junio 04, 2012

La puntualidad: se hereda, se aprende o se adopta?

La puntualidad como todo valor o virtud tiene su antivalor o defecto que en este caso sería la impuntualidad. El ser puntual o impuntual es algo que nos identifica ante los demás, no solo como individuos sino como nacionalidad.

Desde hace varios años que doy cursos de "Español para el viaje" a alemanes que tienen interés en viajar a España y Latinoamérica y para mi sorpresa me he topado con el tema de impuntualidad en más de un material para aprender este idioma. Desgraciadamente, no se habla muy positivamente de este antivalor en Latinoamérica y se hace mención para evitar choques culturales al llegar a una reunión o cita a la hora prevista y no encontrar a la persona que se quiere ver.

Exageración? Pues supongo que para incluirse en un libro y poner la etiqueta de "impuntual" a los latinoamericanos no es por pura diversión, sino porque algo de verdad tendrá. A la gente le incomoda que se nos categorice como "impuntuales", seamos mexicanos, colombianos o bolivianos pero conociendo a los alemanes y su puntualidad, es obvio notar la diferencia.
                                                 
Después de mucho meditar sobre el tema, he llegado a la pregunta que titula esta entrada... La puntualidad se hereda? se aprende? o se adopta? Y creo que la respuesta tiene un poco de todo, pero en mayor parte se hereda!

Sí, yo sé que no nacemos puntuales, así como nacemos con tez oscura u ojos verdes, pero al referirme a la puntualidad de "herencia" me refiero a que si los padres son puntuales, en la mayoría de los casos los hijos serán puntuales y lo mismo aplica para la impuntualidad. Me explico mejor con una anécdota que me sucedió el año pasado en la escuela de mi hija mayor.

Solicité hablar con el que sería el profesor de Victoria para comentar algunos aspectos que me preocupaban entre ellos el aprendizaje del español y su timidez. Llevaba mis preguntas apuntadas para que no se me olvidara ninguna y entre ellas estaba el tema "puntualidad". Al final de la charla, le solté la pregunta "y cómo se manejan aquí la puntualidad y las faltas?". El profesor se me quedó mirando como si yo viniera de otro planeta y mi cerebro seguía pensando en la razón de mi pregunta. Todavía recuerdo una de esas reglas de mi escuela que decía: "Tres retrasos hacen una falta, tres faltas una llamada de atención por parte del director, y tres llamadas de atención: suspendido" o algo así.

El profesor me miraba y yo trataba de explicarle que quería saber qué pasaba si Victoria llegaba tarde y luego me hizo la pregunta que me hizo caer en toda esta reflexión de la puntualidad: " y porqué llegaría tarde?" Mmmmm, a mil por hora mi cabeza buscaba buenas razones o excusas, pero todas las que encontré serían por mi culpa y no culpa de Victoria. Por ejemplo, que se quedara dormida -> la mamá no revisó su despertador. Aquí no pasa el tren y como se va caminando, no cabe la excusa de "se me atravesó el tren" o "se ponchó la llanta"... Mmmmm, más excusas??? En México hay muchas pero si nos ponemos a pensar la mayoría son culpa de los padres y aún el tráfico que no es culpa de ellos, no debería ser razón para llegar tarde  si se tomara suficiente tiempo. Es decir, todo es cuestión de organizarse!

En resumen: aquí no hay semejante regla y si Victoria por alguna razón llega tarde, suficiente castigo tiene con ser el "hazmereír" de la clase al tocar la puerta y tener que interrumpir para entrar como ya le ha pasado a un par de amiguitos que se han quedado dormidos. NADIE quiere llegar tarde y desde pequeños lo aprenden de forma natural... se llega a la hora que debe ser y listo! Pero en mi escuela pareciera que se hacían reglas para que los padres buscaran excusas y el niño aprendía así a inventarlas para excusar la impuntualidad.

Así que si los padres toman siempre el tiempo necesario para llegar a la escuela y el niño crece con la puntualidad de base, no habrá de que preocuparse en el futuro. En mi caso muy particular, aprendí este valor de mi padre que es muy puntual. (Gracias, papi!)

Cuando conocí a mi marido y quedamos para vernos a cenar la primera vez, se sorprendió de que hubiera llegado a tiempo porque después de tres meses en Monterrey y haber salido con varias chicas, sabía que el llegar tarde era "normal". De hecho en pláticas posteriores siempre mencionó mi puntualidad como algo que le gustaba de mí :) Pobre, le tocó cada experiencia y esperar hasta más de una hora, cosa que para un alemán es peor que un pecado mortal!

Ahora bien, la puntualidad se puede aprender o adoptar por ejemplo al venirse a vivir a Alemania? Mmmmm, buena pregunta! Parece ser que no y el que es impuntual sigue siéndolo al menos entre amigos latinos, porque obviamente entre alemanes pocas excusas son válidas para llegar tarde.

Tengo una amiga mexicana que vivió varios años en Alemania y ahora vive nuevamente en México. Una de las cosas que más le ha costado es acostumbrarse a la impuntualidad e incluso ha lanzado una campaña entre amigos y conocidos llamada "Por una vida cotidiana con Puntualidad y Respeto", la cual me parece genial y que ojalá muchos pusieran en práctica.

La puntualidad es respeto hacia el tiempo de los demás, y esperar a una persona cuando se tiene una cita es tiempo perdido que podría haberse ocupado en algo más productivo que hacer corajes y estar sentado sin hacer nada.

Obviamente la puntualidad no sólo se trata de llegar puntual a una cita, a la escuela o al trabajo, sino de los horarios de tren y autobús, de horas de abrir y cerrar negocios, de inicio de fiestas y reuniones, y de todo lo que puede suceder en nuestra vida diaria ya que gira alrededor del tiempo. No podremos cambiar la impuntualidad del autobús o de que la doña abra su changarro a la hora indicada, pero SI podemos organizarnos mejor y empezar a ser puntuales para poder exigir a los demás que lo sean también.

No voy a mencionar los beneficios de ser puntual ni lo terrible que es esperar a los demás, porque creo que todo el mundo lo sabe... simplemente dejo el tema a reflexión porque en estos tiempos, nuestra responsabilidad como padres es mayúscula y el inculcar valores es primordial! Así que cada quién sabe si sus hijos llegarán a ser puntuales o no de adultos, OJO! Depende muuuuuucho de la educación en casa, esté dicha casa en México o Alemania! 100% comprobado!

3 comentarios:

  1. Me encanto esta entrada! Yo siempre he sido súper puntual (mis papas así son) y la verdad, viviendo en Mexico (antes de irme a vivir a otros lados), ya me molestaba cuando la gente llegaba tarde y encima se molestaban si te quejabas de que llevabas esperandolos un buen rato. A mi se me hace de super mal gusto cuando la gente llega tarde...

    ResponderEliminar
  2. Llegar pronto es aburrido,es nuestro espiritu aventurero y rebelde lo que nos hace llegar tarde

    ResponderEliminar
  3. La persona puntual es sumisa y tiene miedo,el impuntual es una persona libre y valiente

    ResponderEliminar