noviembre 22, 2012

Si hubiera sabido...

Dicen comúnmente que el "hubiera" no existe y en parte creo que es cierto. Se usa muchas veces para expresar arrepentimiento o disculparse de algo que se ha hecho o se ha dejado de hacer. Pero en el caso de "si hubiera sabido" creo que es positivo utilizarlo para sentar precedente y no volver a caer en una situación desagradable o indeseable.
Un ejemplo sencillo es "Si hubiera sabido que iba a llover, hubiera traído mi paraguas"... claro que no podemos saber si va a llover, pero podemos percatarnos de los signos que estaban presentes ese día y a la próxima que los observamos, cargar con el paraguas y así evitar repetir la frase "Si hubiera sabido...".
El día de hoy escuché esa frase en diversas ocasiones y desgraciadamente no para aplicarse a un ejemplo tan vano y simple. Les cuento los antecedentes y después les comento porqué esa frase hizo mi día un día de REFEXION.

Como cada tercer miércoles de mes, hoy asistí al círculo de mujeres del cual formo parte y dónde se ofrecen pláticas de diferentes temas como religión, salud, manualidades, etc. Hoy la ponente fue una de las fundadoras de dicho círculo, una mujer con raíces africanas, hindúes y británicas. Es abogada, madre de 3 hijos, esposa de un alemán y sobreviviente de cáncer. El tema de hoy era "No soy candidata a tener cáncer de seno".

Así como les suena el título a ustedes, me sonó a mí y a más de las 30 mujeres asistentes... Es qué acaso hay un perfil para enfermarse de cáncer? No lo sabía, pero al parecer una mujer sana, deportista, que no fuma ni bebe, que dio pecho a cada uno de sus 3 hijos no es el típico perfil para enfermarse de cáncer. Pero aún así, ella lo tuvo.

A lo largo de 1 hora, Iris (que así la llamaré en esta entrada) nos contó su terrible aventura que después de 3 años y medio parece haber terminado. Después de dos operaciones, una quimioterapia muy pesada e interrumpida, tres períodos de rehabilitación en diferentes clínicas y un sin fin de medicamentos, dolores y pesares hoy por hoy es la mujer que era antes del diágnostico de cáncer de seno. Y es la misma físicamente hablando, pues emocionalmente ha cambiado mucho, se ha vuelto más fuerte y es inspiración para muchas mujeres que como yo, no estan excentas de vivir una situación similar.

Iris no ha tenido una vida fácil, pues como muchas migrantes de color en este país han tenido experiencias muy desagradables sobretodo con la integración de sus hijos en la sociedad alemana. Increíble que el color de piel pueda ser fuente de tantos problemas. Sí, sólo el color porque ella habla perfecto alemán, incluso es traductora e intérprete y sus hijos hablan inglés en casa pero dominan el alemán como cualquier nativo. Fue muy triste escuchar sus historias de terror del tiempo en el jardín de niños, gracias a Dios han superado eso y más y ahora no quedan secuelas.

El haber sobrevivido el cáncer en un país ajeno, sin la familia a su lado (padres y hermanos) fue un elemento que hicieron su enfermedad y rehabilitación más difíciles. Durante esos 3 años mantuvo informados a sus amigos y familiares con correos electrónicos, algunos más tristes que otros. En la presentación del día de hoy, mientras que leía algunos fragmentos de esos correos, desplegaba en el monitor los mensajes y respuestas de sus amigos, todos ellos dándole ánimos y buscando alegrarle un poco esos amargos momentos.

Uno de los objetivos de Iris para la reunión era sensibilizarnos de la importancia de esas muestras de cariño, sean un correo electrónico, una llamada, una visita, una ensalada, o una oración en tiempos de dificultad. Comentó que sin esas muestras, seguramente la experiencia del cáncer hubiera sido mucho peor. Agradeció infinitamente a quienes la apoyaron y no tienen idea de la cantidad de lágrimas que se derramaron en esa sala.

