abril 30, 2013

La lectura desde niños

Leer... Qué maravilloso es leer! Tengo la fortuna de contar entre mis pasatiempos favoritos la lectura! Sí, digo fortuna porque desde pequeña descubrí el gusto por los libros y gracias a mis padres, a Dios y no sé a quién más, fomenté ese pasatiempo y aún lo conservo.
Así como el deporte o la música, hay a quienes les gusta y a quienes no les gusta leer. A mí nunca me gustó el deporte y aunque lo practiqué en la adolescencia por obligación (una materia más del programa) nunca me llamó la atención, nunca me motivaron a hacerlo y jamás se volvió un pasatiempo! Por otro lado, me inculcaron el gusto por la música, aprendí a tocar el piano y fue mi pasatiempo por años, pero por falta de tiempo y gusto ha quedado en el olvido. Ahora toco las piezas que aprende mi hija, pero no puedo decir que sea algo que me llene como la lectura.

De pequeña leía cuentos... aún recuerdo algunas enciclopedias que tenían mis padres que eran especiales para niños y donde cada tomo tenía cuentos de algun tema en particular: fantasía, piratas, clásicos, etc. En la adolescencia descubrí a Agatha Christi y sus novelas policiacas gracias a unos libros que encontré en la biblioteca de mi abuela. Desde entonces ese es mi género favorito de lectura, aunque no el único porque igualmente disfruto novelas de Isabel Allende, Gabriel García Márquez o Carlos Fuentes, libros de historia como "El Azteca" o "El pergamino de la Seducción" (sobre Juana de Castilla), libros de superación personal o sobre educación de los hijos, comedias románticas o historias de ficción como "Harry Potter".

Pero cómo nace el amor a los libros? Acaso hay alguna receta para que los niños adopten este pasatiempo por gusto? Cómo se puede motivar la lectura, sobretodo en países donde se lee tan poco como en México?

Investigando para escribir esta entrada, encontré estadísticas diversas sobre la lectura en diversos países del mundo. Por ejemplo en Singapur, Finlandia y Japón se leen 20 libros en promedio por año (por persona). En Alemania 17 mientras que México lee sólo 2!
Y siguiendo con mi búsqueda encontré lo siguiente:
"Todos sabemos que la lectura es un hábito imprescindible. La adquisición de conocimiento se produce principalmente por esta vía. Además, la lectura contribuye a estimular la creatividad e imaginación de las personas; a fortalecer sus capacidades de expresión, comunicación y comprensión; y a desarrollar las competencias que se requieren para participar efectivamente en la sociedad de la información y la cultura escrita. A pesar de su importancia, los mexicanos todavía nos mantenemos indiferentes ante la lectura e incluso -como decía Octavio Paz- para la gran mayoría "leer es una excentricidad".
Además de la baja frecuencia de lectura, una proporción considerable de los mexicanos ha desarrollado capacidades limitadas para leer, lo que configura un círculo vicioso difícil de romper. De acuerdo con sus propias percepciones, alrededor de 39 millones de personas (casi la mitad de la población de 12 años o más) sólo entiende algo, poco o simplemente nada de lo que lee.
Decía Jorge Luis Borges que de los diversos instrumentos creados por el hombre, el más asombroso es el libro, porque éste es "una extensión de la memoria y de la imaginación". Por eso la lectura no puede ni debe ser un asunto exclusivo de ilustrados. " Del artículo "La lectura y los libros" de Rodolfo Tuirán (El Universal, 2006)

Tengo la dicha de vivir en un país donde se fomenta la lectura desde pequeños y a continuación menciono algunas cosas que como madre me ha tocado vivir en relación a este tema:

- la gente lee... jóvenes y viejos, mujeres y hombres, mientras esperan en consultorios o estaciones, en el autobus, tren o metro, incluso he visto gente que en una mano lleva la correa del perro y en la otra un libro mientras pasea por la calle. No voy a negar que la tecnología no ha llegado a manos de los jóvenes y muchos de ellos ya no llevan un libro sino un teléfono o una "tablet", pero aún así se ve mucha gente leyendo a nuestro alrededor y los niños son testigos de ello.

- libros al alcance de los niños... hay bibliotecas en cada ciudad con un arsenal de libros infantiles! El área de niños está acondicionada con cojines, columpios y juegos para que los padres lean con sus pequeños y los libros están literalmente al alcance de los niños para que ellos mismos los puedan tomar, hojear y ver (o leer si ya tienen edad). Además en todo consultorio médico hay libros infantiles, sean sobre hadas de los dientes en el dentista, o sobre hospitales en la sala de urgencias. Nuevamente, los niños ven libros en lugares cotidianos.

