marzo 03, 2013

Día Mundial de la Oración

Ayer, 1 de Marzo fue el día mundial de la oración y tuve la oportunidad de participar en su organización y presentación en mi comunidad.


Apenas este año conocí sobre este proyecto que no es nuevo, sino más bien bastante antiguo. Buscando en internet, encontré que este movimiento nació en 1887 y fue organizado por mujeres misioneras de Estados Unidos y Canadá. Con el tiempo fueron agregándose diversas confesiones y países hasta convertirse en el movimiento ecuménico femenil más grande del mundo. Cada año corresponde a un país organizar la ceremonia, elegir el lema y coordinar su implementación en todo el mundo.

Hace dos años le correspondió a Chile, el año pasado a Malasia, y este año lo ha organizado todo Francia. El lema elegido fue " Fui forastero y me recibieron" (Mt. 25,35). El próximo año toca el turno a Egipto.

Este año participaron mujeres y comunidades de 170 países. En Stade, la ceremonia se llevó a cabo en la iglesia católica y por azares del destino fui a dar al comité organizador y participé en la prueba general donde me asignaron algunos textos que tendría que leer.

El día mundial de la oración siempre se lleva a cabo el 1er viernes de marzo, así que ayer justo a las 6 de la tarde estábamos mis hijas y yo presentes en la ceremonia donde junto a miles en otras partes del mundo, cantaríamos y oraríamos por las mujeres de este planeta en especial por aquellas que por amor, guerra, trabajo, o búsqueda de mejores oportunidades han cambiado de país.

La ceremonia duró casi una hora y media y se incluyeron las siguientes partes :
- Se leyeron biografías de mujeres francesas que participaron en el comité organizador.
- Se leyeron testimonios de mujeres migrantes que han tenido problemas en Francia
- Se cantaron canciones en francés, alemán e inglés
- Se pidió por las familias biculturales del mundo
- La colecta recogida será destinada a proyectos relacionados a mujeres en países en desarrollo
- Se presentaron dos organizaciones de Stade que ayudan a migrantes, una de ellas apoya a hombres asilados y la otra fue ZinKKo, la asociación donde participo desde el año pasado y que busca mejorar la integración de migrantes en la sociedad de Stade.

Fue una experiencia muy enriquecedora y junto conmigo participó una musulmana. Así que no sólo se trató de una ceremonia ecuménica entre iglesias cristianas sino más bien de una ceremonia en donde todas las religiones tuvieron un espacio para orar. Y es que acaso no todos tenemos el mismo Dios? Orar, lo importante es orar y olvidar esos resentimientos entre religiones y hermanos.

Hace días busqué información sobre esta misma ceremonia en México y desgraciadamente no encontré mucho al respecto. Tal vez las ceremonias ecuménicas no sean normales y por eso no se organizó nada en este contexto. Que pena! Ojalá en los próximos años este movimiento llegue a más países y comunidades porque realmente es urgente rezar por tantas cosas que aquejan a la humanidad ;(