Al final de su presentación, Iris quiso que cada una de las asistentes se presentara. Algunas son amigas de muchos años, otras vecinas y algunas otras son mamás de compañeros de sus hijos. En más de una ocasión, mencionaron que aunque sabían de su enfermedad, nunca imaginaron lo difícil que fue para Iris sobrellevarla y que si hubieran sabido, hubieran hecho mucho más para apoyarla.

Fui la última en presentarme, dije mi nombre y que conocía a Iris desde hacía 3 o 4 años justamente por el círculo de mujeres. Agradecí su presentación y comenté que me parecía maravilloso la forma en que había llevado el tema y que no temieramos preguntar de más u ofrecer nuestro apoyo a quién se encuentra en dificultades. La sociedad alemana es muy respetuosa y teme interferir en la vida privada de gente que no conoce muy bien, pero creo que en casos cómo éstos más vale pecar de entrometido que de indiferente. La gente enferma de cáncer o de cualquier cosa así de grave, necesita de nuestras muestras de cariño y una palabra, un gesto o un detalle puede ser la diferencia.

Así que nada de excusas y "si hubiera sabido", al menos a esas 30 personas nos quedó claro que de ahora en adelante estaremos más atentas a los detalles y ofreceremos nuestro apoyo sin preguntar demasiado ni esperar a que sea tarde.

Además, el tema de esta entrada queda bien para recordar a todas las mujeres de esas revisiones de seno que tenemos que hacernos para evitar sorpresas. En ese caso tampoco se vale el "si hubiera sabido"! Es bien sabido lo que hay que hacer y en el momento de detectar cualquier anomalía, buscar inmediatamente a un experto para despejar cualquier duda. A principios de año escribí al respecto y les dejo otra vez la entrada para quién no la recuerde: Nadie esta excento de cáncer de seno.

Definitivamente hoy fue un día de reflexión y doy gracias a Dios por haber puesto a Iris en mi camino. He aprendido mucho de ella y ojalá Dios la bendiga con muchos años más de salud, alegría y voluntad para inspirar a otros!

noviembre 12, 2012

De pulgas alemanas y niños africanos

Una de las cosas que no deja de sorprenderme en Alemania, son sus "pulgas"! Sí, mercados de pulgas cómo se le llaman en México y qué tienen el mismo nombre en alemán : "Flohmarkt".
Pulga Río- Mty

De Monterrey conocía muchas "pulgas", que con los años se convirtieron en algo similar a centros comerciales con puestos fijos, dónde se pueden conseguir productos americanos, ropa, zapatos y accesorios de moda. Hay varias en toda la ciudad y tienen horarios como cualquier tienda. No se tienen aparadores, pero si hay lugares para probarse la ropa, un área de comedor donde venden todo tipo de comida y ofertas de temporada.

En mis últimos viajes a Monterrey, ir a la "Pulga Río" era visita obligada y siempre salía con algunas bolsas de compras. Además de comprar mis conchitas con salsa y crema y pasear por cada pasillo para no perderme ninguna novedad. Desgraciadamente estos últimos años, también se encuentra mucho material de "piratería" y no es de sorprenderse cuando llega la policía y cierra algunos puestos que venden DVDs, CDs o juegos copiados.

El concepto en Alemania no tiene nada que ver con el concepto que se ha desarrollado en Monterrey y lo único que tienen en común es el nombre.
Aquí las "pulgas" son mercados con puestos que se ponen algunas horas en ciertos puntos de las ciudades. Pueden ser al aire libre en plazas o calles, o en lugares cerrados como escuelas o centros deportivos. En su gran mayoría la gente vende cosas usadas. Qué cosas? Pues TODO! Y cuándo digo de todo es realmente de todo.... juguetes, ropa, zapatos, vajillas, discos, aparatos eléctricos, objetos de colección, muebles, etc. Es cómo un EBAY en vivo.