- lectura por la noche... no sé que tan inculcada esté la tradición de leerle a los niños en México, pero al menos en Alemania es una de las tradiciones que he adoptado con mucho gusto y veo comúnmente entre vecinas, amigas y colegas. Antes de dormir, el padre o la madre lee a los pequeñitos, y en casa eso hemos hecho desde que Victoria tiene uso de razón. Yo leo en español unos días, mi marido en alemán otros. Poco a poco esa tradición esta cambiando, pues la mayor ya lee (tiene 8 años) y dedica 15 minutos antes de dormir a la lectura (en español o alemán). La pequeña también lo hace poco a poco y realmente lo disfrutan. Espero el gusto les dure de porvida :)

- biblioteca escolar... La escuela primaria de mis hijas tiene una biblioteca como supongo la tienen casi todas las del mundo, pero no es sólo cuestión de tener un salón lleno de libros sino motivar a los niños a que los lean. Así que cada miércoles, los niños visitan la biblioteca y sacan mínimo un libro para llevar a casa. Tienen 1 mes para regresarlo y cada semana pueden sacar uno nuevo. De mi infancia no recuerdo haber conocido ninguna biblioteca y si la escuela tenía una, nunca la conocí. Aún de la preparatoria no tengo recuerdos claros y de la biblioteca de la universidad que sí visitaba a menudo, sólo recuerdo haber sacado libros de texto para algún proyecto o investigación. Aquí mis hijas sacan libros de cuentos, o de animales o de ciencia, simplemente por el placer de leer y aprender. Y eso desde primer año de primaria, qué bendición!

- día del libro... El 23 de Abril es día del libro y lo supe apenas hace unos años  gracias a que el jardín de niños de mis hijas lo festeja de una manera muy linda. Junto con la escuela primaria que está al lado, se organizan grupos de niños (de 3 a 10 años) que trabajan en un tema en particular con los profesores y algunos padres de familia. Al final de la mañana cada grupo presenta lo que hicieron al resto de alumnos. La idea es trabajar con un libro y este año el tema elegido fue "ciencias". Mis hijas participaron en diferentes grupos que realizaron experimentos, y aunque esta ocasión no pude apoyar por mis clases, hace dos años ayudé en uno de los grupos y el tema había sido "Primavera".

- tarde de lectura... Este evento también se realiza una vez por año, pero sólo en la escuela primaria. A las 5 de la tarde llegan los niños con sus cojines y monos de peluche y después de una breve introducción en el foro central, los niños se dirigen a los diferentes salones donde un padre o madre de familia les leerá una historia de 45 minutos. Se hace una pausa donde los niños cenan y toman chocolate caliente y al final de la reunión, vuelven al foro a escuchar la conclusión del evento. Al igual que en el inciso anterior, cada año se elige un tema específico y he tenido la fortuna de participar en dos ocasiones. Les he leído en alemán y español y me fascina ver sus caritas de interés con las que siguen mis historias.

Foro de la escuela
- motivación a leer... Ya he escrito antes que en Alemania no son muy fanáticos de cuadros de honor ni medallas al mejor estudiante. Pero curiosamente este año, mi hija mayor ha tenido que participar involuntariamente en una competencia de lectura con sus compañeros de clase. Se trata de un sistema llamado "Antolin", donde cada niño tiene un usuario y password y puede contestar preguntas de libros que lee. No hay tareas ni exigencias del profesor, pero al final del semestre se les entrega un diploma a los 5 alumnos con mayor puntaje. Poco a poco mi hija ha encontrado divertido acumular puntos por cada libro leído y ya lleva 10 libros evaluados en lo que va del año (creo que superará los 20 libros leídos por año :). Interesante es que por cada respuesta incorrecta, el sistema te quita el doble de puntos que si ignoras la pregunta y dependiendo de la complejidad del libro, es el número de preguntas y puntos asignados. Hay "tests" para todo tipo de libros, desde primer año de primaria hasta novelas e incluso me he encontrado algunos libros en español como el "Pez Arcoiris" o "el Principito". Así que a leer se ha dicho!

Y para concluir me gustaría incluir algunos extractos de un artículo que me hizo reflexionar sobre el tema de la lectura, "El país que dejó de leer" de David Toscana:
"Hoy más que nunca hay un mayor número de niños inscritos en el sistema educativo, pero aprenden mucho menos. Están a punto de no aprender nada. El porcentaje alfabetizado de la población mexicana está creciendo pero, en números absolutos, hay más analfabetas hoy en día de los que había hace 12 años. Aunque el alfabetismo básico, o sea la habilidad para leer señalamientos urbanos o el título de algún reportaje periodístico, esté creciendo, el hábito de leer libros permanece estancado. México, país que otrora pudiera haber sido considerado como bien educado, ocupó el penúltimo puesto, de 108 países, en un sondeo conducido por la Unesco sobre hábitos de lectura.
Pero quizás el gobierno mexicano no está listo para que su gente sea educada verdaderamente. Sabemos que los libros le dan ambiciones, expectativas y un sentido de dignidad a los lectores.
Si mañana despertáramos igual de educados que los finlandeses, las calles estarían repletas de ciudadanos indignados y nuestro temeroso gobierno estaría preguntándose de dónde fue que estas personas obtuvieron más que un entrenamiento de lavaplatos."

