaron de la escuela primaria de mis hijas si no conocía alguna escuela mexicana con la cual se pudiera hacer un proyecto de ayuda social. Por medio de mi mamá, conseguí el contacto de una escuela primaria federal en Escobedo, N.L. y desde entonces se empezaron a planear actividades para recaudar fondos o para aprender de la vida en una escuela mexicana.

Las actividades no llegaron a efectuarse y a duras penas se pudo hacer intercambio de cartas en inglés entre algunos de los alumnos de ambas escuelas. Ni hablar! Creí que el intento había sido en vano, si no fuera porque la escuela eligió el tema de México para los días de proyecto de fin de cursos.

Cada dos años, se escoge un tema para trabajar durante 3 mañanas completas en toda la escuela primaria. Es una escuela pequeña, así que son sólo 4 grupos que incluyen casi 100 niñ@s. La última vez el tema seleccionado fue la "Edad Media" y me sentí honrada de que eligieran a mi país como tema central para este año.

Me invitaron a todas las reuniones de planeación y me llevé gratas sorpresas! Cerca de 10 madres de familia se apuntaron para apoyar durante los 3 días y se prepararon buscando información de qué cosas se podrían hacer. Se realizó una lluvia de ideas y se eligieron los siguientes temas:
- Bailables
- Artesanías
- Comida
- Juegos mexicanos
- Maquetas con escenarios mexicanos
- Piñatas
- Arte y cultura
- Vida escolar en México

Maqueta Chichen Itza
Maquetas Yucatán y B.C.

Maqueta Tenochtitlán
Las piñatas, parte de las artesanías y algo de comida se vendería en la presentacion final del último día y las ganancias se enviarán a la escuela de Escobedo. Por otra parte se planeó una actividad deportiva llamada 'Spendenlauf', donde cada niño busca patrocinadores para sus vueltas al campo de fútbol y recibe dinero (máximo un euro por vuelta y máximo 20 vueltas) que también será donado a la escuela.

Adicionalmente, la banda de la escuela donde casualmente participan mis hijas se preparó con dos canciones: La Bamba y La Cucaracha y me ofrecí a bailar un par de canciones en la presentación final.

El primer día de proyecto (miércoles) trabajé con un grupo de 10 niños de 3ero y 4to año de primaria e hicimos piñatas. Dada mi experiencia los puse a trabajar en parejas porque no estaba segura si terminarían una piñata grande, pero cual sería mi sorpresa que a media mañana ya estaban todas listas y cada grupo decidió hacer una segunda,  así que prácticamente cada niño hizo una piñata: 10 piñatas en total!
Toda la mañana estuvieron discutiendo el precio justo de cada piñata y casi todos decidieron que comprarían su piñata con sus ahorros. Es increíble lo mucho que se puede aprender de los niños!
Pan de Elote
Empanadas
Los demás equipos hicieron empanadas y pan de elote en la cocina, amuletos y platos decorativos, ensayaron el baile de los listones, prepararon una maqueta sobre Chichen Itzá y jugaron lotería.

El segundo día de proyecto (jueves) trabajé con los niños del día anterior en el modelado de una "Danza de la paz", una figura típica de Colima que lleva una veladora en el centro y representa unas personas agarradas de los brazos en son de paz. Los niños las hicieron muy rápido y el tiempo nos alcanzó para hacer pancartas para los estands de la Fiesta Mexicana planeada para el viernes.

El tercer día de proyecto (viernes) decoramos las piñatas que habíamos empezado el miércoles y ensayamos la canción de "Dale, dale". Los demás equipos prepararon champurrado y más empanadas, terminaron los amuletos, practicaron una danza indígena, hicieron maquetas de Tenochtitlan, Baja California, Popocateptl y Yucatan, elaboraron cuadros con muñecas de Frida Kahlo y tejieron 'ojos de Dios'. En la última hora la escuela se convirtió en un lugar muy mexicano, lleno de motivos mexicanos en paredes y ventanas. Colgaron piñatas, banderas, ojos de Dios, y posters con información sobre México. Se pusieron mesas para vender las artesanias, pasteles y bebidas y se preparó el escenario para los bailables.


El viernes por la tarde, a las 3 en punto empezó la presentación de todos los trabajos en una especie de "Fiesta Mexicana" e incluyó un programa completo con:
- Venta de comida mexicana y pasteles
- Programa cultural
         Bailables
             - Danza de los listones con dos grupos de 1ero y 2do (incluidos 2 niños con discapacidad)
             - Danza indígena con niños de 1ero y 2do año
             - El son de la negra- presentado por mí
             - Polka 'El Cerro de la Silla' - lo bailamos mis hijas y yo
         Canción 'Un poquito' presentada por los 4 profesores varones de la escuela
         Banda de la escuela
              - La bamba
              - La cucaracha
- Romper una piñata solo con 10 niños de 1er año
- Maratón de donación
- Venta de piñatas y artesanías


No puedo explicar con palabras las emociones que recorrieron mi cuerpo y mi corazón. Ver a mis hijas cantar en español, el entusiasmo con que los niños hicieron cada manualidad, su interés por aprender de un país tan lejano, la disposición de madres de familia en trabajar con niños en artesanías desconocidas, la solidaridad de abuelos y parientes en donar para una escuela a miles de kilómetros de aquí, la alegría con la que los profesores cantaron en español y su capacidad de investigar para enseñar historia, cultura y artes mexicanos a sus alumnos. Fue demasiado para un par de dias! Estoy segura que esta experiencia quedará grabada en mi corazón para siempre! 