Pulga en Stade
La gente pone precios razonables a los objetos y se puede negociar el precio final. Y lo que más me sorprende es la cantidad de gente que asiste a este tipo de mercados. En la ciudad donde vivo, se lleva a cabo un "Flohmarkt" a lo largo y ancho de la ciudad dos veces al año, en primavera y en otoño.  Se colocan cerca de 500 puestos en todas las calles de la ciudad desde la 5 de la mañana y los primeros compradores aparecen a las 6 de la mañana para llevarse las mejores gangas. Asisten miles de personas y no hay fin de semana en que no se lleve a cabo alguno en una escuela, barrio, casa particular o ciudad.
Yo he perdido interés en asistir porque los tumultos son impresionantes y la mayoría de las veces compro poco o nada. Pero hay gente que no se pierde ni uno y busca en los periódicos cuándo y dónde se pondrán los mercados de pulgas el siguiente fin de semana.

Hay mercados de todos tamaños y el vender cosas usadas es también una forma de ganar dinero para acciones de beneficiencia. Recientemente leí que en Monterrey se llevó a cabo uno de juguetes para apoyar una asociación que ayuda a niños con discapacidad. Eso mismo se hace en Alemania frecuentemente.

Y justo la semana pasada, el grupo de mujeres del desayuno internacional al que asisto cada mes decidió organizar un mercado entre nosotras para apoyar a un pueblito humilde y con muchas necesidades en Burkina Faso, Africa. Todas llevamos cosas que ya no necesitamos, las colocamos en mesas y la gente pagaba un precio justo ya fuera por un libro, una prenda de vestir, un juguete o un juego de vasos. Se lograron reunir 800 euros en 2 horas! Sólo de cosas de 40 mujeres vendidas entre ellas mismas! Simplemente increíble! Seguro la comunidad africana se verá muy beneficiada por este "mercado de pulgas".
Niños de Burkina Faso
Por otra parte, creo que los mercados de pulgas son una excelente forma de reciclaje, porque lo que ya no le sirve a uno puede servirle a otro y además se evita el "consumismo". En lo personal, no soy buena para vender cosas en un mercado, así que muchas de las cosas que ya no necesitamos, se donan a la Cruz Roja, otras se venden en Ebay y la ropa de las niñas se las paso a amigas con hijas de las mismas edades. Lo importante es darle uso a las cosas que todavía sirven y si de esta forma, también se puede ayudar a gente con bajos recursos, pues todavía mejor!

Que vivan las pulgas! ;)

noviembre 06, 2012

Tradiciones de aquí y de allá...

Acaban de pasar 3 días muy simbólicos y llenos de tradiciones.... El 31 de Octubre con su popular Halloween, el 1 de Noviembre y todos sus Santos y por último el 2 de Noviembre con sus difuntos.
Me parece curioso cómo ciertas personas critican algunas de las tradiciones de estos días mientras que otras adoptan o valoran nuevas.

A lo largo de la vida, he descubierto, conocido y seguido estas tradiciones de diferentes formas:

ANTES- En mi niñez y juventud en México.

Nací y crecí en el norte de México, donde muchas de las tradiciones se copiaban o imitaban de nuestro vecino del norte: los Estados Unidos. Fue así como cada 31 de Octubre mi madre me disfrazaba y junto con otros niños pedía dulces de casa en casa. Estaba en una escuela privada bilingüe que seguía todas las tradiciones estadounidenses como el "Thanksgiving" y el "Halloween".
Nunca le vi nada de malo y recuerdo que mi calabaza de plástico que por cierto era grandísima, cada día de Brujas reventaba de dulces y caramelos.
Por otro lado, nunca vi un altar de muertos, ni en casa de familiares, ni en la escuela y si lo llegué a ver por televisión, no lo recuerdo. El día 2 de Noviembre solamente acostumbrábamos llevar flores al cementerio, donde descansaban los restos de algunos familiares.

Con el tiempo, ya no salía a pedir dulces a las casas pero seguía asistiendo a fiestas de disfraces en casas de amigos o incluso organizaba alguna en la casa. Recuerdo que en los últimos años que viví en México ya no iban tantos niños a pedir su "Halloween" y en las escuelas insistían que esa tradición no era mexicana por lo que no era bueno seguirla.