Será que algún día México sea un país de lectores y sobretodo de niños lectores? Ojalá que sí! Eso cambiaría el futuro de un país maravilloso que podría ser también de esos que leen 20 libros al año por persona, o no?

abril 24, 2013

Premios y regalos

En estos días he escuchado el tema de premios a los hijos en la radio cada mañana cuando voy al trabajo. Todo a colación por la declaración de Heidi Klum de que da un dólar a sus hijos cada vez que comen una fruta o verdura. Además del hazmerreír de los locutores que hacen cuentas para calcular cuantas frutas tendrían que comer para volverse millonarios y de las críticas de algunos radioescuchas que ven la medida como exagerada, el tema ha estado presente en casa por unas amiguitas que reciban regalos un día si y el otro también simplemente porque son únicas y les compran lo que se les antoja.

Que tan bueno es premiar a los hijos? Cuándo deben hacerse regalos? Es positivo usar este tipo de estrategias en la educación de nuestros niños? Por supuesto que abunda literatura al respecto, libros sobre como educar bien, comentarios de expertos y psicólogos que están a favor o en contra de premiar acciones o logros de nuestros pequeños.

Creo que éste es uno de los temas que cada uno debe ir aplicando de acuerdo a su situación particular, considerando las experiencias propias ( de la infancia ) y otras de parientes y amigos, además de escuchar la opinión de la suegra, de algún profesor o pediatra y de las mamás de los amiguitos de nuestros hijos. Ya con toda esa información, cada uno decidirá que métodos probar o experimentar.

En nuestro caso particular eso de premiar casi a diario (como Heidi Klum) lo hemos hecho por temporadas para crear un hábito y hoy por hoy puedo decir que ha funcionado. Me explico:
Hace un par de años tenía el problema de que las niñas no se comían lo que les mandaba al jardín de niños o a la escuela... pusiera lo que pusiera, regresaban a casa con la mitad del lonche, la manzana mordida, restos del salami, etc. Probé de todo y compré cuantas opciones había en el mercado, pregunté a otras mamás y nada! Les ponía menos, les ponía cosas que les gustaran, bueno... qué no hice! Así que empecé a premiarlas... si me traían la cajita vacía les daría un dulce después de la comida. La mayor que no es muy dulcera, no hizo mucho caso al premio pero al ver a la hermana menor disfrutando de su "postre", empezó a imitarla. Poco a poco se fue haciendo costumbre y aunque fuera en el camino de la escuela a la casa se comían lo que habían dejado en el recreo. Resultado: hoy SIEMPRE traen la cajita vacía y ya no reciben ningún dulce como recompensa.

Lo mismo sucedió con la cuestión de comerse todo a la hora de la comida, incluyendo la bebida que más problemas me daba. La que dejara
el plato limpio y el vaso vacío recibía un dulce después de comer. Ellas mismas lo escogían de un frasco grande que estaba arriba del refrigerador y que incluía los dulces de la temporada: de Halloween, Navidad o Pascua :)
Hoy el frasco está abandonado y sólo se acuerdan de él cuando vienen amiguitas a jugar y tienen antojo de dulces. Aprendieron a comerse todo en la escuela y en casa gracias a esas pequeñas recompensas.

Fuera de estos casos particulares, no soy muy partidaria de premiar por cosas que son su obligación como hacer la tarea, comer sanamente, recoger su recámara o comportarse bien en la iglesia. La cuestión de regalos es otro tema interesante, pues en casa se hacen regalos cuando hay cumpleaños, en Navidad o Pascua. Pequeños detalles se entregan cuando sacan buenas notas, participan en algún concierto o presentación de baile, o cuando adquieren reconocimientos especiales como en la natación, que aquí se les da un parche para el traje de baño que indica el nivel de nadador que son. Dichos detalles son extraordinarios y se entregan para premiar su dedicación y esfuerzo. Obviamente también funcionan como motivadores para que sigan sacando buenas notas y participando en eventos como obras de teatro, conciertos o competencias.

Si de repente se les antoja algún juguete a nuestras hijas, ellas tienen dos opciones: o lo piden para la siguiente ocasión (Pascua, Navidad o Cumpleaños) o lo compran con su dinero ahorrado. Reciben su domingo (2€) cada semana y tienen su alcancía donde también ponen el dinero que les regalan sus abuelos en ocasiones especiales. No se trata de gastarlo todo en cuanto juntan para alguna "barbie", así que es parte del proceso que aprendan a comprar cosas que realmente valgan la pena y no sólo compren por comprar o porque a cierta amiguita se lo han comprado.

Díficil es ésto de educar a los hijos e inculcarles valores y hábitos que los hagan hombres y mujeres de bien. Ruego a Dios para estar haciendo buen trabajo de madre y que en un futuro nuestras hijas sean mujeres hechas y derechas :) Mientras, a seguir leyendo, aprendiendo y experimentando que ésto de ser padres no es una meta, sino un proceso :)



abril 20, 2013

Un cumpleaños de terror

El post debería llamarse "un día de terror" porque realmente fue un mal día para mi marido y para mí, pero dado que coincidió con el cumpleaños de mi marido, he decidido escribirlo desde el punto de vista de quién debía celebrar un nuevo año de vida.