Estoy orgullosa de ser mexicana y de haber podido demostrarlo en esta presentación, orgullosa de mis hijas que sin pena ni temor demostraron su escencia mexicana y orgullosa de estar rodeada de alemanes interesados en mi país! Gracias Dios por permitirme vivir estos días tan mexicanos tan lejos de mi patria!

PD. La directora me acaba de llamar por teléfono para decirme que la cantidad recaudada supera los mil euros!!! Estoy que lloro de emoción! También prepararé un video para que vean los bailables y canciones, pero no lo prometo antes de mi viaje a México.

junio 13, 2013

Kat y Viv...

Como padre o madre, es siempre difícil elegir el nombre perfecto para nuestros hijos. Gracias a Dios tenemos siempre algunos meses para pensar, preguntar, investigar, inventar y seleccionar el mejor nombre para nuestros bebés. No es tarea fácil, pero hasta ahora no conozco a nadie que no tenga nombre :)

En nuestro caso, elegimos nombres latinos... para la mayor estábamos entre Victoria y Antonio porque no sabíamos el sexo. Fue niña, así que se quedó con los nombres de Victoria Isabel.
Para la segunda, batallamos un poco más pues no encontramos un nombre tan lindo como Victoria para niña. De haber sido niño, se hubiera llamado Diego. Finalmente elegimos Catalina Marleen para nuestra segunda hija.

Estamos muy satisfechos con los nombres porque no son difíciles de pronunciar y aunque algunas veces confunden Catalina con Katharina, es sólo cuestión de aclarar que va con L y listo! Desde pequeñas les hemos llamado por el primer nombre y completo. En los últimos meses a veces me refiero a ellas como Vicky o Caty, pero normalmente las llamo por su nombre completo.

Lo chistoso es como se llaman entre ellas y como las llaman otras personas... aquí algunos ejemplos:
A Victoria:
- Toya- cuando Catalina estaba aprendiendo a hablar así le decía
- Vic- le llaman algunas de sus amigas
- Viv- las amigas o Catalina
y últimamente Bibblebupps, que no me pregunten de dónde viene o qué significa pero así le dice Catalina.

A Catalina:
- Kat o Cata- algunas de sus amigas
- Caty - los abuelos y algunos familiares
- Catilu- yo :)
- Süss (Tierno o dulce en alemán) le dice Victoria cuando anda cariñosa y la llena de besos y abrazos
y últimamente Victoria la llama Bupps o Catbupps, que igual que el Bibblebupps, no sé de dónde ha salido.

Y yo me pregunto, tanto que tardamos para elegir nombres que nos gustaran y luego les vienen diciendo cualquier cantidad de apodos!!! Al menos intento que entre ellas se llamen por su nombre, o al menos un apodo decente y definitivamente no me gusta que le digan Cata a la menor, porque me parece hasta despectivo.

Ya veremos como van cambiando los apodos con la edad, creo que a lo largo de nuestra vida es normal ir acumulando una lista larga de nombres, abreviaciones y apodos, no todos bonitos o agradables, pero que de alguna u otra forma nos marcan. A mí todavía es fecha que algunos familiares me llaman "Chiquis", apodo que a los 40 años no es del todo acertado pero ya ni digo nada!

Locura por los monos de peluche

A quién no le gustaban los peluches de pequeña? O incluso de jovencita? Creo que a la mayoría de las mujeres nos gustan los muñecos, ya sea para jugar siendo niñas o para decorar la cama de nuestra habitación.

De pequeña no tuve delirio por peluches, pero si recuerdo que en la adolescencia tenía algunos que me habían regalado amigas o amigos en mi habitación. Y ya de adulta, recuerdo haber comprado un osito en la famosa tienda de "Harrods" en Londres y mi marido me compró un oso enorme en Las Vegas poco antes de casarnos.

Historias de osos y monos de peluche hay millones por todo el mundo... yo contaré la de mis hijas, que han empezado a enloquecer con unos muñecos llamados "Glubschies".

Todo empezó hace dos años cuando la mayor entró a la escuela primaria y conoció los monitos en casas de sus compañeritas. Me parecieron tiernos y les compramos uno a cada una para el día de entrada de escuela de Victoria. Después me enteré que las compañeritas empezaron a coleccionarlos y mis hijas quisieron hacer lo mismo.
Desde entonces, cada Navidad, Pascua y evento especial piden un "Glubschie" que se agrega a la gran familia. Vienen en 4 tamaños diferentes: llavero, pequeño, mediano y grande (como el pingüino de la foto) y se caracterizan por tener unos ojos grandísimos de plástico.