AHORA-  Como madre mexicana en Alemania.

Curiosamente vine a conocer las tradiciones mexicanas del Día de Muertos en Alemania! En un museo etnológico de Hamburgo, desde hace 20 años el círculo Mexicano Alemán pone cada noviembre un Altar de Muertos. Y justo hace 6 o 7 años lo visité por primera vez y aprendí el significado de muchos de sus elementos, conocí la flor de cempásuchitl y a un grupo de danza que hacía la velación toda la noche.

Por otro lado, en mis primeros años en Alemania el Halloween pasó un poco desapercibido y asistí a un par de fiestas de disfraces con amigas latinoamericanas. No era muy común eso de pedir dulces en las casas, pero año con año la tradición se ha ido fortaleciendo y venden mas disfraces en las tiendas y mas niños salen a las calles a pedir golosinas.
Al igual que en México, han empezado a generarse críticas sobre el valor de esta tradición no-alemana y critican el consumismo que el Halloween produce en la sociedad.

De pequeña siempre me divertí pidiendo dulces de casa en casa y ahora mis hijas lo hacen de igual manera. Este año se disfrazaron de brujitas y se reunieron con unas amiguitas para jugar y cenar antes de salir en grupo a "pedir Halloween".
Mis brujitas
Me entristece escuchar que incluso algunas personas lastimaron a niños que iban a sus casas y que no vean lo inocente y divertido de esta tradición.

Culpan a esta tradición, sea en México o en Alemania de que las tradiciones del Día de Muertos (2-nov México) o de la Reformación (31-oct Alemania) hayan perdido fuerza. Sinceramente creo que nosotros como padres, maestros o educadores tenemos más culpa que el propio Halloween de este hecho.
Tanto las escuelas como las Iglesias hacen poco para informar o alentar a la sociedad sobre el significado de dichas tradiciones. Y lo mismo pasa con la Pascua y la Navidad que la gente relaciona con conejos y chocolates o regalos y Santa Claus sin saber el origen de ambas festividades. El consumismo, la mercadotecnia y los medios hacen su trabajo para que la gente "aprenda" lo que les conviene pero y las Iglesias? O las escuelas y los padres de familia?

Es nuestra labor inculcar esas tradiciones a nuestros hijos, sobretodo las religiosas y que no son tan "vistosas".  Enseñarles su significado y seguirlas año con año, sin menospreciar aquellas que talvez sean más conocidas.

Pan de Muerto
En nuestro hogar ponemos huevos y conejos en Pascua, pero también asistimos al Vía Crucis y a misa el Domingo de Resurreccion. Lo mismo sucede en Navidad. En estos últimos días pusimos calabazas y las niñas se disfrazaron de brujas, pero también visitamos el Altar de Día de Muertos en Hamburgo, recordamos a nuestros difuntos en su día y preparé 2 piezas de Pan de Muerto para llevarlo al desayuno internacional al que asisto cada mes y para que lo conozcan mis alumnos de la clase de español.

Es difícil combinar tradiciones paganas o ajenas con las religiosas o propias más no imposible. Y como ejemplo me gusta mencionar a una amiga musulmana que al vivir en Alemania ha sabido incluir la Navidad en sus tradiciones porque sus hijos se sentían fuera de sintonía con sus amiguitos. No han dejado sus tradiciones musulmanas ni mucho menos han dejado de serlo pero intercambian pequeños regalos en Navidad y conocen la historia del nacimiento de Jesús.

Ojalá cada familia pudiera combinar sus creencias con las tradiciones de forma que las nuevas generaciones conocieran el gran abanico de opciones que hay, adoptaran las correspondientes y respetaran las demás. Eso si, conociendo el origen y valorando lo bueno de aquellas más importantes para cada quién.

Y nuevamente que Viva el Multi-Culti!