Todo empezó la noche del jueves, cuando llegué de una reunión con unas amigas... justo era medianoche y decidí darle una serenata a mi marido que cumplía 43 años el viernes. Cual no sería mi sorpresa al encontrarlo en cama con fiebre :( Otra vez! Recién se había tomado una pastilla y le dije que si no le bajaba la temperatura, lo iba a llevar al hospital. Una hora después, la fiebre había bajado pero de todas formas no pude dormir del pendiente. Dos días antes había empezado con un dolor en el vientre que se acumulaba al ya conocido dolor de su pierna derecha.

El viernes por la mañana, nuestras hijas llegaron a nuestra recámara con sus regalos y cantando "Estas son las mañanitas..." La fiebre volvía y decidí no asistir al desayuno internacional para acompañarlo al médico. Mandé a las niñas a la escuela con la consigna que si al regresar no estábamos, que se fueran con la vecina...

Nuestra aventura comenzó con la visita al médico general a las 8 y media. Mi marido tenía una cita planeada para un análisis de sangre de rutina que lo realiza siempre una enfermera, así que avisó en recepción que también deseaba hablar con la doctora. Después de una hora y media de espera, pasamos a verla. Desde que lo vio caminar, dijo que no se veía nada bien... no lo revisó gran cosa e inmediatamente dijo que era necesario ir al hospital. Nos mandó a Urgencias con pases a: Urología, Gastroenterología y Medicina Interna. Realmente no sabía por donde empezar.

Llegamos a Urgencias a eso de las 10 y media. Esperamos poco y nos mandaron a Urología donde le hicieron un ultrasonido y un análisis de orina. NADA raro! El urologo mandó llamar a un cirujano para oír la historia desde el principio. Decisión: talvez sería bueno hacer una tomografía.

Ah! Olvidaba mencionar que desde el principio la doctora recomendó no tomar ningún medicamento para que los síntomas no se disfrazaran. Así que desde las 8 de la mañana traía fiebre y escalofríos.
Volvimos a urgencias a esperar a que nos indicaran a dónde seguir. De 12 a 2 y media esperamos en una sala con alrededor 35 personas más con todo tipo de problemas: heridos, quebrados, otro que le picó un escopión, otra que sangraba, Dios mío! Casi a las 3 pasaron a Tom para sacarle sangre y ahí se dieron cuenta que nosotros mismos habíamos traído la sangre que le habían sacado desde temprano en el consultorio del doctor general. Ahora a esperar los resultados de la sangre...

Cerca de las 4 de la tarde le realizaron la tan esperada tomografía. Media hora después el mismo cirujano que había hablado con el urólogo nos dio la gran noticia: NADA raro! WTF! No pude decir otra cosa que: Y no tienen aquí a Dr. House? El doctor sólo sonrió.
Lo vio otra doctora en Urgencias y también con cara de incredulidad aceptó internarlo para tenerlo en observación hasta el lunes, día en que se le hará una resonancia magnética con la esperanza de que dé un poco mas de información. Ahí también nos enteramos que la sangre no está en orden y nuevamente trae índices de infección (como hace 3 semanas que le detectaron la influenza).

Lo mandaron a la estación de cirugía mientras yo volvía a casa a recoger a las niñas de con la vecina y a empacar algunas cosas para Tom. A las 7 de la noche lo visitábamos con globos, serpentinas y un pastel con velas encendidas para alegrarle aunque fuera unos minutos de ese día que parecía ser sacado de una película de terror.

Le estaban administrando antibióticos y medicamentos para el dolor y la fiebre. Estuvimos un rato y luego nos fuimos a cenar para terminar un día que espero no se repita jamás. Sobra decir que tuvimos que cancelar una reunión con sus amigos y vecinos que estaba planeada para la noche y una reunión el sábado con otra familia mexicano-alemana. Espero pronto poder celebrar como Dios manda.

Uff!! Ahora que lo escribo parece más terrorífico de lo que fue... eso de esperar entre tanto enfermo, pasar horas de incertidumbre, ir de un lado a otro con tu marido en silla de ruedas, verlo sufrir y no saber ni porqué, y dejarlo en el hospital es algo que no le deseo a nadie ni un día cualquiera y mucho menos en su cumpleaños!

Dios quiera que el lunes tengamos mejores noticias y un diagnóstico preciso. Justo ayer se cumplieron tres semanas de que empezó el primer síntoma: dolor en la pierna derecha. Y todavía es fecha que no saben a qué se debe. Aquí en Alemania fines de semana y días festivos son días muertos en los hospitales, cosa que no termino de entender, así que entre hoy y mañana no pasará NADA. Pero al menos esta en mejores manos que las mías en caso de que vuelva la fiebre o surja alguna otra sorpresa. Mientras a esperar, a rezar y a confiar en que esta semana tengamos buenas nuevas y sobre todo comience un tratamiento para su mejoría.