Cada una de mis hijas tiene los suyos arriba de su cama, y por supuesto que poco espacio queda para acostarse, pero no hay poder humano que las haga quitarlos de ahí a la hora de dormir. Así que duermen rodeadas de todos sus peluches.

Y no sólo sirven de decoración, sino que juegan horas enteras con ellos. Lo más divertido de los monitos es que no guardan proporción entre ellos, así que una catarina tiene el mismo tamaño que un elefante y por supuesto los mismos ojos. Hay todo tipo de animales normales como focas, osos, perros y gatos, pero también hay otros de fantasía como unicornios u ovejas multicolores.

Ah! y otra cosa divertida son sus nombres, ya que cada animal tiene un nombre asignado por la empresa que los produce. Y así tenemos un perro chihuahua que se llama Nacho, un oso polar que se llama Tundra, un gato negro con blanco que se llama Pepper (pimienta) y un perro café con blanco que se llama Cookie (galleta). Ellas los llaman por sus nombres originales y en caso de tener la familia completa, uno es el papá, el mediano es la mamá, el pequeño es el hijo y el llaverito el bebé :)

Ya tienen más de 25 y siguen igual de entusiasmadas con ellos como en el primer día. Además, la compañía sigue sacando nuevos animales cada temporada así que parece cuento de nunca acabar. En fin, veremos cuanto les dura este delirio y cuánto tiempo sobreviven los "Glubschies" en la habitación de mis hijas :) Mientras me divierto con ellas y disfruto su locura :)

Adiós Bad Segeberg!

Cuando Tom y yo nos conocimos hace casi 13 años, Tom trabajaba en una empresa donde viajaba todo el tiempo. Uno de sus tantos proyectos estuvo en Monterrey donde coincidimos por azares del destino. Nuestra relación duró un año y medio, tiempo en el que él viajaba instalando máquinas por el mundo, y yo viajaba como consultora de sistemas en México.

Después de la boda, él siguió viajando y al poco tiempo conseguí trabajo y empecé a viajar por Europa hasta que nació nuestra primera hija. Digamos que eso de viajar era parte de nuestra vida y nos acostumbramos a eso. Pero al nacer nuestra segunda hija, ya no era tan sencillo para mí llevar una vida "normal" con las dos peques y mi marido ausente por semanas a causa de sus viajes a cualquier parte del mundo.

Casi 15 años Tom trabajó en esa empresa y su último cliente fue una empresa danesa ubicada en Bad Segeberg, al norte de Alemania que lo contrató como encargado de mantenimiento de las mismas máquinas que él había instalado.

En Enero del 2007 empezó una nueva etapa en nuestra vida como pareja y familia... ya no viajaba a Dubai, Tailandia o Canadá, pero durante la semana Tom vivía en un pequeño departamento en Bad Segeberg a hora y media de casa. Al igual que nuestra etapa anterior, nos acostumbramos a vivir así. No era la situación ideal, pero en caso de una emergencia al menos Tom podía llegar a casa en un par de horas. También durante las vacaciones, podíamos pasar unos días en el departamento.

Cuando visitábamos a Tom, a las niñas les gustaba dormir en el colchón de aire, subirse a la biciceta estacionaria, jugar a las cartas y ver la televisión en el monitor de una computadora. Además, en cada estancia cenábamos en algunos restaurantes de la ciudad o íbamos de paseo a parques o zoológicos cerca de ahí. Y así crecieron nuestras hijas, con su papá en otra ciudad 3 días por semana. Los miércoles se volvió costumbre que venía a casa, no sólo porque yo daba clase de español por la noche, sino también para no hacer tan larga la espera hasta el viernes.
Lo que nosotros creímos que sería una etapa corta mientras se conseguía otro trabajo cerca de casa, se convirtió en una fase de 6 años y medio. Tom no consiguió otro trabajo en ese tiempo y la empresa por reestructuración tuvo que prescindir de sus servicios el pasado mes de Mayo. No nos lo esperábamos, pero por un lado esperamos que el futuro nos traiga una nueva oportunidad donde finalmente vivamos como una familia normal.

El departamento ya esta desocupado y no creo que volvamos a Bad Segeberg pronto. Fue una etapa más en nuestra familia y por eso la documento en este blog. Trajo satisfacciones y logros para Tom en su desarrollo profesional y conocimos una región más de Alemania. Incluso en algún momento buscamos casa por aquellos rumbos, pero por alguna razón no encontramos algo que nos gustara ni pudimos vender la nuestra. Supongo que no era una buena idea...
 
Ya veremos qué pasa, mientras nos vamos a la Riviera Maya a disfrutar de unas merecidas vacaciones que ya estaban planeadas y que no quisimos cancelar. Confíamos en Dios y en su infinita misericordia para que al volver, Tom encuentre ese trabajo que le permita convivir con nosotras más a menudo.