Agradezco a todos los que están al pendiente y les pido que no dejen de orar por su salud. De momento es lo único que podemos hacer :(

abril 17, 2013

Una mala racha

Hace casi 11 años que dije el día de mi boda algo así como "Yo N te acepto a tí, T... como esposa y me entrego a ti y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida." Y como en los cuentos, nunca había puesto en práctica aquello de "en la enfermedad", pues mi marido es un hombre fuerte y sano que no se enferma ni le gusta visitar médicos.

Pero como todo en la vida, siempre hay una "primera vez" y ahora me ha tocado tener un marido en casa por enfermedad. Ya había escrito antes que al llegar de México hace casi tres semanas, me topé con la sorpresa de que Tom estaba en el hospital. Resultó ser influenza y después de 5 días, regresó a casa para terminar de recuperarse. Gracias a Dios la infección cedió y las fiebres y otros síntomas de la influenza desaparecieron, pero el problema de dolor en la pierna derecha sigue. Ha ido dos veces a análisis de sangre y esta semana ha visitado al urólogo sin éxito. Nadie sabe a qué se debe el dolor que después de caminar un rato, o de hacer algún esfuerzo es tan fuerte que casi le impide caminar. Mañana tiene cita con un ortopeda y espero le den un diagnóstico preciso y sobretodo un tratamiento para eliminar el problema por completo.

A mi marido si le había tocado apoyarme y consentirme en diversas ocasiones en las que he estado enferma u hospitalizada. No es nada divertido y es un hecho que lo más sagrado en toda familia es la salud de cada uno de sus integrantes. Espero pronto ver a Tom como antes, que vuelva al trabajo y a su rutina normal. Dios quiera que sea sólo algo menor y sobretodo, que pronto sea curado.

En todo matrimonio o familia, siempre hay momentos de prosperidad y otros de adversidad... ya sea por enfermedad, crisis económicas, descomposturas, problemas de los hijos en la escuela o diferencias con la familia política siempre hay lo que se llaman "tiempos difíciles". Y casi siempre todos son pasajeros, así que luego vuelven los "tiempos normales" o incluso con suerte "tiempos maravillosos" de bonanza económica, menciones honoríficas, llegada de nuevos miembros a la familia, ascensos o simplemente golpes de suerte!

En nuestro caso muy particular los tiempos difíciles han sido mínimos y justo ahora con los problemas de salud de mi esposo, parece que estamos pasando una mala racha! Todo empezó con problemas con uno de los autos que justo había recibido una compostura mayor el año pasado. No era tan grave porque tenemos un segundo coche y mi marido se las arreglaba con el transporte público. Pero justo cuando llegué de México, ese segundo coche resultó con ruidos curiosos que no tuvieron mas remedio que ser investigados por un mecánico. Un amortiguador roto! Mmmm, justo a 6 meses de haberlo comprado y justo algo que no era cubierto por la garantía. Para el que no es experto en la materia como yo, tiene que saber que los amortiguadores se cambian en pares, así que nos tocó pagar el cambio de los amortiguadores delanteros.

Problemas de este tipo los tiene cualquiera, y no sería tan grave si no fuera que mi marido ha sido reajustado de su empleo hace apenas unas semanas. La noticia nos tomó por sorpresa pero por un lado lo tomamos como algo positivo. Mi marido vive durante la semana en la ciudad donde trabaja y viene a casa un día entresemana y los fines de semana. Algo que debía ser temporal cumplió ya casi 7 años y aunque no era la situación ideal, nos habíamos acostumbrado a ella. Hace algunos años evaluamos mudarnos cerca de su trabajo, pero no valía la pena económicamente hablando. Ahora toca esperar a que mi marido encuentre un trabajo más cerca que cumpla con sus expectativas y nuestras necesidades.

Gracias a Dios en Alemania existe el seguro de desempleo que aunque no es el 100% de su ingreso actual, es una gran ayuda en situaciones como ésta y nos tranquiliza mientras encuentra trabajo. Dios quiera que sea pronto!
No te preocupes. Dios nunca es ciego a tus lágrimas, ni sordo a tus plegarias, ni inmune a tu dolor.  El ve, él escucha y el te dará. 

Y como dice el dicho "Dios aprieta, pero no ahorca", espero nuestra mala racha termine cuanto antes y que no se acumulen otros inconvenientes. Las vacaciones en verano a México siguen en pie y confío en que las cosas tomen un mejor color en estos meses primaverales. Soy de las que siempre dice que "las cosas pasan por algo", y pues confío en Dios en que algo positivo salga del cambio de trabajo de mi marido. Mas tiempo con la familia, más contacto social y menos estrés de ir y venir le caerían de perlas!

abril 09, 2013

25 maneras de amar a tu pequeña hija

Pocas veces copio algo que encuentro en la red.... pero definitivamente este escrito merece no sólo ser compartido sino puesto en práctica. Muchas de estas cosas las hago con mis hijas, y lo pongo aquí para tenerlo siempre a la mano y recordar algunas de ellas.

1. Cómprale vestidos. Probablemente no va a querer usarlos todos los días por siempre. . . Aprovecha la ventaja de este deseo único de las niñas pequeñas. Enséñala a sentarse como una dama y a dar vueltas. 

Desde bebés, enoloquecía comprando vestidos y faldas para mis nenas. Les encantan y todavía los prefieren a los pantalones. No tuve que enseñarles a dar vueltas, ellas mismas lo descubrieron y todavía dan vueltas sobretodo cuando estrenan alguna falda de vuelo.

2. Hazle cosquillas, y escucha detenidamente mientras se ríe. Su risa va a cambiar. Escucha. Recuerda.

Les gusta que les haga cosquillas y disfruto muchísimo sus risas y carcajadas. Hace unos meses inventaron un juego para antes de dormir que consiste en que las persiga desde la sala hasta mi recámara (subiendo escaleras). En nuestra cama, se esconden debajo de las cobijas y debo hacerles cosquillas y asustarlas. Es uno de los mejores momentos del día!

3. Déjala jugar en el lodo y que ande en su bicicleta por los charcos. Luego deja que te ayude a lavar la ropa. 

No es de mis cosas favoritas, pero mi marido siempre ha estado a favor de que sean niñas que disfruten de la naturaleza, así que no sólo contemplan florecitas sino escarban en la tierra para sacar lombrices, se esconden debajo de montones de hojas en otoño y trepan por los árboles. Desde hace años que las niñas me ayudan a doblar su ropa, primero eran sólo los calcetines... ahora es toda su ropa. La doblan y la guardan en los cajones. Entre más ensucien, más trabajo tienen :)
 
4. Enséñale a amar a la mujer en la que se convertirá amando a la mujer en la que tú te has convertido. No te subas a la báscula delante de ella. No te quejes de que la ropa no te queda. No digas cosas negativas de ti misma. Necesitara que le recuerdes constantemente lo que Dios realmente valora, y mucho de eso no se ve.

5. Guíala con el ejemplo. Ella hará lo que tú hagas, no lo que tú digas.

6. Valora su vida. Enséñale a valorar la vida de otros. Provéele de oportunidades para interactuar con mujeres de todas las edades. Participen juntas como voluntarias en algún banco de alimentos o algún asilo. Ayúdala a coser una cobija de bebe para alguna nueva mamá. Preséntales a mujeres embarazadas y enséñale la emoción acerca del regalo anticipado que está en sus vientres. Memoriza Isaías 43:1 y díselo constantemente.

7. Enséñale a cocinar. Déjala poner la mesa y lavar los platos. Aunque se tarde diez minutos más para empezar a comer porque es muy cuidadosa para doblar la servilleta. Aun cuando tengas que lavar los platos de nuevo después de que ella se duerma. Practiquen juntas el servir a otros con amor.

Me encanta cocinar y es uno de los pasatiempos que más comparto con mis hijas. Sobretodo a la hora de hacer galletas o pasteles... les gusta aprender, ayudar y probar! Ellas siempre ponen la mesa y al terminar de comer, recogen su plato. Tengo lavavajillas, así que nadie lava platos :) De todas formas hay algunas otras tareas de la casa que les corresponde y hacen sin chistar!
 
8. Dale apodos de adoración, cariño no de condescendencia.

Princesas, corazones, nenas, preciosas, y el mejor que me dicen a mí: que soy la mamá mas bonita del mundo!
 
9. Tómale fotos. Cambiará rápidamente. Mientras lee, duerme o prueba su primer pedazo de pastel. Toma fotos de las dos juntas. Enmárcalas y ponlas en las paredes de su recamara. Algún día las reemplazara con fotos de ella con sus amigas, pero recordara los momentos especiales que pasaron juntas.

Creo que en este punto no hay mucho que comentar. Me vuelvo loca con una cámara en las manos y desde que nacieron no he dejado de documentar cada momento de su vida ya sea con una foto o un vídeo :) Ahora ellas comparten esa pasión!
 
10. Llévala contigo. Llévala a museos, vayan al parque, salgan a comer, y a todos lados cuanto puedan. Ayúdale a ser valiente para probar nuevas cosas. 

Paseamos a menudo y en cuanto hay oportunidad hacemos cosas juntas: vamos a la biblioteca, a cenar al McDonalds, hacemos picnic en el jardín o jugamos a diversas cosas.
 
11. Canta y baila con ella. En la casa, en el carro, fuerte!

Otra cosa que hacemos desde hace años. Bailan casi a diario y sueñan con ser cantantes, rockeras o estrellas!
 

12. Ama a su papi. Ella lo necesita igual como te necesita a ti. Muéstrale como se ve un matrimonio amoroso y habla con ella acerca de tus sueños para ella y que cualidades son importantes un esposo.

13. Enséñala a perdonar y pedir perdón. Dile acerca de tu amor incondicional para ella y de la manera que Dios nos amo y nos ama.

14. Acurrúcate. Durante unos minutos cada día, pon tus brazos alrededor de ella.

Sobretodo la pequeña pide mínimo una vez al día que la abrace... ambas son muy cariñosas y jugamos a abrazarnos antes de dormir. Nos llenamos de besos y acostumbran ser muy querendonas entre ellas también. Justo ayer jugaban a que no podían estar más de 10 segundos separadas, así que andaban por toda la casa de la mano y así querían hasta lavarse los dientes!

15. Léele. Lean acerca de Laura Ingalls Wilder y Amelia Earhart, Hellen Keller (fue una autora, activista política, y oradora estadounidense sordo ciega )and Ruby Bridges, Ruth y María y otras muchas mujeres que fueron valientes, inteligentes y compasivas. 

Desde pequeñas hemos creado la costumbre de leerles... el papá en alemán, yo en español y recientemente ellas leen solitas para practicar. Ambas resultaron muy marianas y les encanta leer sobre la Virgen María.

16. Sueña con ella. Habla con ella de lo que quiere ser cuando sea grande, del día de su boda, de sus propios hijos. Dale cosas por las cuales ver a futuro. Ayúdale a esperar pacientemente por las cosas como salir sola con sus amigas, tener novio, maquillarse.

17. Invita a sus amigos a jugar. Conócelos y conoce a sus padres. Se observadora, y considera cuidadosamente las personas a las que confías su cuidado.

18. Corre con ella. Pruébale que puede lograr algo que parece imposible para una niña pequeña, como correr un maratón, un kilometro, etc.

En este punto fallo pues nunca me gustó correr. Pero el papá ya corrió un maratón con la mayor y en cuanto hay oportunidad realizamos actividades deportivas con ellas.
 

19. Llévala a la iglesia. Aun los días que sabes que se portara mal durante el servicio. Esto pasara. De verdad, pasará. 
Vamos a la Iglesia. No tan seguido como quisiera porque los sermones son aburridos aún para los adultos :( Pero están bautizadas, participan en actividades de la iglesia, harán su primera comunión próximamente y asisten a retiros. Además rezan todos los días y creen en Dios.

20. Se su amiga por correspondencia. A veces es más fácil escribir las cosas que no sabes cómo decir o preguntas que las harían sonrojarse a las dos. Dale cartas de amor también para ver después cuando ella necesite un recordatorio de cuanto te preocupas por ella. Escríbele aunque nunca te responda.

Esto es algo que me gustaría empezar a hacer... veremos si lo logro!

21. Enséñala a valorar su cuerpo. Cómprale un traje de baño de una pieza y blusas que cubran su abdomen. Enséñale que la modestia es importante, que los niños son criaturas visuales, y que su cuerpo es un regalo de Dios. Es para ella y su futuro esposo, y nadie más.

No sé si esté mal, pero me encanta comprarles bikinis. Son tan delgaditas y lo lucen tan bien... sé de antemano que llegará la adolescencia y ni traje de baño de una pieza querrán ponerse. Así que mientras no tengan complejos, que se vean guapas :)
 

22. Dile la verdad; acerca de tener citas y del matrimonio, dile como se hacen los bebes y el hecho de que no siempre obtendrá lo que quiere ni hacer lo que ella quiere. Ella es una creación única de Dios. Él le ha dado dones especiales. Ayúdala a descubrir esos dones.

23. Enséñale a pedir ayuda. Permítele hacer cosas por ella misma, pero cuando necesite ayuda, haz que diga las palabras, “me puedes ayudar por favor”. Saber cómo pedir ayuda y como aceptarla cuando se ofrece es una habilidad que eventualmente necesitara. Todos lo necesitamos.

24. Ve lo que ella ve. Llénate de los mensajes que está adquiriendo no solo de los programas sino de los comerciales también, de lo que lee, etc.

25. Enséñale acerca de Jesús. Este es el numero uno de todo el día cada día. Ora con ella en público. Muéstrale que puede acudir a Dios en cualquier momento. Que su vida está en manos del creador de los cielos.

Dos semanas espectaculares...

En febrero pasado había escrito la entrada "Vacaciones diferentes", donde avisaba que las dos semanas de vacaciones escolares las pasaría en Monterrey, la ciudad que me vio nacer hace casi 40 años. Ya fui y vine y no puedo dejar pasar mas tiempo sin plasmar mis experiencias en este blog.
Algunos de los objetivos que tenía para este viaje eran:
* cargar pilas - y vaya que si cargué pilas!

* descansar- más no se puede descansar. Sin trabajo, sin quehacer, sin cocinar, sin hijas y sin marido que atender, ufff!!! Fue la pura vida!

* conocer a mi sobrina nueva- además de conocerla, la cargué, la abracé y la fotografíe cada vez que estuvo a mi lado :) Además disfruté de su hermana mayor que aunque todavía al final no me tenía mucha confianza, si alcanzó a regalarme tiernos besos y abrazos :)

* disfrutar a mis padres y abuelos- palomeado! Creo que desde mis años de infancia que no pasaba tanto tiempo conversando y disfrutando lindos momentos con ellos. Fuimos al teatro y al cine, rentamos películas, participamos en los oficios de Semana Santa, fuimos de compras, y disfrutamos cada día al máximo sólo ellos y yo.

* saludar amigos- no vi tantos amigos como hubiera querido, pero a los que se dejaron ver los disfruté ya fuera en un café, en una reunión en la casa o en un restaurante.

* comer cabrito- Ufff! cabrito y mil cosas más! No me quedé con ningún antojo y eso gracias a mis papás que me consintieron de más, ya fuera llevándome a mis restaurantes favoritos, pidiendo a domicilio o cocinándome!

*y tomar el sol- También palomeado! En dos semanas hubo días con casi 40 grados y otros más frescos de 18. No me bronceé, pero si tomé sol en cuanta oportunidad tuve, así fuera solo en la terraza de mis papás, sentada en la mecedora y esperando a que se escondiera detrás de las montañas.

Doy gracias a Dios por haber tenido esta oportunidad! Fue un viaje muy placentero, lleno de momentos agradables, de experiencias inolvidables y de minutos valiosos con gente que quiero mucho. No sé cuando pueda repetir un viaje así, pero confío en que si se repita, así sea en algunos años.

A los objetivos antes mencionados, debo agregar otras cosas que hice en esas dos semanas:
* celebré mis 40 años. Sí, todavía faltan dos meses para cumplirlos pero aproveché la oportunidad para comer pastel, que me cantaran las mañanitas y celebrar con familiares y amigos. Fue un día muy especial a pesar de que el clima estuvo fatal (38 C y mucho viento) y que faltaron muchas personas. La pasé genial y aprovecho para agradecer a aquellos que asistieron!

* fui de "shopping" a McAllen, TX. Como era costumbre en nuestros viajes a Monterrey, fui con mis papás al "otro lado" a pasear, comer en el "Red Lobster" y comprar ropa y otras cositas para mi marido y mis hijas. No había gente ni tráfico en el puente de la frontera... el clima estuvo ideal y compré todo lo que había en mi listita :)

* surtirme! Sí, de mis antojitos como conchitas, tostadas y cacahuates japoneses. Traer libros de español y artesanías mexicanas! Me hubiera encantado traerme una 3era maleta, pero era demasiado y no quería levantar sospechas en la aduana alemana, jeje. Así que traje dos maletas repletas de encargos, regalos y antojos!

El último día de mi estancia en Monterrey me enteré que habían internado a mi marido en el hospital... pueden imaginar mi sorpresa y mi angustia durante el viaje. Gracias a Dios, poco a poco las cosas fueron mejorando y mi marido ya esta en casa recuperándose de  Influenza B. Más de uno ha dicho que se enfermó por mi ausencia y que no debería dejarlo solo tanto tiempo! Mmmm, ni crean que me creo ese cuento! Mis hijas pasaron las dos semanas con los abuelos y mi suegra también me insistió en lo muuuuuuucho que me extrañaron y que hasta tristes o deprimidas estaban algunos días. Ni hablar, lo bailado ni quien me lo quite! No es algo que haga cada semana y más bien creo que si no hubiera hecho este viajecito la deprimida sería otra :)

GRACIAS PAPÁ, GRACIAS MAMÁ por haberme consentido tanto!
GRACIAS TOM, por haber estado de acuerdo con mi plan :)
GRACIAS SUEGROS, por haber cuidado de mis hijas.
GRACIAS FAMILIA Y AMIGOS, por ser parte de mi vida a pesar del tiempo y la distancia.
GRACIAS DIOS por ser tan bueno conmigo!

Y a seguirle, que la vida es una y hay que disfrutarla! Después de haber cargado pilas, el trabajo, la familia y mi vida en Alemania continúan como siempre, pero yo tengo el corazón fortalecido y lleno de calor humano y mexicano!

abril 07, 2013

Regresando...

Después de tener un promedio de 6 a 8 entradas por mes, Marzo se ha quedado con sólo una :(
Y es que entre la planeación de mi viaje a Monterrey y mi estancia por allá de más de dos semanas me mantuvo más que ocupada.
Prometo ponerme al corriente lo antes posible... hay muchos temas pendientes y sobretodo tengo que escribir sobre mi maravilloso viaje a mi tierra natal, donde pasé unos dias increíbles al lado de mis papás, familiares y mis mejores amigas.

De momento tengo que poner al corriente la casa, apapachar a Tom que pasó una semana difícil en el hospital, empezar mis clases de español después de las vacaciones de Pascua y agarrar nuevamente el horario europeo.

Paciencia... pronto tendrán mucho que leer por aquí! Saludos y feliz Abril!